Menu

Bienvenido, hoy es: 21 de octubre de 2017

Borgward Isabella

Borgward Isabella el exito detrás de una rica historia


Para conocer la historia de este interesante modelo alemán, conviene darle un repaso al origen de su casa matriz y al de su fundador Carl Friedrich Wilhelm Borgward  quien nació en Hamburgo Alemania el 10 de noviembre de 1890, hijo de una pareja que tuvo 13 hijos y que obtenía su sustento de la venta de carbón en pequeñas cantidades.


Por: Roberto Nigrinis

Publicidad Borgward

En 1913 el joven Carl se graduó como ingeniero mecánico. Fue reclutado y participó en la Primera Guerra Mundial donde fue herido en combate. Una vez terminado el conflicto regresó a Bremen donde se convirtió en socio de la Bremer Reifenindustrie, que en 1920 pasaría a llamarse Bremer Kühlerfabrik Borgward & Co.

Foto de fábrica presentación del vehículo

 


Borgward comenzó su trayectoria en la industria automotriz de manera  muy sencilla, fabricando radiadores y defensas para los vehículos producidos por la Bremen Hansa-Lloyd Werke. Esta experiencia lo motivó a fabricar su primer vehículo en 1924, un pequeño pero versátil triciclo de carga, movido por un diminuto pero confiable motor de dos tiempos  y dos cilindros con un desplazamiento de 200 cc que portaba orgulloso la marca Goliath. Este pequeño medio de transporte se convirtió en líder en un mercado alemán donde reinaba la pobreza y las carencias de todo tipo, consecuencias de la Primera Guerra Mundial, donde Alemania había sufrido durísimas sanciones económicas derivadas del acuerdo de Versalles que dio por terminado el conflicto. 

 

Publicidad Borgward

 


En 1929 ya convertido en un empresario exitoso y consolidado adquiere la empresa de la cual era un proveedor Hansa-Lloyd (nacida de la unión, en 1914, de Hansa —fundada en 1905— y Lloyd —creada en 1906) y cuya sede era  Bremen y la cual estaba en la quiebra. A su nueva adquisición le sumaría su marca  Goliath en 1930. Un año después presenta al mercado un triciclo para pasajeros llamado Goliath  Pioneer del cual logra vender más de 4.000 unidades, una cifra absurdamente grande para una país pobre y derrotado.


En 1933 con el ascenso al poder de Adolfo Hitler se le dio una impulso importante a la industria automotriz, lo que significó que los automóviles Hansa 400 y Hansa 500 se popularizaran aunque no tanto como lo esperado, lo que si sucedería con los Hansa 1.100 y 1.700 que curiosamente eran más costosos, y que se vendían a la par de los triciclos tradicionales, para carga y pasajeros.

 


El 23 de septiembre de 1938, Borgward inauguró una nueva planta en Sebaldsbruek, la más moderna de Alemania y con una capacidad de producción enorme. Al año siguiente se iniciaría la Segunda  Guerra Mundial. En sus factorías se construyeron vehículos militares. Al final de la conflagración bélica la planta estaba casi destruida. Su propietario y mentor permaneció encarcelado hasta 1948.
En 1949 presenta el Hansa 1500, el primer  automóvil  alemán de la posguerra, superando a sus competidores teutones e incluso al fabricar la primera transmisión automática en Alemania llamada  “Hansamatic”.

Los diseños de los Borgward de estos años, estaban claramente inspirados en los modelos norteamericanos, una tendencia que se mantendría en Europa durante muchos años. La principal novedad tecnológica de los modelos de este fabricante la constituía la utilización de suspensiones traseras independientes.

 En 1950 y luego de analizar la dura situación por la que atravesaban sus clientes potenciales, Borgward lanzó  dos nuevos vehículos económicos, ambos propulsados por un sencillo motor de dos tiempos y tracción delantera. El  Lloyd de 293 cc y carrocería de madera contrachapada y cuero; y el Goliath de 688 cc, ese ya con  carrocería metálica. Dos años después  salió el Hansa 1800, seguido al año siguiente por una versión diesel del mismo modelo. En  1954, aparecíó en el mercado  el automóvil más famoso de  la marca en todo el mundo, el Isabella que al comienzo se llamaría Hansa 1500.


La salida del Isabella no sólo le dio prestigio y reconocimiento a la marca, sino que dejó atrás los sencillos y precarios automóviles, de bajas cilindradas y carrocerías incluso en madera, de poca duración  e inseguras para los ocupantes. En enero de 1957, los Goliath 700 y 900 salieron de producción y cedieron su lugar al nuevo 1100 de cuatro tiempos y, al año siguiente, la marca Hansa fue adoptada por los coches Goliath con la intención cambiar la imagen de estos sencillos vehículos de dos tiempos.

Catálogo promocional


Lloyd, por su parte, mantuvo los modelos pequeños, aunque equipados ahora por motores de cuatro tiempos y 600 cc y, en 1959, presentó el Arabella, con un motor de 900 cc muy similar al Hansa 1100 y con una carrocería muy atractiva.
En la cima de la marca estaba en el Hansa 2400 de seis cilindros que, en 1960, fue reemplazado por el  nuevo l P100 de 2.238 cc, conocido como “el Gran Borgward” (Der Grosser Borgward). Sus prestaciones, calidad y lujo buscaban competir contra los Mercedes Benz, lo que nunca se logró. Se fabricaron únicamente 2.547 unidades de este elegante modelo, que marcó el fin de la marca, lo que se aceleró durante el invierno de 1961 en medio de una dura crisis económica en Alemania, cuando el Grupo Borgward que empleaba al 20 % de la fuerza laboral de Bremen fue declarado insolvente por las autoridades locales quienes además suspendieron los prestamos al conglomerado.


La fábrica fue vendida y en la actualidad pertenece a Mercedes Benz, la maquinaria fue desmontada y adquirida por empresarios mexicanos en 1962 que la trasladaron a Monterrey, donde luego de altísimas inversiones, múltiples dificultades y trabas burocráticas comenzó a producir en 1967 el Borgward 230, modelo basado en el P100, del que se armarían únicamente 2.267 unidades antes del cierre definitivo en 1971 de la planta de FANASA, allí jamás se llegó a fabricar el Isabella como inicialmente se pensó.

 


El 28 de julio de 1963 Carl Borgward sufrió un ataque cardiaco que le produjo la muerte en medio de grandes penurias económicas.


Borgward como fabricante siempre vio los beneficios de las actividades deportivas a nivel de imagen y de los desarrollos tecnológicos que se podían alcanzar, aunque las actividades de la velocidad se desarrollaron a partir de 1950. Merecen ser mencionados  los 12 records de velocidad alcanzados por un Borgward 1.500. Este motor sería modificado y perfeccionado por Karl Ludwig Brandt un ingeniero proveniente de BMW, quien diseñó las culatas hemisféricas de aleación ligera que piloteado por Hans Hugh Hatmann logró el segundo escalón en el podio del Gran Premio de Alemania, el primero en el Grenzlandring y nuevamente segundo en su categoría en la célebre Carrera Panamericana corrida por carreteras aztecas.

 

En 1954 los adelantos en estos motores para competición  apuntaron a la inyección directa de combustible con lo que la potencia y el torque aumentaban de manera importante, permitiendo lograr bastantes triunfos. Al año siguiente estos motores ya habían llegado al máximo de sus posibilidades, lo que llevó a que Brandt diseñara un nuevo propulsor al que dotó de doble encendido, dos árboles de levas en la culata, cuatro válvulas para cada cilindro y la reconocida y ampliamente probada inyección directa de combustible con lo que lograría 130 HP y posteriormente 150 HP de potencia en sus motores de 1.500 c.c. Este motor montado en diferentes vehículos de la marca y hasta en algunos Cooper británicos logró innumerables triunfos y destacadas actuaciones en pista, como fue el caso de las 24 Horas de Lemans y en el campeonato europeo de escaladas en montaña. De sus autos deportivos merecen mención especial el Borgward Hansa 1.500 Sport Coupé de 1953, del que se fabricó únicamente un vehículo con carrocería en aluminio y cuyo motor producía 80 HP/5.200 rpm y era alimentado por un carburador Solex que podía lograr los 180 Km/hora. El otro auto destacado fue el Borgward Hansa Coupé 1500RS Le Mans de 1953 del que se fabricaron dos ejemplares, que con su carrocería también de aluminio y su pequeño motor de 1.493 c.c, producía 90 HP/6.000 rpm y que gracias a su reducido peso, de apenas 680 kilos podía superar los 200 Km/hora.

 

 

El Borgward Isabella

Como lo reseñábamos este modelo fue un ícono para la marca, y el modelo que le daría fama mundial al conglomerado alemán con sede en Bremen, pero que desafortunadamente ya no existe.

En 1954 apareció el Isabella y al año siguiente el Isabella TS con mayor equipamiento y retoques en el motor, en Alemania se produjo hasta 1962, de donde se exportó al mundo entero.

El Isabella se fabricó con cuatro tipos de carrocería, Sedán de dos puertas, cupé deportivo, cabriolet (se fabricarón únicamente 20 unidades) y Station Wagon (Combi). Se diseñó un prototipo de cuatro puertas, más apto para la utilización familiar, pero que nunca llegó a fabricarse en serie.
Se destacó por unas líneas muy definidas, un diseño muy limpio e inconfundible, con una clara influencia norteamericana, algo habitual en esa época y con el capó más largo que el baúl, lo que reafirmaba su imagen deportiva.

Los Borgward Isabella llegaron a Colombia importados de Alemania durante los años 50 y comienzos de los 60. Se hicieron presentes con las versiones Isabella e Isabella TS con carrocería cupé de tres volúmenes y Combi. Recuerdo incluso que en Bogotá reside un veterano mecánico italiano que es el feliz propietario de unos seis Borgward Isabella, que utilizan tanto él como sus hijos para movilizarse a diario. En nuestro país es recordado por su alta calidad de manufactura, algo que no sorprende y es habitual en los vehículos alemanes, por su bonito diseño, así como por su comodidad y gran economía en consumo de combustible. Nunca tuvieron una representación adecuada y la falta de repuestos y de servicio técnico suficiente afectaron su duración, lo que se agravó con la desaparición de la marca. Hoy en día subsisten muy pocos y de estos aún menos en estado de conservación aceptable.

En Argentina logró una buena aceptación como vehículo importado, lo que llevó a que a partir de 1959 se iniciara el proceso que llevará a su ensamble por parte de la empresa Dinborg, creada a partir de la unión de la estatal DINFIA y de Borgward Argentina. Los motores se producían en la planta que Borgward Argentina había construido en Isidro Casanova, provincia de Buenos Aires, mientras que los autos se armaban en la planta de DINFIA, en Córdoba, con piezas de carrocería y suspensión que proveía la casa matriz en Alemania, y algunas producidas localmente. Según los cálculos y estimativos preliminares la producción comenzaría con 500 unidades en 1960, cifra que al año siguiente subiría a 2.000 unidades. En 1962 y 1963 se deberían alcanzar las 3.000, para llegar a las  4.000 desde 1964, sin embargo, sólo se llegaron a producir 3.000 unidades durante la corta vida de la empresa Dinborg. En Argentina fueron muy populares, e incluso lograron destacarse en los circuitos donde eran prácticamente imbatibles, pero a su vez sobresalían poco en carreras de montaña y fuera del asfalto.

 


Especificaciones técnicas
Carrocería monocasco en acero de alta calidad, dos puertas con un largo total de 4,40 m; 1,76 m de ancho; 1,50 m de alto, una distancia entre ejes de 2,60 m, una trocha delantera de 1,336 m y trasera de 1,360 m, para un peso total de entre 980 y 1.000 kilos . Motor delantero de cuatro cilindros en línea,montado longitudinalmente sobre un subchasis. Con un desplazamiento de 1.493 c.c y potencias entre 60/4.100 rpm y 75 HP/4.500 rpm, diámetro del pistón 75 mm y carrera 84,5 mm y torque de 11 Kgm/ 2.500 rpm. Caja de cambios manual de cuatro velocidades hacía adelante sincronizadas, con accionamiento desde una barra ubicada en la columna de dirección y embrague de accionamiento hidráulico. Ruedas motrices traseras, suspensiones independientes, frenos de campana en las cuatro ruedas,  Capacidad del tanque de gasolina 12.5 galones. Radio de giro de la dirección 11 metros, velocidad máxima 130 Km/h, consumo 9.1 litros cada 100 Km (Más o menos 41 km/galón) y autonomía aproximada entre 500 y 520 kilómetros.

 

 

Modificado por última vez enViernes, 10 Marzo 2017 22:56
Más en esta categoría: « Ford 1952-1954 Ford 1941-1948 »
volver arriba