Menu

Bienvenido, hoy es: 02 de abril de 2020

24º Encuentro Nacional de Clubes de Clásicos y Antiguos

24º Encuentro Nacional de Clubes de Clásicos y Antiguos en San Gil Santander

Tal como se definió en el año anterior en Rionegro (Antioquia), la cita de 2012 para el vigésimo cuarto Encuentro Nacional de Clubes de Antiguos y Clásicos tuvo lugar entre el viernes 15 y el lunes 18 de junio, y esta vez bajo responsabilidad del Club de Autos Antiguos de Santander – CLAS, en medio del gran municipio turístico de dicho departamento: San Gil.


Textos e Imágenes: Camilo Ernesto Hernández Rincón
Especial para www.carrosyclasicos.com

 

 

Ubicada a orillas del rio Fonce, en medio de un clima cálido pero refrescado por los vientosy de paisajes verdes, esta ciudad de caminos empedrados e historia colonial fue uno de esos marcos perfectos para congregar la cita anual generada desde la Federación Colombiana de Clubes de Autos Antiguos y Clásicos, que ya no es sólo local sino internacional con toda la legitimidad del término, pues dos clubes venezolanos fueron invitados y participaron animosamente: El Transandino y el Club de Antiguos del estado Táchira llevaron carros que antes habían tenido la oportunidad de pisar tierras colombianas en Cartagena hacia el 2009; mas algunos ejemplares inéditos y camionetas del club de Pick Ups del mismo estado, aunque más dentro de la onda Tunning y Hot Rod.
Lo cierto es que esta alineación de los vecinos le terminó de reconocer al encuentro nacional la categoría de evento agendado desde el exterior, incluso con dos ejemplares que aparecieron informalmente desde Argentina: dos grupos de jóvenes viajeros por el continente a bordo de dos Citroën 3CV con todo el trajín del recorrido encima; pero igualmente admirados y admirables, tanto por la proeza como por la exoticidad de su concepto en Colombia. Invitados cordialmente por uno de los principales gestores del evento desde Bogotá, fueron estrellas a su modo y gozaron del fervor santandereano por unos días de adición.

 

 


El programa consabido desde el viernes 15 abarcaba la llegada a la sede principal del evento para registro: El hotel Guarigua adscrito a la Caja de Compensación santandereana, con la inauguración nocturna de rigor. Al día siguiente aprestamiento de carros y opción de canotaje en el Fonce para los amantes de estos deportes aventureros que han vuelto a poner a San Gil en los mapas; pero la mejor parte fue la salida al municipio vecino de Curití (originalmente presupuestado a Barichara y reemplazado a última hora). Este pequeño pueblo de pasado colonial y calles empedradas donde la tranquilidad y la amabilidad de sus habitantes son la moneda corriente recibió en una fresca y maravillosa tarde de sábado, a la mayor parte del repertorio de antiguos que se sintieron totalmente a gusto con todo y su empinada entrada. La alegría reinante, la curiosidad de los curiteños por el museo rodante que se apropió de sus serenas calles, y el recibimiento entusiasta de las autoridades reforzaron la sensación de que el encuentro valía la pena, especialmente porque entre ambos municipios, se demostraba que el santandereano de a pie merecía legítimamente presenciar y gozar del buen auto histórico. Las caravanas públicas brillaron por el orden, el respeto y la alegría mesurada de personas que contrario a su recio hablar, son de una amabilidad y una generosidad que merecen placas azules clásicas.

 

 

 

 


Al día siguiente, luego de una breve misa y almuerzo, la más emblemática de las salidas: el parque natural del Chicamocha. El gran orgullo paisajístico de Santander se abrió a todos con sus máquinas para concluir en la noche con la clausura y el retorno de todos a sus ciudades de origen a lunes del día siguiente, que comenzaba con un maravilloso arco iris de madrugada.
…bueno, y en este punto… de los carros, qué? Las imágenes aquí exhibidas permiten mostrar ejemplares clave, que no fueron muchos en cantidad; pero si en calidad (con dificultad se alcanzó el centenar de autos participantes a diferencia de encuentros pasados). Entre los que se llevaron la atención del certamen, está el carro que sirve de imagen corporativa del CLAS; el diminuto Austin Seven inglés de 1930. De hecho, esta” mascota” ganó más de una foto entre los niños. También del mismo colectivo, el Chevrolet convertible 1950, el Buick Century 1955 o el MG-A 1957. De Venezuela se destaca el inédito Pontiac Boneville de 1959 que debió ser común allá en tiempos del auge petrolero y que inauguró la tendencia del chasis ancho en la marca. Otros dos Buick, el convertible de 1940 y el sobrio Riviera 1965, un Plymouth Barracuda, y como no todo es lujo o velocidad, aparecen los carros de trabajo: Camionetas en madera de Ford que ya son animadoras recurrentes, una Dodge PowerWagon, pick ups y al menos un representante del 4x4: Un Toyota Land-Cruiser de 1968 con sus placas azules. Obviamente, de los antiguos legítimamente reconocibles, los Ford A son obligatorios, más un Chevrolet Phaeton, y claro, nutrida representación de Ford T-Bird y Mustang, Corvettes, Datsun 240Z, MG, Triumph,Porsche, Mercedes Benz y BMW. Aparatos que agrada ver en estos eventos exclusivos, el Seat 600 original o el Studebaker Champion cuatro puertas de 1953, que ha quedado salvado por parte de los santandereanos para el futuro ante su casi completa extinción en Colombia.
En resumen, Grandes Carros para la historia en un marco rural y natural que ya son parte de la historia, gracias a personas que han hecho de la amabilidad y la hospitalidad su gran sello. El sol y la lluvia se turnaron en estos días para lavar y brillar carros que engalanaron esta zona donde se respira una colombianidad ideal que todos nos merecemos, y de donde, en la noche de clausura, se ha fijado la cita que tendrá lugar en un año: 2013 espera al encuentro número 25 en el Quindío cafetero, y esta vez, de la mano del club valluno de las cuatro letras A.
*El Autor desea agradecer muy especialmente al Club CLAS por su amable atención, sin la cual no habría sido posible el presente artículo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

volver arriba