Menu

Bienvenido, hoy es: 24 de octubre de 2020

Muntz Jet (1950-1954)

Frank Peter Kuretich más conocido como Frank Kurtis, nació en Crested Butte Colorado el 25 de enero de 1908 y falleció el 17 de febrero de 1987 en Glendale California. Era hijo de padres nacidos en Croacia (para la época Imperio Austro Húngaro) y llegados a los Estados Unidos dentro de la gran oleada de migrantes de Europa y de otras latitudes entre finales del siglo XIX y comienzos del XX buscando el "sueño americano". Desde muy niño mostró un gran interés por todo tipo de máquinas y en especial por los automóviles. Esto lo llevó a vincularse a los deportes a motor desde los años 30, construyendo vehículos de carreras de todo tipo y tamaño, incluso estuvo vinculado al diseño de vehículos de Fórmula Uno en algún momento de su vida.

Por: Roberto Nigrinis

Fotografías: Archivo de www.carrosyclasicos.com

Tres años después de terminada la Segunda Guerra Mundial (1948) creó en Los Ángeles California una empresa a la que llamó Kurtis Kraft. Para tal fin sumaba su experiencia personal de muchos años diseñando y vendiendo vehículos de carreras completamente armados o en forma de kits para ser ensamblados por sus nuevos dueños, logrando vender más de 800 unidades. 

Posteriormente ante el éxito obtenido pensó en un vehículo deportivo de dos puestos para ser utilizado en las calles y carreteras y que pudiera rivalizar con los productos de la General Motors, la Ford Motor Company y la Chrysler, los tres grandes de Detroit. El nuevo proyecto se basaba en un chasis de tipo plataforma con planchas de acero soldadas entre sí, al cual se le montaría una carrocería que mezclaba componentes en aluminio y fibra de vidrio para que fuese muy liviano. Para bajar los altos costos del desarrollo del nuevo vehículo compraba componentes mecánicos nuevos de vehículos Ford ya existentes y ya probados. En cuanto a la motorización el cliente que podía adquirir el vehículo terminado o para ser ensamblado por este siguiendo instrucciones del fabricante, podía elegir un motor de seis cilindros en línea fabricado por Studebaker o si prefería podía optar por un V8  Ford o Cadillac. A este modelo definitivo lo llamó Kurtis Sport. Este vehículo podía contar con caja de cambios manual de tres velocidades fabricada por Borg-Warner o automática de dos marchas Hydramatic de General Motors.

Adorno central del timón "Madman Muntz" disfrazado de Napoleón

Frank Kurtis era un gran diseñador y fabricante de vehículos, pero no era tan hábil en la parte comercial de sus productos, esto lo llevó a sólo vender 35 unidades. 

Para solucionar la situación contactó a Earl Muntz para venderle su fábrica de automóviles deportivos de calle y la patente de este y logró concretar el negocio. Muntz era un pintoresco personaje, muy hábil en la venta de vehículos nuevos y usados de la Kaiser-Frazer y quien también era el propietario de una empresa fabricante de televisores en blanco y negro que vendía a precios muy bajos y quién además era mayorista de partes eléctricas y electrónicas para diversos usos. Earl Muntz era conocido popularmente como “Madman” Muntz (Loco Muntz) por su excéntrica personalidad que le había servido para crear un personaje que aparecía protagonizando comerciales de televisión de su propia inventiva en los que promovía la venta de los productos eléctricos y electrónicos que comercializaba y los vehículos que vendía. Este “alter ego” llamado Madman ofrecía promociones atractivas que facilitaban su labor comercial. No en vano se había convertido en el mayor vendedor de vehículos nuevos y usados en el Estado de California y en uno de los primeros en el competido mercado de los Estados Unidos. 

Earl Munz había nacido en Elgin Illinois el 3 de enero de 1914. En esta ciudad sus padres tenían una ferretería. En este lugar la mente del joven Muntz fue atraída hacía los mecanismos que hacían posible que los aparatos del hogar y de las granjas cercanas funcionaran. A los 12 años consiguió un Ford T, al cual modificó con gran habilidad y a 14 años diseñó un aparato de radio para vehículo totalmente funcional el cual instaló en el carro de sus padres. Al cumplir los 15 años abandonó la escuela para dedicar tiempo completo a la ferretería, a sus estudios autodidactas y a los experimentos eléctricos y mecánicos que pensaba desarrollar en el futuro. A los 20 años comenzó un negocio de compra y venta de vehículos usados, el cual resultó un éxito. Un día Muntz dialogando con un cliente, se enteró que los vehículos usados eran mucho más costosos y por ende mucho mejor negocio en California, esto lo motivó a viajar a Los Ángeles para abrir otra vitrina de usados allí. Ante los buenos resultados obtenidos vendió el negocio en su ciudad natal y se estableció definitivamente en California. El éxito en sus negocios, acompañados por una gran iniciativa, audacia y olfato comercial para conocer los gustos y necesidades de los clientes lo convirtieron en un hombre adinerado. Hasta su muerte ocurrida en Rancho Mirage California el 21 de junio de 1987 a los 73 años de edad víctima del cáncer de pulmón, Muntz desarrolló múltiples negocios relacionados con los aparatos de televisión, reproductores de cintas musicales en los vehículos,  dispositivos de entretenimiento en el hogar y en la incipiente y aún por desarrollar telefonía móvil. Earl Muntz un hombre excéntrico y genial para el mercadeo y la publicidad, fue definido en algún momento de su vida como el mayor vendedor de vehículos de los Estados Unidos. Además de ser una persona que construyó varias fortunas a lo largo de su vida, tuvo tiempo para contraer matrimonio siete veces. Sin duda alguna una persona muy particular que vivió bajo sus parámetros haciendo lo que siempre quiso. 

Muntz Jet

Earl Munz vio grandes posibilidades comerciales en el automóvil que había creado y comercializado Kurtis con poco éxito  y aportó 200 mil dólares para hacer parte de la iniciativa. Con esta fusión, la nueva empresa fue bautizada como Muntz Car Company.

Para mejorar el modelo inicial contrataron al piloto profesional Sam Hanks quien compitió en varias carreras logrando muy buenos resultados deportivos y aportando valiosa información para la evolución del vehículo. En 1950 se vendieron 29 unidades del Muntz Jet el nuevo nombre del vehículo que para ese momento estaba movido por un motor V8 de Cadillac acoplado a una caja Hydramatic de dos velocidades fabricada por la General Motors.

Al año siguiente por razones económicas poco favorables y problemas logísticos para los proveedores externos  se trasladó la producción a una nueva planta ubicada en Evanston Illinois y de allí posteriormente a otra en Chicago. 

Buscando hacer más atractivo el vehículo hizo aumentar la distancia entre ejes del chasis para que tuviera silla trasera que permitiera movilizar a cuatro personas con comodidad, las cuales contarían además con un completo bar ubicado en medio de los puestos posteriores y con un radio de muy buena calidad fabricado por Motorola. 

Para hacer más económica la fabricación, dejó de utilizar aluminio en la  carrocería y lo sustituyó por acero, lo que bajó costos pero aumentó el peso total del vehículo. Otros aspectos destacados dentro de la propuesta del vehículo lo conformaban el equipamiento en cuanto a instrumentos en su tablero que suministraban información completa mediante relojes redondos de diferentes tamaños. Además de la seguridad para los pasajeros, ya que se ofrecía un panel de instrumentos acolchado y cinturones de seguridad de dos puntos para todos los ocupantes. 

De allí en adelante negoció muy buenos precios con la Ford Motor Company en la compra de componentes mecánicos, en especial con la lujosa división Lincoln que le suministró potentes motores V8, al igual que cajas automáticas Lincolnmatic. Adicionalmente este “matrimonio” con la Ford le permitía contar con el apoyo de la red de servicio y repuestos del gigantesco grupo automotor de Detroit.

La producción del Muntz Jet que se hacía de forma casi artesanal terminó en 1954 después de fabricadas menos de 200 unidades. Earl Muntz anunció con bombos y platillos, muy a su estilo que habían sido más de 400, pero según los archivos de la fábrica conocidos, la verdad está más cerca de la primera cifra. De los modelos fabricados se hicieron algunos bajo pedido especial para correr en varias competencias automovilísticas. Se sabe que incluso dos unidades a petición de sus compradores fueron equipadas con motores V8 Hemi de Chrysler de 331 pulgadas cúbicas.

El Muntz Jet se destacó por su original diseño con una cuidada aerodinámica, colores muy alegres y poco convencionales como lila, amarillo y fucsia acompañados por mucho cromo a la usanza de la época. Además de acabados de primera calidad, gran equipamiento, motores de gran potencia que le permitían superar con facilidad los 200 Km/hora. 

El precio de venta del vehículo era bastante alto, por ejemplo el valor al público en 1953 era de $5.500 dólares muy superior al del Cadillac convertible del mismo año que costaba solamente $3.987 dólares y este precio al final de la producción, llegó a los 6.500 dólares. Fue un modelo que gustó dentro de un grupo selecto de personas dispuestas a comprar algo exclusivo como fue el caso de varias estrellas de cine como el famoso Mickey Rooney. Para el proceso de comercialización no se contaba con vitrinas, este se hacía directamente en la fábrica para bajar costos que encarecerían aún más el vehículo. 

Al final el balance fue satisfactorio a nivel personal para Earl Munz, quien incluso de forma jocosa afirmaba años después de la suspensión de la producción del modelo, que su auto era tan novedoso y adelantado que incluso la Ford se había inspirado en este para diseñar el Thunderbird de 1958. Pero a nivel económico fue poco grato, ya que por cada vehículo se perdían más o menos 2 mil dólares lo que al final del ejercicio industrial y comercial dejó números en rojo. Hoy en día se estima que nos sobreviven más de 50 unidades del modelo en poder de museos y coleccionistas, las cuales alcanzan precios que superan los 100 mil dólares con facilidad como se ha podido ver en las últimas subastas.

 Ficha técnica, medidas y capacidades

Motor de seis cilindros en línea con 12 válvulas en el bloque 

Cilindrada: 4.024 c.c (245,6 pulgadas cúbicas) motor Studebaker 1949 válvulas en el bloque.

Potencia: 100 HP/3.400 rpm

Torque: 27 Kgm/1.600 rpm

Motores: 8 cilindros en V de 16 válvulas 

Cilindrada: 5.669 c.c (346 pulgadas cúbicas) motor Cadillac 1948 válvulas en el bloque.

Potencia: 150 HP/3.400 rpm

Torque: 35 Kgm/1.700 rpm

Cilindrada: 5.424 c.c (331 pulgadas cúbicas) motor Cadillac 1949 válvulas en la culata.

Potencia: 160 HP/3.800 rpm

Torque: 43,13 Kgm/1.800 rpm

Cilindrada: 5.517 c.c (336.7 pulgadas cúbicas) motor Lincoln 1951 válvulas en el bloque.

Potencia: 152 HP/3.600 rpm

Torque: 38 Kgm/1.800 rpm

Cilindrada: 5.200 c.c (317,5 pulgadas cúbicas) motor Lincoln 1953 válvulas en la culata.

Potencia: 205 HP/4.200 rpm

Torque: 42,16 Kgm/2.300 rpm

Caja de cambios: Manual de tres velocidades o automática de dos o tres velocidades

Frenos: Campanas en las cuatro ruedas

Suspensión delantera: Independiente con espirales

Suspensión trasera: Eje rígido con ballestas

Largo/ancho y alto: 4,720 m/1,800 m/ 1,370 m

Distancia entre ejes: 2,940 m

Llantas: De 15 pulgadas

Peso Vacío: 1.814  kilos

Depósito de combustible: 20 galones

Velocidad máxima: 200 KM/hora

 

Modificado por última vez enMartes, 01 Septiembre 2020 11:57
volver arriba