Menu

Bienvenido, hoy es: 26 de septiembre de 2017

Restauración de un Willys CJ2A 1947

Por: Roberto Nigrinis

 

Por eso es tan importante prepararse para los imprevistos, los cuales aumentarán sin duda el presupuesto inicial de gastos, y al que se deberá sumar el costo de los repuestos que no se pensaba cambiar o el de las nuevas reparaciones requeridas. En esta nota podremos ver gráficamente por etapas el trabajo realizado sobre un Willys CJ2A de 1947, que se encontraba en muy buen estado, ya que su dueño anterior lo había reparado bastante bien poco antes de venderlo, pero al cual se le invirtió bastante tiempo y dinero para dejarlo con un aspecto y funcionamiento lo más cercano al momento en que salió de la planta de la Willys Overland en Toledo Ohio con destino a Colombia.

La labor comienza en nuestro caso con la compra del vehículo, el cual se encuentra en un muy buen estado, aunque su dueño anterior intentó convertirlo en un modelo militar al cual no correspondía. Este vehículo llegó al país hace más de 6 décadas como una donación del gobierno de los Estados Unidos para prestar sus servicios en una entidad estatal. Posteriormente fue rematado y adquirido por un transportador de Corozal Sucre quien lo utilizó como taxi rural por muchísimos años.
Como lo decíamos se encontraba en buen estado, aunque debemos acometer  las siguientes reparaciones inicialmente:

  1. Reemplazar los pedales, tanto del embrague como del freno, el primero por gran deterioro y el segundo por ser de tipo colgante (No original), además de esto se sustituye la bomba de frenos que fue montada en la pared de fuego del vehículo (Ubicación no original). Adicionalmente el estado de la bomba de frenos no era el mejor y sus especificaciones técnicas no eran las adecuadas para el sistema de frenos de nuestro vehículo.
  2. Se sustituyen los cocuyos delanteros de color naranja, por unos blancos, aunque no sean los originales (pertenecen a un Nissan Patrol). Lo mismo sucede con los stops ( genéricos), el izquierdo está destruido por completo, mientras el derecho s encuentra muy opaco.
  3. Se pintan las placas (Matrículas) y se ubica la trasera al lado izquierdo, su posición original.
  4. Se lava completamente, se cambia aceite de motor y se engrasa la suspensión.
  5. Se cambian las 23 tuercas de lujo de las llantas, incluyendo las del repuesto, por unas de aspecto más cercano a las originales.
  6. Se compran dos neumáticos nuevos para las llantas.
  7. Instalación de un filtro de gasolina Carter (con elemento filtrante en piedra pómez)

El vehículo se encuentra un poco más cerca del objetivo pretendido. Se inicia la búsqueda por internet de las partes que faltan para iniciar la restauración y se escoge el taller que realizará el trabajo. El elegido es Talleres Delbec (Calle 24 nro 18-39) en la ciudad de Bogotá. Un establecimiento con casi 60 años de experiencia y propiedad de Efraín Becerra y su hijo Carlos.
Llega el pedido de repuestos:

  1. Marco original para los vidrios panorámicos
  2. Panel para instrumentos completo
  3. Botones para el panel de instrumentos
  4. Botón de encendido de pedal
  5. Switch de encendido
  6. Cocuyos
  7. Stops originales
  8. Tapa del tanque de gasolina
  9. Filtro de aire en baño de aceite para el motor
  10. Limpia parabrisas de vacío para el conductor y manual para el copiloto.
  11. Grapas para las ballestas
  12. Placa con instrucciones para el manejo del 4x4
  13. Faros de unidad sellada
  14. Ganchos de cierre de la tapa del motor
  15. Tapas para cubrir tuercas de los ejes traseros
  16. Espejos retrovisores exteriores
  17. Tapa para el radiador
  18. Termostato para el motor
  19. Botón original para accionar el pito (Bocina)
  20. Lámpara de iluminación de los instrumentos
  21. Palanca para el accionamiento del freno de mano (Estacionamiento)
  22. Pito original
  23. Plantilla base para pintar logo 4 Wheel Drive en la compuerta

Con los repuestos ya disponibles, se procede a llevar el vehículo al taller, donde se inicia el proceso de desarmado total, que incluye la separación de la carrocería del chasis (Bastidor). Al separar estas dos partes y luego de realizar una minuciosa revisión  se encuentra una pequeña fisura en la parte trasera del chasis, la cual se repara escrupulosamente.
Posteriormente se revisa la carrocería completamente y se alista para la pintura aplicando las bases necesarias, afortunadamente no se encuentra corrosión ni daños. Solamente se repara el lugar por donde pasan los pedales, que se encuentra bastante dañado, dejándolo en su estado original.
Se trabaja arduamente en los montajes del nuevo marco original para los vidrios panorámicos y en el nuevo panel de instrumentos.
Una de las partes que requiere más trabajo es el frontal de la carrocería donde se montan los faros y los cocuyos. Para poder montar estos últimos se deben tapar los huecos de los anteriores y abrir los nuevos en la ubicación original. Para ello debemos sacar plantillas en cartulina de otro Willys y así poder trazar en la lámina la ubicación original de los cocuyos.
Se monta la carrocería con la altura original, para lo cual se instalan aislantes de caucho de la medida original.
En cuanto a mecánica se extrae un esparrago roto de la bomba de agua, se monta el nuevo filtro de aire en baño se aceite, se montan las grapas de las ballestas y se centra el eje trasero. Por último se pinta el motor y se afina, lo que también se hace con el sistema de frenos.
Se escoge el color (Yellow Michigan), para ello se toma la carta de colores de Sherwin Williams de 1948 para los modelos Willys y se le entrega al pintor que procede a encomendar la mezcla del color al almacén de pinturas de su confianza. Nuestro CJ2A debe quedar similar al modelo que aparece en un aviso publicitario de la época, y se procede a pintar cada una de las partes, incluyendo el chasis.
Se encomienda la fabricación de la tapicería a Francisco Serrano, quien logra un resultado excelente al respetar el diseño original con materiales modernos y más cómodos que los existentes antes de iniciado el proceso.
Por último se arma por completo el vehículo, se montan todos los elementos, incluyendo las 5 llantas similares a las originales de la época, fabricadas en Perú por Lima Caucho y compradas a Alfredo Insignares su importador (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).
Ahora sus dueños, Fernando y Carolina están satisfechos ya tienen su Willys como querían, restaurado y muy cerca de obtener su matrícula como vehículo antiguo. El siguiente paso será mandar hacer la carpa de lona con su aspecto original y montar algunos elementos menores como el pito (bocina original) y otras cositas que le devuelvan la juventud plenamente a este veterano de mil batallas.

Modificado por última vez enViernes, 10 Marzo 2017 21:22
Más en esta categoría: « El 4x4, Qué es y su Geometría
volver arriba