Menu

Bienvenido, hoy es: 16 de enero de 2018

Mitsubishi Montero Primera Generación 1982-1990

Mitsubishi Modelo A 1917

El fabricante japonés Mitsubishi que comenzó su larga y rica historia dentro del mundo del automóvil en 1917, cuando presentó un modelo conocido como Model A, movido por un motor de seis cilindros en línea que producía 35 HP y del cual sólo se fabricaron muy pocas unidades.

Mitsubishi Modelo A 1917

Mitsubishi Modelo A 1917 publicidad

Mitsubishi Modelo A 1917 escala 1/43

Por: Roberto Nigrinis

Fotos: Archivo del autor

La trayectoria de Mitsubishi en el mundo de los vehículos 4x4 comienza en 1934 cuando se presenta el PX33 un automóvil dotado con este útil y novedoso sistema, que se prueba con éxito en este modelo pensado para el uso militar y que era movido por un motor diésel de 6.500 c.c con sistema de inyección directa. El PX33 se fabrica hasta 1938 y se deja de producir como consecuencia del inicio de la Segunda Guerra Mundial donde la capacidad fabril se dedica a la fabricación de armas de todo tipo y en especial de los motores Mitsubishi que se usaron en los recordados aviones de combate Zero muy destacados en los combates aéreos sobre el pacífico.

Mitsubishi PX33 4x4 1934

Mitsubishi PX33 4x4 1934

En 1953 Mitsubishi adquiere la patente del Willys para fabricarlo en Japón. Lo que se lleva a cabo hasta los años 70 cuando se piensa en producir un modelo nuevo y de diseño propio más acorde con la evolución lógica del mercado y con el cambio en los gustos de los clientes. Estos modelos con licencia incluso llegaron a Colombia en poca cantidad y se sabe de algunos que aún hoy en día ruedan por las vías de nuestro país. 

Campero Mitsubishi fabricado con licencia Jeep

Campero Mitsubishi fabricado con licencia Jeep

Campero Mitsubishi fabricado con licencia Jeep en Colombia (Fotografía tomada por Camilo Ernesto Hernández Rincón)

Campero Mitsubishi fabricado con licencia Jeep en Zona Cafetera de Colombia (Fotografía tomada por Camilo Ernesto Hernández Rincón)

En 1973 se presenta en el Salón de Tokio el Pajero I Concept sobre el cual arrancaría el desarrollo del emblemático producto y que tendría su desarrollo casi definitivo en el Pajero II Concept de 1979 presentado también en el Salón de Tokio de dicho año. Este Concept II difiere ya muy poco del modelo definitivo presentado en el salón nipón de 1981.

Mitsubishi Pajero I Concept 1973

Mitsubishi Pajero I Concept 1973

Mitsubishi Pajero I Concept 1973

En algunos mercados el nombre Pajero fue reemplazado por el de Montero o Shogun, que evitaba asociaciones poco favorables o jocosas del nombre original. Colombia fue uno de estos países que optó por nombrarlo como Montero. Incluso en el mercado estadounidense se vendió como Dodge Raider. Al final de la producción se autorizó a Hyundai para producirlo bajo el nombre de Hyundai Galloper, lo que también sucedería con la segunda generación del Montero que se vendería desde 1991. Los modelos de la primera generación 1982-1990 estuvo disponible con motores a gasolina de cuatro cilindros de 2.000 c.c y 2.600 c.c, al igual que el V6 de 3.000 c.c. Además de diésel de 2.300 c.c con y sin turbo y 2.500 c.c con turbo e intercooler acoplados a cajas de cambios manuales de cuatro y cinco velocidades y automáticas de tres y cuatro relaciones. Siempre con opción para escoger entre tracción 4x2 y 4x4 esta última con bajo. 

Mitsubishi Pajero II Concept 1979

Mitsubishi Pajero II Concept 1979

Mitsubishi Pajero II Concept 1979

 Este modelo arribó de la mano de la empresa Motorysa que arrancó con exhibición y posterior comercialización con buen suceso a finales de 1981 con modelos del año siguiente.

El Montero fue un modelo que rompió los esquemas existentes en este momento en el mercado colombiano. Era un vehículo muy fuerte y robusto, pero con detalles de comodidad, elegancia y equipamiento mucho más habituales en un automóvil que en un campero. 

Panel de instrumentos completo y funcional

 

Carrocería alta y muy cuadrada con carpa que en las primeras unidades era más alta en la parte trasera y luego sería totalmente plana. Dos sillas muy cómodas en la parte delantera, una segunda banca abatible para tres ocupantes y unas pequeñas sillas plegables laterales en el espacio para el equipaje con lo cual su capacidad quedaba en siete ocupantes. Esta carrocería fabricada en acero se montaba sobre un sólido y durable chasis del mismo material. En el mercado internacional el modelo estaba disponible con cabina, lo que en Colombia se solucionaba con el desarrollo de este tipo de dispositivos fabricados en fibra de vidrio por razones de seguridad contra robo y comodidad por el ruido que generan las carpas en lona y la poca protección contra el medio ambiente en climas de bajas temperaturas. El largo total era de 3,780 m; la altura total del vehículo era de 1,680 m; el ancho total incluyendo espejos 1,880 m; La distancia entre ejes 2,350 m; trocha delantera 1,400 m; trocha trasera 1,375 m y el peso total vacío en orden de marcha de 1,350 kilos y una capacidad de combustible de 16 galones.

Montero con rines de 16 pulgadas con aro externo

Como lo indicábamos anteriormente su equipamiento era una de sus fortalezas. Completo tablero de instrumentos con velocímetro, tacómetro (cuenta revoluciones), indicador de nivel de combustible y de temperatura del motor, reloj digital y en la parte central del panel un inclinómetro acompañado por un indicador de la presión del aceite y de un voltímetros que muestra la salud del sistema eléctrico. Todo de impecable manufactura y gran facilidad de consulta. Como detalle adicional y que nunca sobra, venía dotado de un útil acelerador de mano un dispositivo muy útil y que hoy poco se monta en los vehículos. 

 

Dodge Raider vendido en el mercado estadounidense

Dodge Raider vendido en el mercado estadounidense

En motorización se recurría a un confiable motor de cuatro cilindros en línea, de 2.555 c.c de 8 válvulas, con un diámetro de pistón de 91,1 mm y una carrera de 98 mm, con un índice de compresión de 8,2 a 1, alimentado por un carburador doble que producía 103 HP/4.500 rpm y un torque de 137 libras pie/ 2.000 rpm con un consumo de combustible aproximado entre 26 y 27 kilómetros por galón aproximadamente. El cual se acoplaba a una caja de cambios manual de cuatro velocidades hacía adelante (primera:3.740 a 1; segunda 2.136 a 1; tercera 1.360 a 1; cuarta 1.000 a 1) (posteriormente serían cinco) más reversa con un accionamiento muy preciso desde una palanca ubicada en el piso de la cabina, vale la pena mencionar que el Montero para otros mercados incluyendo el norteamericano estaba disponible con caja de cambios automática de tres o cuatro velocidades. El accionamiento de la caja de transferencia se realiza mediante una cadena con lo que se gana en precisión y suavidad de funcionamiento. Se podía elegir entre conducción 4x2 en la cual sólo se accionaban las ruedas traseras, 4x4 para alta velocidad y accionamiento de las cuatro ruedas y bajo para conducción extrema fuera del asfalto a muy baja velocidad, sistema que se accionaba desde una pequeña palanca ubicada en el piso de sencillo y precisa manipulación.

En uno de los primeros París-Dakar

Publicidad colombiana del Montero Diesel (Imagen editada por Marcelo Correa)

En el apartado de suspensiones, adelante de tipo independiente el trabajo se encomendaba a barras de torsión montadas de forma longitudinal, mientras que atrás se recurría al eje rígido con las confiables y durables ballestas. En cuanto al sistema de dirección era de tipo bolas recirculantes, al que en modelos posteriores se le incorporaría asistencia hidráulica, lo que también sucedería con el montaje del sistema de aire acondicionado.

El sistema de frenos con se basaba en una bomba doble de accionamiento hidráulico con servoasistencia y que actuaba sobre discos ventilados en las llantas delanteras y campanas atrás. Rines de 16 pulgadas algunos con aro externo.

Con el paso del tiempo se empezaron a importar los Montero en versiones de cinco puertas con el mismo motor de 2.600 c.c y además a los tradicionales de tres puertas se les sumaron accesorios. 

A finales de 1982 el gobierno del presidente Belisario Betancur Cuartas cerró las importaciones de la mayoría de vehículos, dejando abierta la llegada de camperos como el Montero de Mitsubishi, al igual que la de algunos vehículos comerciales y de muy pocos automóviles. Durante este periodo se importaron los camperos Montero tradicionales y la novedosa versión con motor turbo diésel e intercooler de 2.346 c.c que con un sistema de inyección directa producían 97 HP/4.200 rpm y una torsión de 133 libras pie/ 2.500 rpm y caja de velocidades de cinco relaciones hacía adelante que conservaban intactas las prestaciones y desempeño ya conocidos y reconocidos por el mercado.

A finales de abril de 1989 se inicia el ensamble del Montero en Colombia en la planta de C.C.A (Compañía Colombiana Automotriz) ubicada en Bogotá, al lado de los modelos Mazda que se producían allí desde 1983 cuando la planta ya dejaba de lado la manufactura de los productos Fiat. El Montero se sumó al Chevrolet Trooper de General Motors Colmotores que había iniciado su vida comercial como producto ensamblado en Colombia algunos meses antes y dos años antes del Toyota Land Cruiser producido en la planta de Sofasa en Envigado. Como dato curioso se recuerda que algunos incrédulos mostraban cierto recelo ante la calidad del Montero Nacional y cambiaban sus vehículos nuevos o casi nuevos por modelos de Montero importados con varios años de uso y cientos de kilómetros a cuestas para luego darse cuenta con el paso del tiempo que no había sido la mejor decisión la que habían tomado mal aconsejados por sus prejuicios.

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez enMartes, 09 Enero 2018 21:06
Más en esta categoría: « Buick 1949 – 1953
volver arriba