Menu

Bienvenido, hoy es: 22 de mayo de 2019

Rompiendo mitos sobre el aceite

Adiós a los mitos sobre el cambio de aceite

 

Si eres de los que aún cree que si cambias de marca de lubricante dañas el motor de tu carro  o que el vehículo comienza a pasar aceite,  a continuación ingenieros de nuestra Organización, especializados en el tema aclaran las dudas más comunes sobre este tema.

Información suministrada por Terpel

 

1. ¿Al cambiar de marca, se daña el motor?
Este mito es totalmente falso. Todos los lubricantes de marcas reconocidas, como Terpel, cumplen los requerimientos de desempeño del motor. Si ocurre alguna falla no es por culpa del aceite, sino por problemas mecánicos o en el circuito de lubricación. Éstas últimas generan que, por alguna razón, no llegue aceite a ciertos puntos y que ocurra un contacto indeseado entre las superficies de la máquina.

Es muy importante que al cambiar de aceite o marca, el lubricante nuevo y el antiguo sean compatibles. Los Lubricantes se recomiendan de acuerdo con el nivel de calidad API (Instituto Americano del Petróleo) y el grado SAE de viscosidad (Sociedad de Ingenieros automotrices), así que tales valores deben ser similares.

2. ¿Cuando el vehículo es nuevo se puede usar cualquier aceite?
No es recomendable. Lo mejor es emplear un aceite multigrado (SAE 20W-50, SAE 10W-30) en el máximo nivel API de calidad, es decir API-SL o superior., por ejemplo, Oiltec con Titanio  cumple con todas las anteriores características, pues  protege el motor  del vehículo durante el arranque en frío, garantiza que el  carro estará en perfectas condiciones por más tiempo y ayuda al ahorro de combustible.

 

3. ¿Cuando un usuario cambia de lubricante, el carro comienza  a ‘pasar aceite’?
Esto no debe ocurrir. Cuando se cambia de lubricante por uno similar o con un nivel de calidad API-SG o superior, no hay ningún inconveniente. El ‘lavado’ o ‘decarbonado’ es un mito.

Si el carro consume más aceite de lo normal se debe a una falla de éste. Un motor en buen estado consume hasta un 20 por ciento de la capacidad del carter, cada cinco mil; ocho mil o diez mil kilómetros –los intervalos de lubricación recomendados, según el auto y el tipo de aceite.

4. ¿Los usuarios deben medir el aceite sólo cuando llega la época acostumbrada de cambio?  
No es cierto. Es importante medir periódicamente el nivel de aceite, es una práctica fundamental antes de usar el vehículo por largos recorridos.

Si por alguna falla se fuga el lubricante y no está en el nivel adecuado, el carro puede sufrir graves daños. Cuando está bajo el mínimo indicado en la varilla medidora,  realiza un relleno, hasta que llegue al nivel máximo indicado.

 

5.  ¿Es  mito o realidad que el motor funciona perfecto si el aceite no se reduce nunca?
Totalmente falso. Tras los intervalos de servicios recomendados, los usuarios deben medir el nivel del lubricante. Si éste no se reduce ni una línea, es hora de preocuparse,  pues el motor no funciona bien. El aparato repone el nivel de aceite con combustible. Por tanto, si el carro no consume aceite,  es mejor pedir  asesoría al mecánico de confianza.

6. ¿Es preferible dejar muy bajo el nivel de aceite del carro que usar otra marca?
Cuando está muy bajo el nivel de lubricante, debes recargarlo. De lo contrario, el motor puede sufrir graves daños. Si no encuentras la marca que usas acostumbradamente,  puedes efectuar el relleno con un aceite equivalente en grado de viscosidad y nivel de calidad API. ¡No te preocupes!  Tu vehículo estará en perfectas condiciones.

 

Todos los aceites de motor son compatibles y se deben mezclar bien entre sí. Lo anterior  es un requisito obligatorio que deben cumplir las fábricas cuando desarrollan los lubricantes.

 

7. ¿Cuando el lubricante  toma un color negro, luego de un tiempo de trabajo, es porque está dañado?
¡Todo lo contrario! Cuando el aceite se oscurece, es una demostración de que está limpiando el motor y cumpliendo con  una de las funciones de los lubricantes.

Los lubricantes actúan como limpiadores pues tienen aditivos detergentes y dispersantes. Tales componentes remueven el carbón u hollín que genera la combustión, así como todos los residuos que genera en el motor. El aceite los lleva hasta los filtros, donde se almacenan, para que la máquina esté libre de depósitos.

El proceso es muy importante dado que el hollín es muy abrasivo y genera un gran desgaste. Además, en los sitios donde se deposita, evita que la película lubricante se acomode bien, de forma que no se da una verdadera protección.

Cuando la limpieza no se da de forma adecuada, los anillos y ranuras de los pistones se llenan de depósitos, lo que hace que se peguen y no puedan cumplir con su función: mantener la compresión y funcionamiento adecuado del motor. Por tal razón es importante utilizar lubricantes de alta estabilidad térmica, y formulados con aditivos de tecnología de punta que limpien y dispersen adecuadamente los depósitos y residuos.

8. ¿Un lubricante funciona bien, sin importar el estado general del vehículo?
El aceite no puede funcionar bien si el carro no funciona bien. Efectúa el mantenimiento adecuado de tu vehículo para que todo esté en orden.

Un buen sincronizado y mantenimiento del sistema de refrigeración son indispensables para alargar la vida útil del lubricante. Además, recuerda  que los filtros de aceite, aire, y combustible son fundamentales para asegurar la máxima protección del motor. Cámbialos  en los intervalos recomendados.

9. ¿Siempre es necesario agregarle aditivos extras al motor para complementar el aceite?
Esta afirmación es un mito. Los aceites están desarrollados técnicamente, con exhaustivas pruebas de desempeño en motores y bancos de ensayos de alta calidad. No se requieren aditivos extras, de hecho, éstos pueden generar efectos adversos en el motor.

 

No olvides comprar el lubricante en un sitio de confianza y buscar un mecánico que conozca del tema  para que te recomiende lo que tu carro necesita.  

 

 

 

volver arriba