Menu

Bienvenido, hoy es: 12 de abril de 2021

Skoda con historia eléctrica

Los vehículos eléctricos no son un invento reciente. Vale la pena recordar que entre 1900 y 1925 fueron populares. No se masificaron y perdieron la batalla frente a los motores de combustión interna tanto a gasolina como diésel debido entre múltiples razones al peso de las baterías y a su poca autonomía. La marca checa Skoda fue una de las cuales trabajó en el tema en los ya lejanos años 30. Hoy recordamos a este fabricante que comenzó su recorrido en la República Checa en 1895 por iniciativa de Václav Laurin y Václav Klement quienes incluso en 1908 ya trabajaban en pequeños vehículos con motor eléctrico y más exactamente era motorización híbrida, debido a que un pequeño motor a gasolina se encargaba de producir la energía que movía el motor eléctrico. Esta experiencia tendría una aplicación real en un camión que se fabricó en 1939, un momento previo al inicio de la Segunda Guerra Mundial un momento en el cual él petróleo escaseaba y por ende la gasolina. 

Este camión con una capacidad para transportar hasta tres toneladas de carga, principalmente cerveza entre la ciudad Pilsen donde se producía y Praga. El camión contaba con un motor 100% eléctrico que recibía la energía de muchas baterías pequeñas fabricadas en plomo ácido las cuales se montaban en el chasis del vehículo. Estas baterías se recargaban durante los periodos en los cuales el vehículo se encontraba detenido en las maniobras de cargue y descargue de mercancías y en los momentos en que ya se habían entregado los pedidos. Estos camiones estuvieron en uso hasta después de terminada la guerra y mostraron ser muy útiles y versátiles en su trabajo. 

 

Modificado por última vez enMartes, 02 Marzo 2021 13:40
volver arriba