Menu

Bienvenido, hoy es: 25 de agosto de 2019

Exhibición de autos Antiguos y Clasicos en Bogotá "Una Excusa para reunirnos"

Exhibición de autos Antiguos y Clasicos “Una Excusa para reunirnos”

 

 

 

El pasado domingo 22 de noviembre tuvo lugar en la carrera 18 con calle 23A de la capital del país, una simpática exposición de carros antiguos que contó con lo más lujoso del mundo automotriz que se pueda hallar en Colombia.

Por Camilo Ernesto Hernández Rincón
Fotos Camilo Hernández y Rodrigo Kurmen
Especial para www.carrosyclasicos.com

 

 

Esta calle que fue cerrada al tráfico corriente desde las once de la mañana hasta las cinco de la tarde, congregó a aficionados y curiosos que entre el sol y ocasionales lloviznas admiró y se hizo fotos y dibujos al lado de aparatos que por edad o exclusividad no se andan viendo precisamente en las calles a diario: Ni más ni menos que Rolls Royce y Bentley juntos. ¿Mas parejas célebres? Directamente de Maranello, dos Ferraris: Un Testarrosa rojo de los años ochenta y un F430 amarillo nuevo que ahora deben estar en más de una foto personal de red social. Para acabar de ajustar, un representante plateado del tridente de Poseidón: Maseratti. ¿Quieren más? ¡Se le tienen! De nuevo por los lados de Gran Bretaña, la obligatoria dosis de Triumphs TR3, 4 o 6. MG por supuesto. Un Jaguar tipo E también anduvo suelto por ahí. ¿Mercedes Benz? Como no, puso una buena cantidad de miembros del club, al igual que sus contrapartes alemanas de BMW con delegación del club 2002 y Porsches 911, Carreras, Targas, etc… El lujo yanqui del pasado tuvo a Cadillac, el Packard 39 del presidente Eduardo Santos, un La Salle 1928 y hasta tres Chrysler, de los cuales, un sorprendente modelo de carreras se llevó las miradas de todos junto al Bugatti 1927, (incluido el más accesible Buick Special sedán del 54). Los nuevos vecinos nipones de la velocidad, los Datsun Z, más Ford Thunderbird (incluyendo un “nuevo” modelo 2002), y Mustang también fueron. Entre los menos exclusivos pero si muy queridos por todos, hubo Jeeps Minguerra, VW escarabajo, Chevrolet BelAir, Ford Fairline, De Soto 1946, Studebaker convertible 1950 y hasta un impecable Peugeot 404, más un Unimog de bomberos, complementaron la nómina del día.
La firma A-Hotels, próxima a construir su nuevo complejo sobre esta calle, fue la responsable de esta “excusa para reunirse” que convocó tanto a sus miembros, como a los de clubes invitados y a la afición en general del automóvil con vocación de lujo y velocidad. En cabeza de su organizador principal, Felipe Silva, el evento convirtió al 22 de noviembre en uno de esos domingos de “carros bien buenos” que grandes y chicos guardan en álbumes y recuerdos para contar, junto con la creppe, la hamburguesa o el helado que saben mejor, cuando se admira con cara de satisfacción, al aristócrata británico, al italiano omnipotente, o al fierro de hace décadas. Como todo programa de carros antiguos, es un apunte más de la agenda que confirma los eventos siguientes del año que ya finaliza, y que con seguridad llevará a la misma gente y a otros más, a no perdérselos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

volver arriba