Menu

Bienvenido, hoy es: 18 de enero de 2019

Probamos la Yamaha BWS 125 4T

 


Por. Roberto Nigrinis Velandia

Versión anterior de dos tiempos

Desde nuestra juventud hemos tenido permanente contacto con las motocicletas, no como consumados y permanentes usuarios de este tipo de vehículos, sino como aficionados dispuestos a disfrutar de sus innegables beneficios, que al sumarles la agradable sensación de libertad forman un coctel interesante y delicioso para degustar. Desde el Scooter Peugeot Squab, pasando por una Honda 500 para motocross, son olvidar las gigantescas Kawasaki 1.000 o una BMW 1.200, y las sencillas Vespa, que nos permitieron introducirnos en el fascínate mundo de las motocicletas.
Por una gentileza de Incolmotos- Yamaha pudimos disfrutar de la nueva BWS 125 con motor de 4 tiempos. La prueba se extendió por más de 20 días, no así el kilometraje recorrido, que no superó los 400 kilómetros, debido al invierno inclemente que azota a Colombia por esta época del año.
Principales diferencias entre la BWS 100 c.c de 2 tiempos y la BWS 125 c.c 4 tiempos


La principal está en el motor, que pasa de 100 c.c de dos tiempos a uno de  125 c.c y 4 tiempos, lo que también sucede con la potencia que varía de los 9.86 HP/7.000 rpm con un torque de 1.1 Kgm/6.000 rpm, a los 8.96 HP/7.000 rpm y torque de 0,97 Kgm/5.500 rpm. El tamaño de las ruedas pasa también de 10 a 12 pulgadas. El diseño es totalmente nuevo, lo que hace que el largo total pase de 1,89 m a 1,91 m. El peso también sufre variación, de 87 kg a 117 Kg. El sistema de frenos con disco adelante y campana atrás también sufre modificaciones, al aumentar el tamaño del disco delantero, lo que mejora el frenado.


Sensación de manejo
La BWS es un Scooter moderno, muy práctico y manejable, que se desenvuelve con lujo de detalles en la ciudad, y en la carretera no se queda corto frente a las exigencias. La parte frontal amplia, brinda auna agradable sensación de protección para las piernas.


El motor es silencioso y consume muy poco combustible, su tanque de 5.7 litros puede tener una autonomía superior a los 200 kilómetros, siempre y cuando no se abuse del acelerador y no se tenga el viento en contra. La respuesta del motor monocilíndrico con 4 válvulas, acelera con rapidez y al tener un diseño moderno y funcional garantiza la emisión del mínimo de gases contaminantes a la atmósfera. El funcionamiento de la caja con variación continua de relaciones, aprovecha tanto la potencia como el torque.


Las suspensiones son un tanto rígidas, pero eso no le quita confort de marcha. Afortunadamente la silla garantiza una comodidad destacada, además de poder ser levantada para dar acceso a un compartimiento para guardar un casco o cualquier elemento que se requiera.
El frenado es una de sus mayores virtudes, tanto el disco delantero de accionamiento hidráulico, como la campana trasera  de accionamiento mecánico permiten detener el Scooter en muy poca distancia.
La iluminación se ha visto muy favorecida al montar las nuevas farolas, tanto por la calidad de la iluminación que proporcionan como por la ubicación de las mismas que optimizan la visión nocturna, un aspecto tan fundamental para la seguridad al conducir en la noche o en condiciones ambientales muy severas.
Como dispositivo de seguridad para evitar el robo de la motocicleta, se monta un ingenioso switch en el que se introduce la llave, el cual cuanta con una tapita que se corre y tapa el orificio de entrada, evitando que se abra a menos que se utilice la llave adecuada.
El doble sistema de apoyo para parquear, tanto el de pata lateral, como el doble que levanta la motocicleta, evita que esta se caiga y permite incluso subirse a la moto sin que esta se caiga.


Es un vehículo moderno, impecablemente terminado del cual todo propietario se siente orgulloso, tiene clase y transmite distinción.
Conclusiones:
Después de conducirla durante tantos días y ponernos en los zapatos de uno de los millones de motociclistas que día a día permanecen montados en ellas por horas y horas, vemos como así, como hay conductores de motocicleta irresponsables, también hay conductores de otro tipo de vehículos que no tienen el mayor respeto por el motociclista y lo ponen en peligro permanentemente. Fue un ejercicio enriquecedor, que nos llevó a vivir lo que se siente en un Scooter en una ciudad como Bogotá, en carretera y en una población pequeña como Cota Cundinamarca.
Otro aspecto que merece mencionarse es la importancia de utilizar los elementos de protección completos, guantes, calzado fuerte que proteja los pies, de preferencia botas. Guantes para evitar el peligroso entumecimiento de las manos, impermeable contra la lluvia, el chaleco reflectivo que manda la ley y sobre todo un casco de alta calidad y que cuente con visera, desconfíe de los cascos baratos, recuerde que una lesión en la cabeza siempre será grave y hasta mortal.
Debemos mencionar que durante la prueba de ruta, tuvimos una caída en un camino embarrado, la cual afortunadamente no tuvo consecuencias diferentes a unas leves raspaduras, gracias al estupendo casco (marca HJC modelo CL-15) que nos facilitó Incolmotos-Yamaha y que nos protegió de manera eficiente la cara y la cabeza.
Así como lo decíamos en el párrafo anterior, si se compran elementos de protección de excelente calidad también se deben comprar motocicletas de primera calidad, no se deje llevar por un precio bajo, la tecnología cuesta y su dinero debe ser una inversión y no un gasto, compre marcas reconocidas que le ofrezcan garantía y servicio a nivel nacional y no se deje engañar con marcas de dudosa calidad y procedencia que se pueden convertir en un descalabro económico.

Modificado por última vez enMiércoles, 01 Febrero 2017 15:12
volver arriba