Menu

Bienvenido, hoy es: 16 de junio de 2019

De Lorean, DMC 12

Publicidad en prensa

Por: Roberto A Nigrinis V

 

La rica y fascinante historia del automóvil, esta llena de estos personajes, que le pusieron ruedas y engranajes a sus sueños, convirtiendo al automóvil en lo que hoy en día es, un logro del hombre moderno y libre, y en algo sin lo cual no podríamos vivir.

 

Para citar sólo algunos, Henry Ford creó sus sencillos y resistentes automóviles para que toda persona los pudiera comprar. Luis Renault buscó motorizar a su Francia natal y Walter Chrysler sacando toda su sapiencia formó la Chrysler Corporation, la única empresa de automóviles occidental, que ha logrado triunfar en los últimos 81 años, hace algún tiempo fusionada con Mercedes Benz y en la actualidad unida al grupo italiano Fiat.

 

Pero existieron otros empresarios independientes que compitieron contra los grandes, pero a los cuales la gasolina no les alcanzó durante mucho tiempo, debiendo fusionar sus empresas, con otras también pequeñas o en dificultades, antes de rendirse en su propósito.

Publicidad de un Dealer

En la historia de todos estos luchadores, de todos estos quijotes, merecen ser mencionados dos personajes. Preston Tucker y John Zachary DeLorean, que soñaron con construír autos con su nombre, con sus ideas y con la tecnología que consideraban más apropiada. La historia de los dos es similar, trabajaron para grandes compañías automotrices estadounidenses, amaban los autos y lograron materializar sus sueños de manera efectiva, pero desafortunadamente muy breve. Tucker fabricó 51 automóviles en 1948 y DeLorean 8.583, discriminados así: 6.539 durante 1981,1.126 en 1982 y únicamente 918 a lo largo de 1983. Además los dos enfrentaron problemas judiciales y juicios, de los cuales fueron absueltos, antes de ver morir sus empresas.

 

John DeLorean, nació en Detroit el 6 de enero de 1925, en el hogar con formado por los inmigrantes Zachary DeLorean (nacido en Rumania) y Kathryn Pribak (nacida en Austria). Pese a las dificultades económicas, y al divorcio de sus padres, durante su niñez y juventud no careció de lo básico para vivir. Incluso su madre le costeo clases de música, que pulieron su talento innato y le permitieron ganar una beca en la Universidad de Michigan para estudiar Ingeniería Industrial, la cual complementaría con Ingeniería automotriz. Como dato anecdótico es importante destacar, que se vio obligado a suspender temporalmente sus estudios para servir en el ejército de su país. Una vez terminada la guerra, se graduó y un tío materno lo contactó con la Chrysler Corporation donde trabajaba, allí pudo iniciar una brillante carrera, que lo llevaría a Packard Motor Company, antes de ingresar como ingeniero a la división Pontiac de la gigantesca General Motors Corporation, en donde llegó a ser su presidente y en la cual trabajó con gran empeño, buscando cambiar la imagen aburrida y poco dinámica que según los clientes tenían de los autos de esta marca. Todo el trabajo por mejorar la imagen, tuvo su máxima expresión en los famosos y recordados Muscle Cars de los años 60, donde una de sus mayores creaciones el Pontiac GTO, basado en el modelo LeMans, es uno de los máximos exponentes de esta fantástica época, que antecedió a la crisis del petróleo, que obligó a la industria a pensar en modelos de bajo consumo de combustible, tendencia del mercado, de la cual De Lorean fue uno de sus abanderados, desde los diferentes cargos directivos que desempeñó.

 

 

 

A finales de 1969, pasó a la división Chevrolet, donde su talento sobresalió de tal manera que fue promovido al cargo de vicepresidente de producción, cargo que ocupó hasta 1973, cuando abandonó GM, para dedicarse a gerenciar diferentes entidades filantrópicas. Todo el mundo asegura, que de no haberse retirado de GM, habría logrado ser su presidente. El mismo año de su retiro contrajo matrimonio con la supermodelo Cristina Ferrare y tuvo dos hijos, Zachary y Kathryn, a los que bautizó con los nombres de sus padres.

 

A finales de esta década, decidió que era el momento de crear su propia marca de automóviles, y en asocio con el gobierno británico que aporta 100 millones de libras esterlinas, con la idea que la empresa generara 2.000 empleos, funda la DeLorean Motor Company, y construye una moderna planta de fabricación para su automóvil, en la pequeña localidad de Dunmurry ubicada muy cerca de Belfast, capital de Irlanda del Norte, azotada para la época por un enfrentamiento centenario entre católicos y protestantes. Esta planta funcionó entre 1981 y finales de 1983, cuando fue cerrada, permaneciendo abandonada hasta hace poco tiempo, cuando fueron remodelados sus 69.675 metros cuadrados para servir de factoría de otros productos, diferentes a los automóviles.

 

El bajo volumen de ventas del auto y los altos costos de producción de este, trajeron la quiebra de la compañía, lo cual empeoró el 19 de octubre de 1982, cuando John DeLorean fue detenido por la policía en el aeropuerto de Los Ángeles California, acusado de tratar de negociar un cargamento cocaína avaluada en 24 millones de dólares, lo que según se pudo comprobar posteriormente fue una trampa montada por el F.B.I para perjudicar a DeLorean, aduciendo que este había ingresado al negocio del narcotráfico para intentar salvar su empresa. El 16 de agosto de 1984 casi dos años después, luego de una ardua batalla jurídica, fue absuelto. Pese a su inocencia comprobada, nunca se recuperó de estos traspiés, y trató de mantenerse alejado de la vida pública. Murió en New Jersey el 19 de marzo de 2005, a los 80 años de edad, como consecuencia de las complicaciones surgidas de un derrame cerebral.

 

Al conocer la noticia de su muerte, el actual presidente de GM, Rick Wagoner, elogió su enorme talento y dijo que su figura era mucho más grande que su vida misma, y que había asegurado un lugar preferente en la industria del automóvil y dijo textualmente:

 

"En la GM, siempre será recordado como el padre del Pontiac GTO", agregó Wagoner.

 

 

¿Cómo es el DeLorean DMC 12?

 

Es un automóvil deportivo, diseñado por Ital Design, la empresa de diseño de Giorgetto Giugiaro. Su carrocería fabricada en fibra de vidrio y acero inoxidable, va montada sobre un chasis independiente con forma de dos Y, una delante y la otra atrás, unidas en el centro, dejando a lado y lado espacio para las dos únicas sillas. Es un diseño realmente deportivo, que recibió una gran influencia de Lotus, lo cual no sorprende, ya que en el diseño del bastidor del DeLorean, intervinieron ingenieros estructurales de la casa fundada por el legendario Colin Chapman. La carrocería se vendía únicamente en acabado acero inoxidable, algunos propietarios las pintaban, e incluso la tarjeta de crédito American Express, compró algunos DeLorean de color dorado, para rifarlos con motivo de la presentación de una de sus tarjetas Gold.

 

 

 

 

 

 

Tiene dos puertas de apertura ascendente, tipo “Alas de gaviota” –Gullwings- que evoca al famoso Mercedes Benz 300 SL de 1954. Este sistema también fue utilizado en el Lamborghini Countach. La particular configuración no permite montar sistemas convencionales para la apertura de los vidrios, y estos solo pueden ser abiertos un poco.

 

 

 

El interior permite acoger a dos pasajeros, los cuales cuentan con un mínimo compartimiento posterior para pequeños objetos, que cuenta con una malla y un baúl delantero de dimensiones reducidas.

 

La tapicería es en cuero, y la ergonomía muy cuidada, no en vano es un automóvil deportivo, exclusivo y costoso. Tiene un tablero convencional, pero completo. Incluye aire acondicionado, doble airbag delantero, dirección asistida de tipo cremallera con graduación de altura en el timón y palanca de cambios ubicada en la gigantesca consola central.

 

 

 

 

 

Aspectos mecánicos

 

Es propulsado por un motor V6 a 90 grados, fabricado en aluminio, de 2.850 c.c (174 pulgadas cúbicas), con culatas hemisféricas, montado detrás del eje trasero, alimentado por un sistema de inyección Bosch K-Jetronic, desarrollado en conjunto por Renault-Peugeot y Volvo, el cual era también utilizado en las versiones de lujo del Renault 30, el Peugeot 604 y los Volvo 264 GLE y 760 GLE con diferentes potencias y gran éxito. Este propulsor de 12 válvulas, tiene un diámetro de pistón de 91 mm, una carrera de 73 mm y una relación de compresión en el DeLorean de 8,8 a 1, que le permitían producir 133 HP/5.600 rpm de potencia y un torque de 22 Kgm/2.600 rpm. El radiador se montaba en la parte delantera, para tener un óptimo funcionamiento.

 

Se podía solicitar con una caja de cambios manual de cinco velocidades adelante, de origen Renault, mecánica de cuatro o automática de tres relaciones, esta última sin duda alguna pensada en el mercado de los Estados Unidos, el principal mercado del vehículo.

 

Usa suspensiones independientes en las cuatro ruedas, frenos de disco en las cuatro ruedas con servo asistencia desarrollados por la casa británica Girling. Las llantas son de 15 pulgadas y los rines que semejan una turbina en funcionamiento, se destacan además por ser mucho más anchos los traseros que los delanteros.

 

 

 

Según quienes lo han conducido, es un auto muy estable, agradable de conducir, pero no muy potente, lo cual se acentuaba debido a las rígidas normas anticontaminación imperantes en los Estados Unidos, que le restringían aún más su potencial y a unas relaciones de caja y final de eje poco picadas. En terreno plano, y gracias a su buen coeficiente aerodinámico, puede llegar a los 210 Km/hora.

 

El DeLorean monta el tanque plástico de gasolina en la parte delantera, protegido en todo su contorno por el chasis, en un lugar muy original y seguro en caso de colisión.

 

El auto fue inmortalizado dos años después de haber dejado de fabricarse, en la trilogía de películas “Volver al Futuro” ( Back to the Future), donde el actor canadiense Michael J Fox, interpretaba al joven aventurero Marty McFly , quien en compañía del excéntrico científico, doctor Emmett Brown interpretado por el actor Christopher Lloyd, viajaba al pasado o al futuro, en un DeLorean adaptado como máquina del tiempo para tales misiones. Esto sin duda ha contribuido a la inmortalidad de este efímero automóvil deportivo, del cual se planeaba construír 22.000 unidades anuales, y del que no alcanzaron a fabricar ni  9.000.

 

 

 

Este modelo no llegó a Colombia formalmente aunque algunas personas en la ciudad de Barranquilla aseguran que allí un coleccionista tiene un ejemplar. Pero a la vecina Venezuela si, en donde se vendieron algunos. Hace algún tiempo visitando una web de usados del hermano país, encontramos para la venta un De Lorean, en un precio de 65.000 bolívares. En estos momentos hay varios clubes de amantes de estos automóviles en el mundo entero y sus precios de venta fluctúan entre los 20.000 y los 45.000 dólares, resaltándose los dorados de American Express que pueden llegar a costar hasta 175.000 dólares.

 

Todo el proceso de creación, de fabricación del automóvil y la vida de su creador, todo unido a una inmortalización en el cine le han dado un halo de clásico al DeLorean, sin serlo. Pero lo que no se puede negar es que fue un auto diferente, efímero pero muy original, creado para impactar.

 

 

 

FICHA TECNICA
Motor
V6 de 12 válvulas
Cilindrada
2.850 cc
Potencia
133 HP/5.600 rpm
Torque
22 Kgm/2.600 rpm
Dirección
Cremallera y asistida
Alimentación
Inyección de combustible Bosh
Transmisión
Manual de 4 o 5 velocidades
Automática de 3 velocidades
Tracción
Trasera
Suspensión Delantera
Independiente con espirales
Suspensión Trasera
Independiente con espirales
Dirección
Cremallera e Hidráulica
Frenos
Disco en las 4 ruedas
Llantas
14 pulgadas
Capacidad de Combustible
13.2 galones
Largo/ancho/alto
4.26/1.98/1.14m
Peso
1.223 Kilos

 

 
volver arriba