Menu

Bienvenido, hoy es: 18 de diciembre de 2017

Ford A 1930

 

Por: Roberto Nigrinis Velandia

En mayo de 1927 Henry Ford decidió cerrar sus plantas de producción para adecuarlas a la producción del Modelo A, que debía sustituir al veterano Modelo T, en fabricación desde 1908, y el cual ya mostraba signos de fatiga en cuanto a ventas frente a sus competidores Chevrolet y Dodge entre otros, a los que se sumaría Plymouth en 1928.

Fue una ardua lucha de los directivos, técnicos e ingenieros de Ford encabezados por Edsel hijo mayor de Henry, por lograr que el testarudo y veterano pionero del automóvil autorizara el diseño y la producción de un nuevo modelo. El tiempo se encargaría de mostrar que Edsel tenía la razón, la gente buscaba vehículos modernos con la resistencia del modelo T. El primer modelo A fue presentado el 2 de diciembre de 1927 en Nueva York y se convirtió pronto en un éxito comercial.

El invitado de este mes a las páginas de Motorshop es uno de los 20.425 Ford A tipo Phaeton construidos en 1930, y que aparte de su inmaculado estado de conservación tiene como particularidad el tener montado el timón al lado derecho.

Utiliza una carrocería de cuatro puertas convertible, que mezcla partes de madera con acero, la cual se monta sobre un robusto chasis fabricado en acero estampado.

Es el primer modelo de la marca en incorporar frenos en las cuatro ruedas (el modelo T únicamente los montaba en las ruedas traseras) con accionamiento mecánico mediante un complejo varillaje. Hay que decirlo no muy efectivo que digamos y más aún si se acelera más de la cuenta.

El sistema de dirección de bolas recirculantes es bastante preciso, aunque un poco pesado de accionar sobretodo durante maniobras de estacionamiento pero de una resistencia y duración casi eternas.

La suspensión delantera de tipo eje rígido con ballesta transversal y amortiguadores hidráulicos Houidaille. Mientras que en la parte posterior encontramos también el resistente y longevo eje rígido también con ballesta transversal y el mismo tipo de amortiguadores. Este sistema resultaba apropiado para el tipo de camino por el que debía desplazarse en su juventud un Ford A, aunque hoy en día sus parámetros no resultan adecuados con lo que conocemos hoy en aspectos de suspensiones mullidas y de gran maniobrabilidad, pero en sus días estaban perfectamente diseñados.

El tablero de instrumentos es muy básico, cuenta con cuentakilómetros, amperímetro y un indicador de nivel de combustible, que aprovecha el montaje del tanque de gasolina en la pared de fuego del auto, para mediante el montaje de un flotador directo informar sobre la cantidad disponible, esto sin duda todo un lujo y una muestra del ingenio y la sencillez de las propuestas técnicas de Ford.

El Motor de cuatro cilindros de 3.286 c.c, fabricado totalmente en hierro, con tres apoyos para el cigüeñal, lubricado por barboteo y con culata plana, con 8 válvulas, alimentado por un carburador vertical Holley de tipo ascendente y doble vénturi, que le permitía producir 40 HP a tranquilas 2.200 rpm, lo que contribuye a la duración del mismo y un torque de 17,67 Kgm/1.000 rpm con lo que la potencia y la capacidad de ascender por cualquier pendiente están garantizadas.

El propulsor viene acoplado a una caja de cambios manual de tres velocidades adelante, la cual se acciona desde una palanca montada en el piso y la cual actúa sobre los engranajes sin mecanismos ni guayas que den problemas. Lo que si hay que tener en cuenta en que la caja carece de mecanismos de sincronización, lo que hace que el cambio de marchas se deba hacer muy despacio, haciendo una pausa en el neutro y en algunas circunstancias realizando la famosa “doble enclochada” para que los dientes de los piñones no se quejen.

Las ruedas motrices son las traseras y son accionadas por el tradicional sistema de cardán.

Conducir un Ford a es toda una experiencia, y tuvimos el gusto de hacerlo y la verdad nos quedó gustando. Pese a tener el volante a la derecha no tuvimos problema, salvo el acostumbrarnos al accionar la palanca del cambio de velocidades con la mano izquierda y a la posición poco habitual de los pedales, ya que el pequeño pedal del acelerador está ubicado en medio de los que accionan el freno y el embrague.

Encenderlo, es algo sencillo, se abre la llave de paso de gasolina ubicada debajo del tablero, que permite que el combustible fluya por gravedad hacía el carburador de tipo ascendente, halamos el botón del “Choke” y oprimimos el pedal del arranque y ya está, es importante resaltar que este botón al girar también sirve para aumentar o disminuir la cantidad de gasolina que se mezcla con el aire en el carburador. En algunos casos se mueve una de las palanquitas ubicadas al lado del timón, para atrasar la chispa con lo que se facilita el encendido, especialmente en frío.

De resto funciona como cualquier vehículo moderno, salvo que es importante tener en cuenta dos cosas, si se va a tener apagado mucho tiempo el motor, conviene cerrar la llave de paso del combustible, para evitar que se riegue la gasolina y por último recordar que los frenos actúan bien, pero que se debe conservar mayor distancia frente al vehículo que nos precede, que cuando conducimos un vehículo moderno, so pena de llevarnos un buen susto o hasta sufrir un choque.

 

FICHA TECNICA
Motor

4 cilindros, 8 válvulas

Cilindrada
3.286 c.c.
Potencia
40 HP/2.200 rpm
Torque
17.67 Kgm/1.000 rpm
Alimentación
Carburador Holley de doble vénturi
Transmisión

Manual de 3 velocidades adelante

Tracción
Trasera mediante cardán
Largo/Ancho/Alto
3.86/1.75/1.80 mtrs
Frenos
Campana en las 4 ruedas
Peso
1.030 Kgm
Velocidad Máxima
80 Km/hora
Llantas
4.75 x 19"
Capacidad de Combustible
11 galones
Modificado por última vez enSábado, 03 Diciembre 2016 19:16
Más en esta categoría: « Plymouth 1935 Chevrolet 1957 »
volver arriba