Menu

Bienvenido, hoy es: 14 de octubre de 2019

"Need for Speed": Máxima adrenalina en cabeza de un Mustang

Llegó por fin a las salas de cine en todo el mundo ‘Need for Speed’, el filme de acción más esperado de los últimos tiempos, en el que de forma espectacular cobra vida en la pantalla grande el videojuego más venerado por los fanáticos de los carros en todo el planeta, donde una jauría de súper-autos encabezados por un fantástico Ford Mustang, satisface los más bajos instintos de velocidad de toda la audiencia. 

 

Para lograr mayor impacto su Director, Scott Waugh, un fanático de toda la vida de las secuencias de acción del cine clásico, optó por filmar verdaderas escenas ‘carro a carro’ en lugar de utilizar imágenes generadas por computador, empleando además siete Ford Mustangs 2014 modificados, construidos especialmente para el rodaje y promoción de la cinta, junto con un primer prototipo Mustang fastback 2015.


Según Waugh, ex doble de acción, la experiencia visceral que genera el desempeño, el sonido y la presencia visual del Mustang, lo convirtieron en la elección natural para el papel de héroe en la película más esperada del momento. Su objetivo como Director es contar una historia basada en un personaje inmerso en la cultura del automóvil, dando al público una perspectiva genuina de lo que se siente al conducir a altas velocidades y en estrecha proximidad a otros carros.


"Mi filosofía siempre ha sido que no se puede romper la física. Si se hace, se afecta la historia pues entonces la física no se estaría aplicando tampoco a los personajes. Hacer trucos prácticos con los autos requiere más preparación por adelantado, para configurar los disparos y garantizar la seguridad, pero el resultado final vale la pena”, destacó Waugh.


Si bien las imágenes generadas por computador permiten a los cineastas de hoy producir prácticamente cualquier secuencia que se les ocurra, especialmente en la creación de ciencia ficción, fantasía o de escenas de superhéroes que no existen en el mundo físico, definitivamente no entregan el realismo que Waugh logró en “Need for Speed”.


Comenzando con "Grand Prix" en 1966, "Bullitt" en 1968 y a través de la década de los 70s, la forma de filmar autos fue evolucionando hasta configurar el nuevo estilo de hoy, que incluye cámaras montadas dentro y fuera de los vehículos para brindar a los espectadores una perspectiva de la acción en primera persona. Waugh y su director de fotografía, Shane Hurlbut utilizaron esta técnica en combinación con cámaras de última tecnología.


Más de 40 cámaras digitales diferentes - desde las compactas de acción hasta las de alta gama - se utilizaron para capturar las imágenes, cuya versatilidad de tamaño y gran resolución permitieron a su director realizar tomas que en la década de los 60s habrían sido inauditas.

"Es muy complicado filmar en un auto porque estás confinado, de manera que nos aseguramos que todos los ángulos de la cámara convenzan a la audiencia que los actores estaban conduciendo realmente", aseguró Waugh.


Desde tres carros distintos - incluyendo un Mustang GT sobrealimentado - se hicieron las tomas de acción para obtener los primeros planos que dan a los espectadores la sensación de velocidad. Esta combinación de diferentes puntos de vista dio a Waugh y Hurlbut la flexibilidad para tomar más ángulos de la acción y capturar así la experiencia visceral de la conducción.


Además de los dobles de acción profesionales, los actores tenían que ser capaces de conducir de forma segura las máquinas de alta potencia. El elenco, incluyendo a los actores principales Aaron Paul e Imogen Poots, recibieron un entrenamiento intensivo en el Willow Springs International Motorsports Park en California, donde aprendieron algunos trucos para controlar los autos, como derrapar en las curvas y golpear marcas precisas durante la conducción. Un conductor que no necesitó esta instrucción intensa, fue el campeón de drifting (derrape) Vaughn Gittin Jr., quien fue reclutado para las secuencias que involucraban conducir el nuevo Mustang 2015. Pocos conductores son tan calificados como él para hacer piruetas con un Mustang y colocarlo exactamente donde el director quiere.


La película se centra en las aventuras de su protagonista, Tobey Marshall, cruzando los Estados Unidos en una versión modificada del Mustang GT 2014. De los siete Mustangs de carrocería ancha empleados en el filme, tres sobrevivieron al proceso de filmación, dos de ellos están en gira de promoción de la película, mientras que el tercero será subastado para obras de caridad.

volver arriba