Menu

Bienvenido, hoy es: 16 de octubre de 2019

La Exhumación de un Moribundo

Por: Luz Angela Liévano
Corresponsal de www.carrosyclasicos.com en Tulsa, Oklahoma

“Hoy estamos recuperando un tesoro histórico. Hoy revivimos el pasado, celebramos el presente y nos preparamos para el futuro”, con éstas palabras, la directora del comité organizador, Sharon King Davis, oficialmente inauguraba las festividades del Tulsarama, evento conmemorativo del primer centenario de Oklahoma como estado.

Exactamente 10 lustros después, el pasado 15 de junio, se procedió a desenterrar el tesoro, que había permanecido enclavado a bajo la intersección de la calle 6 y la avenida Denver, en el centro de la ciudad de Tulsa.

Al regresar el vehículo a la luz se pudo ver que el inclemente paso del tiempo dejó su huella; evidentemente deteriorado por efecto del agua, el otrora dorado Plymouth Belvedere estaba cubierto con una gruesa capa de lodo y óxido. Sin embargo, tres de sus ruedas de banda blanca estaban infladas. El penoso estado del auto no opacó la alegría de las personas, que presenciaban un acontecimiento único a nivel mundial.

“Tantos años esperando éste momento y al fín ha llegado” señaló con euforia Claude Pelettier, corresponsal francés, encargado de la sección deportiva del diario Le Monde.

“Una vez más estamos escribiendo la historia, hubiera querido que mi padre estuviera aquí”, exclamó con lágrimas de emoción Debbier Carr-Dover, la cual hace 50 años fue fotografiada arriba del vehículo.

“No es posible describir con palabras mi emoción” comentaba Pat Johnson, editora de ‘Back with Cars", revista especializada en autos antiguos con sede en Connnecticut.

Resultó sorprendente para todos los asistentes que al momento de abrir la cápsula del tiempo, apareciera intacta una bandera estadounidense con 48 estrellas, el hecho produjo una sonora ovación colmó el recinto.

En 1957, los organizadores lanzaron un concurso, el cual consistía en adivinar la población residente en Tulsa para el año 2007. El ganador obtendría como premio el vehículo, y una cuenta de ahorros con 100 dólares, más los intereses que este dinero generó durante estos 50 años transcurridos.

Desafortunadamente el documento fílmico del concurso y los resultados del mismo fue colocado en la silla posterior del auto y fue destruido por el agua y el inclemente paso del tiempo. Sin embargo los volantes de votación originales fueron introducidos dentro de la cápsula del tiempo y se encuentran en perfecto estado de conservación y luego del análisis respectivo y la confrontación de la información se hará entrega del premio a la persona ganadora, o a sus familiares en caso de que haya fallecido. La alcaldesa de Tulsa Kathy Taylor informó que en caso de no ser reclamado el premio, antes de seis meses, este pasará a pertenecerle a la ciudad.

Lamentablemente, el registro fílmico de las votaciones para el concurso se colocó en el asiento trasero y fue destruido por efecto del agua. Sin embargo, las papeletas de votación originales se mantuvieron resguardadas en el interior de la cápsula, por lo tanto, una firma auditora las examinará para determinar la persona ganadora.

La alcaldesa Taylor anunciará el nombre del ganador, cuyos familiares podrán reclamar el premio si este ha fallecido. De no presentarse nadie a reclamar el automóvil en un período de 6 meses, este pasará a ser parte del centro histórico de la ciudad.

Los artículos encontrados en el vehículo y la cápsula del tiempo fueron:

• 10 galones de gasolina
• 5 cuartos de aceite para motor
• Latas de cerveza
• Una oración para proteger a Tulsa
• Un mapa indicando las iglesias
.• Un directorio telefónico
• Información escolar del año 1907 a 1957
• 1 bandera con 48 estrellas
• Fotos aéreas de Tulsa
• Registros de todos los alcaldes de la ciudad, indicando sus logros
• Una cartera de la cual contenía:
Pinzas para el cabello
Tranquilizantes
Un paquete de cigarrillos
Un tiquete de estacionamiento sin pagar
2 dólares y 73 centavos

Dentro de la misma celebración entre los días 15 al 17 de junio, se realizaron grandes fiestas en el Centennial Park y también en el Tulsa Convention Center, donde se exhibieron más de 100 vehículos de los años 50, incluyendo algunos hotrods, que escoltarón al Belvedere que fue expuesto en el área de exposiciones donde todo el que quiso pudo verlo. Además el sábado 16 de junio se llevó a cabo una concurridísima fiesta al estilo de los años 50, con atuendos y música de la época que transportó a los asistentes a los felices y prósperos años 50, los días de los grandes autos con aletas enormes, con sus motores gigantescos y colmados de cromo.

Nota relacionada:

Plymouth 1957-1959 http://www.carrosyclasicos.com/a.php?a=2013

volver arriba