Menu

Bienvenido, hoy es: 16 de agosto de 2017

Historia Chevrolet Chevette

En Colombia este automóvil tiene el honor de haber sido elegido el “Carro del Siglo”, por los lectores de la Revista Motor del Diario El Tiempo, en una votación en la que superó a mitos sobre ruedas como los Renault 4 y 12, a quienes muchos daban por ganadores indiscutibles.

 

 

Por: Roberto Nigrinis

Nuestro Chevette se ensamblaba con CKD llegado de Brasil, país en el cual se empezó a producir en 1974 y que cesó en 1994, tomando como base la plataforma T sin chasis independiente de General Motors, sobre la cual también se fabricaban los Opel Kadett  (Alemania), Vauxhall  Chevette (Gran Bretaña), Holden Gemini (Australia), Daewoo Maepsy_na (corea) e Isuzu Gemini (Japón). En los Estados Unidos se inició su producción en 1976, como una respuesta a la crisis del petróleo de 1973, que había cambiado para siempre el panorama automotriz estadounidense al volver atractivos para los compradores los modelos económicos, con pequeños motores de cuatro cilindros.


El modelo “Carioca” del que se derivó el auto colombiano, se fabricaba en una planta ubicada en el estado de Sao Paulo, allí se producía con carrocería hatchback de 3 puertas, sedán de 3 y de 4 puertas, Station Wagon de 3 puertas llamada Marajó  y Pickup llamada Chevy 500. Allí se fabricó con motores de 4 cilindros de 1.400 y de 1.600 c.c y transmisión manual de 4 o cinco velocidades o automática de 3. Esta versión brasileña también se ensambló en Venezuela y Ecuador, de donde llegaron a nuestro páis en poca cantidad, especialmente a zonas fronterizas como Nariño, Putumayo, Arauca, Norte de Santander y Guajira. De Ecuador GM-Colmotores importó taxis con motor 1.600 y caja de cambios de 5 velocidades entre 1995 y 1996, al final de la comercialización del exitoso modelo como vehículo de servicio público. También se fabricó un modelo dotado con motor Diesel.


En los Estados Unidos se vendía únicamente como Hatchback de 3 y 5 puertas, con una carrocería exclusiva para ese mercado, similar a la del Chevrolet Citation y el Dodge Alpine que se fabricó y vendió en Colombia. La motorización del modelo estadounidense era de cuatro cilindros y 1.800 c.c con caja manual de 4 o 5 velocidades o automática de 3 marchas adelante. Este Chevette para el mercado de Norteamérica tuvo también una versión que se vendió con la marca Pontiac y que se conoció como T1000, dotado de un motor de cuatro cilindros y 1.600 c.c, con carrocería de 5 puertas Hatchback y un nivel de equipamiento superior, por tratarse de una marca ubicada un escalón más arriba de Chevrolet dentro del escalafón del gigante General Motors.


Chevette en Colombia

A finales de 1981, al inicio de la producción de Chevrolet en nuestro país y compartiendo planta de ensamble con las últimas unidades de automóviles Dodge Dart, Coronet y Alpine y de unos pocos camiones y camionetas de la misma marca, se iniciaba la producción del Chevette en versión de 3 puertas Hatchback. A esta sencilla presentación se le sumaría a finales de 1983 el sedán de 4 puertas, mientras la versión de lanzamiento sufría una modificación, tanto en su frontal como en su parte posterior que ahora tenía una parte saliente en su tapa, bajo el vidrio, además del montaje de las luces de cola del sedán y de la incorporación de vidrios cortavientos en las puertas. Esta nueva versión de 3 puertas duró muy poco en el mercado.


A finales de 1984  desapareció la versión Hatchback y se presentó el taxi que se vendería a la par de la versión particular con su inconfundible carrocería sedán de 4 puertas y 3 volúmenes.


La versión particular que se fabricó hasta 1992 no tuvo el éxito que si alcanzó el taxi, lo que le permitió ser el líder indiscutible en su segmento hasta 1996, cuando se importaron las últimas unidades ecuatorianas llegadas a partir de 1993, antes de ceder su privilegiado sitio a los modelos Daewoo que con el Racer y el Cielo que se apoderaron del segmento de taxis.


Generalidades Técnicas
El Chevette nacional siempre utilizó el conocido motor de cuatro cilindros en línea, con 8 válvulas,de 1.400 c.c que producía 61, 1 HP/6.500 rpm, montado adelante de manera longitudinal y al que se le acoplaba una caja de cambios manual de 4 velocidades adelante que se accionaba desde una palanca con toma directa. Además las ruedas motrices eran las traseras que recibían la potencia del propulsor mediante un cardán como resulta lógico, previo paso por la caja de velocidades.

 


Usaba frenos con servo asistencia, con discos ventilados adelante y campana atrás, con suspensión independiente adelante y de eje rígido con espirales atrás. Las llantas siempre fueron de 13 pulgadas.


Los taxis que se importaron de Ecuador entre 1993 y 1996 traían un motor también de 4 cilindro en línea, montado en la misma posición del modelo 1.400 y una configuración similar pero una potencia de 80 HP/5.800 rpm, al que se le acoplaba una caja de cambios de 5 velocidades adelante, sin duda un adelante que mejoraba la marcha, aprovecahaba la potencia y economizaba combustible.


El Chevrolet Chevette marcó una época en Colombia por su fortaleza, duración y confiabilidad mecánica, más no por su propuesta tecnológica bastante primitiva. Transportó a muchos pasajeros durante años, pero entregó sus banderas cuando su diseño envejeció y los usuarios comenzaron a  ver en las calles a sus competidores, más modernos, más amplios, más atractivos y cómodos entre otras cosas, sin el incómodo y estorboso túnel central necesario para el paso del cardán y que quitaba espacio a los ocupantes del Chevette. Sin olvidar además que su consumo de combustible no era muy bajo, lo que lo ponía en desventaja frente a sus adversarios llegados del lejano oriente, que ofrecían consumos más bajos debido al montaje de sistemas de inyección de combustible y  al incorporación de tecnologías modernas que nada tenían que ver con lo que ofrecía el veterano automóvil.


Hoy en día se ve en las calles y carreteras una gran cantidad de Chevette que salieron del servicio público y que siguen funcionando de manera decorosa, los cuales pintados en colores diferentes al amarillo o al negro con techo amarillo continúan trasportando a sus dueños durante sus actividades diarias.


 

volver arriba