Menu

Bienvenido, hoy es: 24 de septiembre de 2018

Hilton Head island Motoring Festival y Concurso de Elegancia 2015 (Tercera Parte)

Para finalizar la sin igual oportunidad que tuvo Carros y Clásicos de cubrir el último gran evento de elegancia automotriz en los Estados Unidos, presentamos estas imágenes adicionales de tan abundante muestra que incluyó, además de Grandes Carros, un festival aeronáutico con biplanos centenarios, una exhibición de lujosos yates en casco de madera y motocicletas antiguas, las cuales también forman parte del presente cubrimiento.

Textos: Camilo Ernesto Hernández Rincón

Imágenes: Camilo Ernesto Hernández Rincón y Sanford Mitchell

Especial para www.carrosyclasicos.com

 

Sin los niveles y a veces inaccesibles costos de Peeble Beach para los visitantes, el festival de motores de Hilton Head Island permite al conocedor estadounidense acercarse con relativa facilidad al gran mundo de los clásicos y disfrutar de una ecléctica muestra en la que cada día hay algo nuevo por ver, y hablando de novedad, marcas y concesionarios del segmento Premium permiten ver de cerca lo reciente de Porsche, Ferrari o Aston Martin. Volvo, BMW y Lexus también mostraron su catálogo reciente en dicho evento.

Para la posición de privilegio que tuvo Quien las presentes líneas redacta y desde la cual exhibe a la afición colombiana e hispanoparlante el resultado de esta degustación en fotos, cabe además compartir las inevitables experiencias y comparaciones: otro evento que marca un punto superior desde todos los puntos de vista: categoría y origen de los modelos participantes, organización y logística sin reproches, división del trabajo con método -el voluntariado que labora allá lo hace con gusto-, y encontrar una afición que en poco se diferencia a la nuestra en cuanto al entusiasmo y al deseo de hacer nuevos amigos en torno al automóvil. Quien tenga la oportunidad de asistir a Hilton Head o a cualquier otro evento como estos en el mundo debe aprovechar al máximo, tomar nota y muchas fotos... y al volver, descubrir que nuestras colecciones históricas, quizás sin los mismos alcances, también son dignas de la curiosidad global por parte de aficionados generosos que quieren conocerlas, y en las cuales, basados en experiencias como ésta en Carolina del Sur, seguir organizando nuestros propios eventos, donde prime como en muchos casos la colectividad  la documentación correcta y la generosidad, por encima del individualismo protagónico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

volver arriba