Repuestos genuinos, la diferencia entre viajar seguro o con dolores de cabeza

Ahora que los viajes en vehículo han vuelto a estar en auge, la necesidad de tener trayectos seguros y confiables está pasando factura cuando de repuestos originales se trata. No en vano, el adagio de que lo barato sale caro puede ser la frase que más se esté utilizando hoy en día. KIA Colombia por ejemplo está realizando una campaña para que los dueños de vehículos o los conductores en general, usen repuestos genuinos y asistan a talleres certificados, primando siempre por su seguridad, su bienestar, el buen estado del vehículo y encontrando un precio justo.

 

Lo primero y más importante es asegurarse que el taller al que se va a llevar el vehículo esté autorizado o respaldado por una marca. Esto es clave para evitar cualquier tipo de afectación mecánica que ponga en riesgo la garantía y así asegurar que cuando llegue el momento, tenga un mejor precio de reventa.  Además, “contar con mano de obra calificada garantiza que el vehículo reciba los procedimientos correctos, con herramientas especializadas que preservan la vida útil del mismo, en especial en los casos de las nuevas tecnologías (sistemas eléctricos y electrónicos y centros de   entretenimiento). De igual manera, al ser un taller autorizado se evitan problemas de inseguridad, como el duplicado de llaves, que es una de las principales causas del aumento de robos de vehículos”, aseguró Juan Sebastián Neira, gerente de posventa de KIA.

 

 

Ahora bien, en cuanto a repuestos se refiere, es fundamental que sean genuinos, lo que asegura que sean piezas 100% compatibles con el vehículo y que se traduce en durabilidad, altos estándares de calidad, garantía y en especial, seguridad para todos los ocupantes del vehículo.

Por último pero no menos importante, es crucial realizar el mantenimiento periódico del vehículo que mantendrá una buena funcionalidad y evitará el deterioro de las partes. Cabe resaltar que existen dos clases de mantenimiento para la marca KIA, los cuales son:

 

 

Mantenimiento preventivo: cada 5.000KM o 6 meses, lo que primero ocurra, que consiste en revisar y cambiar partes del vehículo que por tiempo o kilometraje recorrido es necesario sustituir antes de que ocurran desgastes o degradación que pueda afectar la vida útil del carro.

Mantenimiento correctivo: es la reparación o cambios de piezas por desgaste y uso, el cual se realiza para evitar el daño de componentes complementarios.

 

 

Cabe resaltar que los colombianos pueden disfrutar de los beneficios de postventa de la marca, como es la garantía de 7 años o 150.000 kilómetros, lo cual la convierte en una de las más completas del sector. Desde KIA existe un compromiso de ofrecer a los clientes la mejor experiencia con sus vehículos y los invita a no dejarse engañar y que por el contrario, puedan aprovechar las visitas a los talleres oficiales para preguntar y aprender de la mano de nuestro personal que siempre está dispuesto a explicar y recalcar la transparencia del trabajo.

 

Visto 358 veces