Menu

Bienvenido, hoy es: 21 de septiembre de 2019

Mitsubishi Montero GLS: Leyenda viviente

En 12 oportunidades, el Montero de Mitsubishi ha sido campeón indiscutible del Rally Dakar. La marca japonesa lo ha ganado todo y esa experiencia en la más difícil prueba todoterreno del mundo, ahora en su modelo de serie: el Montero GLS.

 

-          El nuevo Montero GLS, que es la versión de cinco puertas, tiene capacidad para siete pasajeros en su interior. Su habitáculo se caracteriza por ofrecer terminados de lujo en su interior y un equipamiento cómodo para sus ocupantes.

 

-          Con un sistema de audio profesional Rokford Fosgate de 12 parlantes y amplificador de sonido, la cabina de este todoterreno se convierte en una verdadera sala de conciertos para todos sus ocupantes.

 

 

Robusto, por naturaleza y por tradición, el nuevo Mitsubishi Montero GLS presenta su quinta generación en Colombia. Diferente y con acabados de lujo en su interior, este es uno de los pocos todoterrenos de gran fortaleza que queda en el mundo.

 

El prestigio del Montero en Colombia ha sido bien ganado: fue uno de los vehículos que se ensambló en la Compañía Colombiana Automotriz (CCA), con un éxito indiscutible, que inició en 1989 y terminó en el 2012.

 

Al mismo tiempo, el grupo Motorysa, representante exclusivo de esta marca japonesa en Colombia, ya con la apertura económica de 1991, inició con mayor libertad la importación de Japón de todas las demás generaciones del Montero e impulsó fuertemente este 4X4 de grandes prestaciones de la mano del Rally Dakar.

 

Fue desarrollado para tener lo mejor de dos mundos: la comodidad que se requiere sobre el asfalto y la robustez para afrontar difíciles pruebas fuera de carretera, en una montaña, con superficies de lodo o rocas.

 

En el primer caso, Mitsubishi ha evolucionado el interior de este todoterreno y lo presenta como un sedán de lujo que impresiona por la insonorización de la cabina, en donde el chasis monocasco tipo escalera, interfiere con su peso ligero, diseño y uso de materiales que lo hacen rígido, es decir, esta marca japonesa logra el perfecto equilibrio entre un todoterreno puro y un SUV de ciudad.

 

Al abrir el capó, se aprecia que el motor está puesto hacia atrás, es decir, con tendencia al centro del auto. Es una práctica que proviene de los modelos que compitieron en el Dakar porque, al estar en esa posición, se baja el centro de gravedad para hacerlo estable y de fácil conducción en medio de una ciudad congestionada.

 

Ahora bien, al entrar en un terreno difícil como una trocha, la posición longitudinal del motor mejora notablemente el ángulo de ataque del vehículo, y se puede entrar y salir de zanjas, incluso llenas de agua, sin ninguna dificultad. Este auto lo supera sin problemas.

 

A diferencia de otros todoterrenos de larga tradición de fortaleza en el mundo, el nuevo Mitsubishi Montero integra en un solo sistema todas las ayudas electrónicas de alta tecnología para garantizar la tracción completa del auto en condiciones de difícil manejo. Se llama Control Activo de la Tracción y la Estabilidad (ASTC) que se distingue porque regula independientemente la fuerza de frenado de cada llanta, ya sea sobre el pavimento o en el barro, para garantizar la estabilidad cuando sea necesaria.

 

No es un auto para ir lento en la trocha o en el barro. El ASTC le permite al conductor ir más rápido que en otros vehículos, ya que siempre el computador garantiza el agarre sobre la superficie, sobre todo al tomar curvas rápido con o sin pavimento, y así evita el derrape de las llantas.

 

Para mantener la adherencia, el sistema de frenos, mediante el control de tracción, impide el giro de la llanta que está en el aire y así, el torque envía las que sí están sobre el piso (en el tablero de instrumentos hay unas luces que representan a cada una de las llantas y parpadean cuando son intervenidas por el control).

 

Cuando se va en terrenos difíciles sobre el barro o en una situación de montaña muy complicada, se puede bloquear el diferencial trasero (mediante un botón), lo que desactiva el control de tracción y el ABS para obtener mayor fuerza y no quedar atrapado.

 

El Super Select 4WD

 

Al ver el nuevo Montero GLS es difícil creer que este vehículo, con todos sus acabados Premium, pueda entrar en las más difíciles trochas. Es como ir de etiqueta al barro, sin necesidad de ensuciarse porque este vehículo lo afronta todo.

 

¿Cómo lo hace? El Mitsubishi Montero GLS tiene un sistema de tracción total conectable llamado Super Select 4WD II, que también proviene de los adelantos de tecnología de las pruebas del Dakar y que, prácticamente, lo hacen imparable.

 

Tiene cuatro modos de funcionamiento que son seleccionables a través de una segunda palanca. En el pavimento, es posible circular con tracción trasera o total (modo 2H), ya que hay un modo en el que el diferencial central no queda bloqueado y permite que haya una diferencia de giro entre el semieje delantero y trasero, con el fin de no forzar la transmisión cuando la adherencia al piso es buena.

 

En el segundo modo de funcionamiento (4H), se puede usar con el auto en movimiento hasta 100 km/h y es ideal cuando la carretera se pone lisa de improviso, ya sea por lluvia, neblina o en medio de una granizada. Con este se puede bloquear el diferencial central con el fin de distribuir de manera uniforme la potencia en ambos ejes, lo que maximiza el empuje del Montero.

 

Si las condiciones empeoran, barro o arena en el piso, o en caminos destapados y lisos, se puede seleccionar el tercer modo (4HLc) que produce un bloqueo mecánico del diferencial y, por lo tanto, sólo debe utilizarse sobre pisos deslizantes. Así pues, este distribuye 50:50 la fuerza en ambos ejes y garantiza siempre el control del auto.

 

Ya en plena trocha, como barro, arena y piedras, ascensos y descensos de montañas, es necesario engranar la cuarta posición (4LLc). Para activarlo, aquí si es necesario detener el auto para que entre a funcionar la caja de transferencia y el bajo, y hace que el diferencial permanezca bloqueado para sacar la máxima fuerza de su motor de 3,8 litros.

 

Cuando se trata de una pendiente muy fuerte, el nuevo Montero GLS cuenta con un sistema de asistencia en bajada que actúa sobre los frenos y hace que la conducción sea segura porque mantiene en pleno control el vehículo.

 

Sistema de Propulsión

 

La tradición no se improvisa y Mitsubishi evolucionó el motor V6 de 3,8 litros y 24 válvulas, que ofrece 247 caballos de potencia a la rueda y 330 Nm de torque que, en el caso de las condiciones de la topografía colombiana, es ideal en su comportamiento y consumo de gasolina.

 

Esto porque el torque motor se percibe a muy bajas revoluciones de motor, desde las 2.750, es decir, no se requiere pisar a fondo el pedal del acelerador para tener los 330 Nm de fuerza disponible del propulsor: esto es menos consumo de gasolina y reacciones rápidas de este vehículo desde la arrancada.

 

El complemento perfecto para este motor es la caja automática de cinco velocidades, con modo Sport que le permite al conductor obtener mayor velocidad en carretera, al llevar el motor a más altas revoluciones en cada marcha. Importante recordar que cuenta con caja de transferencia y bajo que lo convierte en los pocos todoterrenos de gran fortaleza en el mercado mundial.

 

En cuanto a la suspensión, el Montero tiene adelante una geometría de doble brazo, con resortes helicoidales y barra estabilizadora, y atrás es Multi-link, también con resortes helicoidales y barra estabilizadora, que lo hacen firme en cualquier condición de manejo y con la seguridad de que la carrocería no presenta balanceos extremos en giros cerrados.

 

Siempre elegante, de etiqueta, pero listo para entrar al barro o a la trocha más difícil, el nuevo Mitsubishi Montero GLS de quinta generación, está disponible ya en la red del grupo Motorysa, representante exclusivo de esta marca japonesa en Colombia.

 

 

 

 

 

volver arriba