Menu

Bienvenido, hoy es: 21 de mayo de 2019

Oldsmobile, Nacimiento y Muerte de un Gigante

En 1864 nació en Geneva Ohio Ramson Eli Olds, quién 16 años después se trasladó a Lansing Michigan en compañía de su familia. Allí su padre abrió un taller mecánico donde el joven Ramson pudo dar rienda suelta a su pasión por las máquinas, los engranajes y los motores lo que lo llevó a construir motores a vapor que tuvieron mucho éxito.

En 1887, decidió iniciar la construcción de un automóvil completo, aunque éste adolecía de potencia. Fue hasta 1892 cuando logró fabricar un motor con suficiente potencia para mover su creación. Tanto fue su éxito que hasta un comprador pagó US$4.000 por uno de estos vehículos y lo llevó a la India, convirtiéndose en el primer automóvil norteamericano exportado. La reputación de sus motores, que ahora vendía a otros fabricantes, le trajo buenos ingresos económicos que utilizó en 1897 para fundar la Olds Gasoline Engine Works, que al poco tiempo afrontó dificultades financieras, obligando al emprendedor Olds a recurrir a Samuel Smith, magnate de la madera y el cobre, quien realizó importantes aportes económicos y quién lo acompañó en la creación de la nueva empresa. Llevó el nombre de Olds Motor Works desde 1899, fecha en la que se inició la producción de autos, desarrollándose en su primera etapa hasta el 9 de marzo de 1901, cuando un incendio la destruyó por completo.

Oldsmobile Curved 1901

 

De esta catastrófica situación se salvó únicamente un automóvil de 1899, que inspiró los modelos posteriores como el famoso Curved Dash, primer vehículo en el mundo construido en serie y del que se vendieron más de 10.000 unidades. Este sencillo y confiable automóvil utilizaba un motor monocilíndrico de 7 caballos de potencia, caja de velocidades de dos cambios y dirección mediante palanca, en lugar del tradicional volante redondo que conocemos hoy en día. Sin duda, todo un coche de caballo pero sin éste.

En está época la marca también cosechó triunfos en las carreras, lo que incrementó su reputación. Ramson Olds, abandonó su empresa en 1904, al tener graves altercados con Samuel Smith y su hijo Frederick, socios en este proyecto. Para seguir ligado a la industria, fundó la compañía REO (Ramson Eli Olds) que ingresó en la industria automotriz norteamericana con relativo éxito, hasta 1936 cuando se dedicó a producir camiones dejando de lado los automóviles, para ser finalmente absorbida por la White que continuó produciendo los camiones de la marca.

En 1908, William Crapo Durant, fundador de General Motors, adquiere la marca para sumarla al conglomerado que organizaba, quedando ubicada dentro de la estructura piramidal de alcurnia del gigante de Detroit, debajo de Cadillac y de Buick, pero por encima de Pontiac y Chevrolet que nacerían después. Al ingresar a la corporación, Oldsmobile dejó de fabricar vehículos sencillos y baratos, para producir modelos de buena calidad, gran clase y precio medio, lo que le trajo prosperidad, incrementada por una paulatina rebaja en los precios finales al comprador, que le permitieron ganar clientes y sumar ventas.

Después de terminada la Primera Guerra Mundial, la situación en los Estados Unidos mejoró y con ella las ventas. Los “Locos Años 20” no fueron la excepción, e incluso en está década inicia la fabricación de camiones livianos, suspendida a finales de los años 30, y de chasises para carrozas como ambulancia o coche fúnebre, hasta los años 80. En 1928 lanzó uno de los modelos míticos de la marca, el F-28, con motor de seis cilindros en línea, al que siguió el F-29. Ese mismo año nació la marca hermana Viking, que ofrecía autos más lujosos y equipados, con motores V8 y cuyo precio duplicaba el de los Oldsmobile.

Oldsmobile 1926

 

Oldsmobile 1927

 

Oldsmobile 1928

 

Cadena de Fabricación 1928

 

Oldsmobile 1929

 

La caída de la bolsa y el inició de la depresión, acabaron con Viking en 1931, obligando a la General Motors a centrarse en Oldsmobile. Pese a la mala situación económica de la época, la marca logró superar las 100.000 unidades vendidas anualmente, cifra que se volvió habitual. En 1934 presenta como gran novedad la suspensión delantera independiente en lugar del eje rígido habitual. Tres años después se monta la palanca de cambios en la columna de dirección y en 1940 aparte de producir el auto número un millón (1.000.000), ofrece por primera vez una caja de cambios totalmente automática, la Hydramatic, que se podía pedir en los autos de la marca, pagando US$ 75. Durante la Segunda Guerra Mundial produce tanques, armas y motores para avión.

Sloper 1935

 

Truck 1936

 

Cadena de Montaje 1938

 

Oldsmobile Sedan 1939

 

Una vez concluido el conflicto orbital, comienza a producir los modelos de la pre-guerra con ligeras modificaciones. A finales de 1947, lanza los modelos del año siguiente con una nueva carrocería, más baja, moderna y aerodinámica, permaneciendo en producción algunos modelos tradicionales, que desaparecieron por completo al año siguiente. El 15 de septiembre de 1948, se produce un evento extraordinario y no visto desde el lanzamiento exitoso del Curved Dash; la presentación del nuevo motor V8 Rocket 88 de alta compresión y eficiencia, que partió en dos la historia de la marca y que se montaba con la caja de cambios Hydramatic. El nuevo auto, fue un éxito y cosecho grandes triunfos tanto en ventas, como en pruebas deportivas. Tal es el caso de Nascar, Daytona y la mítica Carrera Panamericana entre 1949 y 1951, para citar sólo algunas de sus victorias.

 

Oldsmobile 1940

 

Oldsmobile Curved 1901

 

Durante la década de los años 50, se produjeron vehículos cada vez más lujosos, más grandes, con grandes aletas y mucho cromo y motores cada vez más potentes que estuvieron a la altura de los competidores que adoptaron estrategias similares. De estos años son célebres la introducción de la dirección asistida en 1952, como los modelos Fiesta, lanzados en 1953, al igual que los modelos 88 y 98 que marcaron un hito en cuanto a excesos de potencia, sofisticación y grandes dimensiones cubiertas de cromo.

 

Oldsmobile 1950

 

Ya en la década de los años 60, la empresa debió aceptar el desafío de los autos extranjeros, mucho más pequeños y menos potentes. Para tal fin, presenta en 1961 el versátil y compacto F-85, sin dejar de producir sus grandes autos como los 88, 98 y los recordados Starfire V8 y Jetfire Sport cupé también con motor V8, alimentado por inyección mecánica y turbocargado.

 

Starfire Convertible 1962

 

En 1965, lanzó los modelos 442 (carburador de cuatro vénturis, caja de cuatro velocidades y dos escapes), impresionantes modelos deportivos que marcaron un hito al igual que sucedió con los Cutlass y Toronado, primer automóvil moderno fabricado en Norteamérica con tracción delantera.

Oldsmobile Cutlass 1962

La década siguiente estuvo marcada por la crisis del petróleo, lo que llevó a reducir la potencia de los motores buscando bajar el consumo de combustible, restricción que se vió acentuada por la entrada en vigencia de cada vez más rígidas normas contra la contaminación ambiental. A finales de está década y durante los años 80 continuaron disminuyendo las dimensiones de los autos, así como la cilindrada y potencia de los motores, a la vez que se incorporan motores diesel. De esta época son recordados los Cutlass Supreme y Ciera, los Delta 88 y 98 y el pequeño Firenza.

 

Oldsmobile Cutlass 1988

 

Oldsmobile Concept 1988

 

Ya en los 90 se introducen modelos adicionales a los anteriores y se descontinúan algunos. Se montan motores de cuatro cilindros multivalvulares, V6 y V8, automóviles como el Alero, que reemplaza al Achieva, Intrigue, Aurora y la miniván Silhuette que buscan mayor participación en el mercado. En el año 2.000 se lanza la S.U.V Bravada que comparte plataforma con la Chevrolet Trail Blazer. Las ventas continúan bajando y la compañía luchando por sobrevivir intenta promocionar sus productos, incluso recurriendo a dar como premio el ganador de Indianápolis 1999, el piloto colombiano Juan Pablo Montoya un Oldsmobile Alero.
Finalmente el abril de 2004, la corporación General Motors clausura la división Oldsmobile y el último modelo que sale de la planta de Lansing Michigan a 128 kilómetros de Detroit, es un Alero.

 

Oldsmobile Alero Sedan 1999

 

Oldsmobile Alero 2004

 

Así, termina la historia de una de las marcas más antiguas del mundo; 106 años de trayectoria terminan de un plumazo. Quedan cientos de autos, millones de anécdotas y de seguidores en el mundo entero que recuerdan y le rinden culto al legado del visionario y soñador Ramson Eli Olds, quien también murió en Lansing en 1950, sin imaginar que 54 años después moriría también la marca que había creado y que llevó con orgullo e hidalguía su apellido.

 

 

 
 
Modificado por última vez enSábado, 03 Diciembre 2016 19:56
volver arriba