Menu

Bienvenido, hoy es: 16 de junio de 2019

Pontiac 1939

Por: Roberto Nigrinis Velandia 

 

Pontiac como marca nació en 1926 como sucesora natural de la agonizante Oakland, que debido a sus malas ventas estaba condenada a la desaparición. El nombre Pontiac hace alusión a un famoso cacique indígena norteamericano que habitó en el actual estado de Michigan y que también dio su nombre a una moderna ciudad ubicada en el mismo estado. Por tal motivo no sorprende que el logotipo durante gran parte de su historia fuese el rostro del famoso y valiente cacique que se enfrentó con coraje a los invasores europeos.

Los automóviles Pontiac se caracterizaban por su fortaleza y alta calidad de manufactura, aunque sus aspectos tecnológicos no eran los más modernos del momento y por el contrario resultaban más que conservadores.

Dentro del organigrama de alcurnia la marca Pontiac era el segundo escalón de General Motors de abajo para arriba de la piramide, inmediatamente arriba de la básica Chevrolet y un paso atrás de Oldsmobile la marca que sorprendería al mundo ese año, al presentar por primera vez una transmisión automática, la conocida Hydramatic. A su vez Oldsmobile estaba un escalón debajo de Buick, que precedía a la encopetada y famosa Cadillac, la marca de lujo creada por Henry Leland, también fundador de Lincoln, marca de lujo de Ford Motor Company, y quien se había formado técnicamente en la fábrica de armas Colt.

En el año en que apareció en le mercado el protagonista de esta nota, el mundo se preparaba para guerra, que se inició el 1 de septiembre de 1939 cuando el ejército nazi invadió Polonia. Ese mismo año fue elegido a los 63 años de edad Eugenio Pacelli como papa y quien adoptaría el nombre de Pio XII, quien regiría los destinos de la iglesia católica hasta 1958.

En 1939 la división Pontiac de General Motors Corporation presentó sus modelos dentro de tres series, el invitado a las páginas de Motorshop pertenece a la básica, conocida como 6EA Quality De Luxe que disponía de los siguientes tipos de carrocería, cupe para tres y cinco pasajeros, Touring Sedán de dos y de cuatro puertas y una Station Wagon fabricada en su mayoría en madera. Esta serie básica utilizaba un chasis de 2,92 metros de distancia entre ejes que frente a los 2,85 m del Chevrolet le permitían ofrecer mayor espacio interior a los pasajeros y mayor comodidad de marcha. El Chasis usado por Pontiac tenía mediadas similares a las del Oldsmobile.

La serie intermedia 6EB ofrecía una distancia entre ejes mayor, de 3,04 m y carrocerías de tipo cupe para tres y cinco pasajeros, Touring sedán de dos y cuatro puertas, station Wagon (Woody Wagon)y convertible cupe para cinco pasajeros.

La serie de lujo 8EA conservaba la misma distancia entre ejes de la intermedia, y ofrecía carrocerías cupe, sedán y convertible y costaba 50 dólares más que esta. Las grandes diferencias con las anteriores estaban en algunos acabados del vehículo y en el montaje motor que en esta era de 8 cilindros en línea, también con válvulas montadas en el bloque de 4.076 c.c, que ofrecía una potencia de 100 HP.

El Touring Sedán que nos acompaña en estas páginas tiene una carrocería de cuatro puertas diseñada por Fisher, la cual está atornillada a un rígido y durable chasis de acero, el cual se monta sobre un eje rígido con ballestas en la parte posterior, mientras que adelante descansa sobre un sistema independiente con tijeras y espirales.

Este automóvil fue encontrado por su actual propietario en una finca ubicada en el departamento del Tolima. Su estado no era el mejor y requería una buena dosis de trabajo para recuperar su juventud perdida, trabajo que acometió su dueño hasta dejarlo en el estado que ofrece hoy en día y el cual le permitió recibir su matricula como vehículo antiguo.

Es un automóvil bastante sencillo pero fuerte y confiable, en el cual pueden viajar hasta seis pasajeros, debido a que la banca delantera es del tipo corrido y permite que se acomoden dos personas además del conductor.

La carrocería sobresale por sus formas redondeadas, por su elegante frontal y por la apertura invertida de las puertas traseras (puertas suicidas), por la tapa del motor que abre por mitades lo que le da mayor encanto y sencillez al conjunto y por la presencia de estribos a cada lado de ella que facilitan el abordaje y el descenso del vehículo.

Los faros delanteros montados sobre los guardabarros y no dentro de ellos, armonizan y complementan el conjunto.

Sentados en el puesto del conductor en un cómodo sillón tapizado en paño, encontramos un timón de generosas dimensiones que permite mover con suavidad las ruedas de 16 pulgadas y un panel de instrumentos muy sencillo pero completo, con información sobre temperatura y presión del sistema de lubricación del motor, sistema de carga y nivel de combustible todos mediante agujas.

Además encontramos una suave y precisa palanca para accionar la caja de cambios de tres velocidades montada en la columna de dirección.

También disponemos de los pedales para el accionamiento del embrague y del sistema de freno de tipo piso (no colgantes).

El motor de culata plana (válvulas montadas en el bloque) está fabricado enteramente en hierro y ofrece una suavidad proverbial de funcionamiento pese a carecer de los dispositivos insonorizantes modernos. Este propulsor alimentado por un carburador de un solo vénturi empuja con decisión desde bajas revoluciones y ofrece un torque estupendo que le permite sortear casi cualquier topografía en tercera marcha debido a la carrera larga de sus pistones. Una de las características más sobresalientes de este tipo de motores es su longevidad, la cual se logra siguiendo sencillas reglas, no permitir su recalentamiento, cambiar el aceite periódicamente y no llevarlo muy alto de revoluciones.

Como complemento a la propuesta mecánica se montaba un sistema eléctrico de 6 voltios alimentado por dinamo y encendido por platinos. El sistema de frenos de accionamiento hidráulico y basado en una bomba sencilla que acciona cuatro cilindros montados dentro de campanas ofrece un buen comportamiento, en un vehículo de su peso.

Curiosamente a Colombia llegaron muchos Pontiac de este modelo, pero pocos subsisten y menos en el estado en que se encuentra este, principalmente debido a que en su gran mayoría prestaron sus servicios como taxis, sin duda toda una contradicción por que en el mundo entero la marca de la General Motors especializada en automóviles para servicio público era Chevrolet y no Pontiac.

volver arriba