Menu

Bienvenido, hoy es: 13 de noviembre de 2019

Chevrolet y la seguridad al conducir

Estos mecanismos son los pilares de la conducción autónoma en el mundo.

 

Actualmente la industria automotriz en el mundo trabaja constantemente en variantes tecnológicas que brinden mayores facilidades en la conducción y entre ellas se destacan los diversos tipos de control de velocidad que se convirtieron en herramientas realmente efectivas en los casos que se requiera adoptar un límite de velocidad específico, ya sea en distancias largas o ciudades con un flujo alto de tráfico.

 

Consultamos con Miguel Urrea, Gerente de Ingeniería de General Motors Sudamérica Oeste y nos explicó los principales tipos de conducción que hay en la actualidad:

 

 

• Limitador de velocidad: en este sistema no se mantiene la velocidad, sino que evita que el conductor exceda la velocidad fijada previamente y anula la aceleración. Se desactiva cuando el conductor pisa hasta el fondo el pedal del acelerador.

 

• Control de velocidad crucero: esta herramienta va asociada al sensor del velocímetro, detectando la velocidad del vehículo, manteniéndola constante sin la necesidad de tocar el acelerador. Este sistema deja de funcionar cuando el conductor toca el pedal del freno o del embrague. Actualmente está incorporado en modelos de alta gama y en vehículos del segmento de medianos como el Chevrolet Onix en su versión LTZ con transmisión automática, único en su categoría que permite mantener una velocidad constante desde 40 a 140 Km/h, haciendo de la conducción un acto más seguro y eficiente. Es ideal para usar en tráfico fluido de baja velocidad y en vías que tienen restricciones de velocidad constante y en carretera.

 

• Control de velocidad crucero adaptativo: con la inclusión de los sensores de proximidad, un vehículo ya sabe si hay otro delante de él y a qué velocidad se aproxima o se aleja. Con esta información el control crucero en caso de proximidad, desacelera o frena para evitar colisiones.

 

La innovación e inclusión constante de estos controles de velocidad, permite que los conductores tengan menos desgaste físico y se genere una experiencia al conducir mucho más cómoda, que permite mayor concentración en el resto de las tareas al manejar como el control de la dirección. Estos sistemas son la transición hacia una revolución tecnológica de cara al futuro en la conducción autónoma. En el caso específico de GM, la compañía viene trabajando en la evolución de la función de asistencia al conductor de Súper Crucero, la conducción automatizada ampliada, entre muchos otros avances fundamentales para la visión de GM de un mundo con cero accidentes, cero emisiones y cero congestiones.

 

 

volver arriba