La Nueva Chevrolet Montana entra en la etapa final de desarrollo

Un automóvil completamente nuevo tarda aproximadamente entre tres o cuatro años en desarrollarse, desde la concepción del producto, pasando por bocetos hechos por ingeniería virtual, hasta el lanzamiento comercial del vehículo en el mercado. Una de las fases más llamativas son las pruebas finales, cuando se utilizan unidades de preserie para las validaciones y las últimas mejoras. Es en esta avanzada etapa que se ubica el proyecto Nueva Montana, que llegará a los concesionarios Chevrolet en Sudamérica a partir del próximo año.

Mientras se preparaba la línea de montaje del vehículo en la fábrica de GM en São Caetano do Sul, los ingenieros de la compañía ya habían construido a mano los primeros prototipos de la futura pickup con herramientas especiales, dentro de las cuales estaban incluidas impresoras 3D. Estos autos tienen características arquitectónicas y mecánicas idénticas al modelo bocetado por los diseñadores.

Los detalles de diseño y terminaciones como los faros, las luces traseras, las ruedas y el panel de la cabina tienden en esta etapa a desempeñar solo un papel funcional, no visual.

“GM tiene una fábrica especializada en prototipos. Desarrollar cada uno puede llevar más de seis meses con 50 personas involucradas. Construir un auto de forma casi artesanal con el mismo nivel de desempeño y resistencia que un modelo de serie, puede superar hasta 20 veces el precio de un auto tradicional”, explica Dulio Freitas, Gerente Senior de Ingeniería Experimental de GM Sudamérica.

Otra característica muy llamativa de estos vehículos de preserie es su camuflaje. “Tenemos varias unidades de la Nueva Montana en pruebas de rodamiento y durabilidad. Para no revelar el aspecto del modelo antes del lanzamiento, utilizamos disfraces, que son como calcomanías con rayas del tipo cebra de diferentes estampados que distraen la lente de la cámara de los paparazzi. Las cubiertas y la goma de espuma también ayudan a disimular las líneas y los pliegues de la carrocería de la futura pickup Chevrolet”, comenta Luiz Eduardo Martins, Gerente Senior de Ingeniería de Vehículos de GM Sudamérica.

La Nueva Montana presentará un concepto de pickup sin precedentes para la marca. El conjunto de novedades se traduce en un vehículo mucho más moderno, con mejor dinámica, eficiencia y equipamiento tecnológico. “La Nueva Montana se diferenciará en los aspectos más relevantes para el consumidor. Estamos trabajando, por ejemplo, para que sea el vehículo de carga con los índices de sonorización y vibración más bajos del segmento”, anticipa Martins.

Este modelo también sorprenderá con su diseño inteligente, ya que la cabina aprovecha mucho mejor el espacio interior para ofrecer más comodidad a los pasajeros, mientras que el platón de carga estrenará tecnologías que brindan mayor versatilidad de uso.

La Nueva Montana será el próximo miembro de la nueva familia global de vehículos de Chevrolet, ya hoy está compuesta por las actuales generaciones de Onix, Onix Turbo y Tracker, todos referentes en sus respectivas categorías. Cada uno de estos modelos tiene propuestas bien definidas y características arquitectónicas propias. En el caso de la Nueva Montana, se distinguirá, entre otros aspectos, por su mayor tamaño. El futuro producto complementará la línea de pickups Chevrolet en la región.

 

 

 

Visto 267 veces