Prueba Renault Grand Scenic

Por: Roberto Nigrinis Velandia

 

 

Es un vehículo muy moderno que conserva los rasgos inconfundibles de la marca del rombo, que lo han hecho famoso e inconfundible en el mercado automotriz mundial. Tanto el frontal, como los laterales y la parte posterior son armónicos y bien logrados. Grandes faros, exploradoras inferiores y luces de cola de gran luminosidad complementan la propuesta. Adicionalmente ofrece una cuidada aerodinámica y obtuvo 5 estrellas en las rigurosas pruebas de colisión del EuroNcap.
El habitáculo habitualmente amplio, creció debido a que el largo total aumentó casi 25 cm con respecto a la Scenic tradicional, sin duda muy poco para el generoso aumento de volumen interior que se aprecia a simple vista y que al abordarlo resulta aún mayor. Sensación que se refuerza por la claridad del interior que se logra con el doble techo en cristal, una tendencia que se impone en el mundo. La capacidad de pasajeros aumenta a 7 incluyendo el conductor, todos viajando con total comodidad gracias al montaje de sillas de estupenda calidad de manufactura y ergonomía cuidada. La del conductor se desataca por sus múltiples opciones de graduación que permiten lograr a cualquier conductor, sin importar su tamaño y peso la posición ideal, lo que se traduce en menor cansancio y en mayor seguridad al conducir, algo muy importante dentro de la filosofía de Renault cuando diseña un automóvil.


En equipamiento se cuenta con aire acondicionado, vidrios, espejos exteriores, bloqueo y techo de accionamiento eléctrico. Además de guantera gigantesca y refrigerada, múltiples gavetas para objetos tanto en las puertas como en el piso y bajo los asientos, tablero funcional con pantalla LCD y el cual cuenta con computador de abordo, que suministra información completísima, sillas con múltiples graduaciones, bandejas para comida disponibles para los pasajeros traseros, posibilidad de plegar parcialmente o retirar completamente las sillas posteriores, con lo que el espacio para carga crece de manera más que generosa, a lo que se suma un ingenioso sistema que pliega y literalmente desaparece las dos sillas de la tercera banca de asientos, bajo el piso del baúl. Con esta propuesta el espacio interior ofrece gran cantidad de opciones de carga, lo que lo convierte en un vehículo de versatilidad fuera de lo común.
En dispositivos de seguridad cuenta con airbags para conductor y copiloto, así como laterales, además de anclajes Isofix en las plazas posteriores para acomodar sillas para niño o bebé. Todos los ocupantes disponen para su protección de apoyacabezas regulables y de cinturones de seguridad de tres puntos, con sistema de pretensión.


Aspectos técnicos
Esta movido por un motor de cuatro cilindros en línea, de 1.998 c.c, con 16 válvulas que produce 135 HP/5.500 rpm y un torque de 19,5 kgm/3.750 rpm. El modelo probado, estaba dotado de una caja de cambios automática Proactiva de cuatro velocidades que memoriza los hábitos de manejo de cada conductor.  También está disponible la Grand Scenic con una caja manual de seis velocidades adelante, que al igual que la automática, se acciona desde una palanca ubicada en la consola central, muy cerca al conductor. Como apoyo a la comodidad al conducir se tiene un sistema de asistencia electrohidráulico con sensor de velocidad para la dirección de cremallera, que no le quita potencia al motor, con lo que contribuye a disminuir el consumo de combustible.
En cuanto a suspensiones utiliza adelante un sistema independiente Pseudo MCPherson, mientras que atrás el esquema también es individual para cada lado, pero recurre a barras de torsión y espirales. Este conjunto ofrece buen equilibrio entre la dureza necesaria para acometer curvas a gran velocidad y la suavidad que reclaman los 7 pasajeros.  El sistema de frenos utiliza discos ventilados de 300 mm adelante y sólidos de 280 mm atrás, los cuales son accionados por una bomba doble con servoasistencia y dotada de sistemas antibloqueo ABS, distribuidor de frenado EBD y AFU Asistencia al frenado de urgencia. Con respecto a este sistema podemos decir que opera con gran eficiencia sin importar la velocidad, y muestra muy poca fatiga ante exigencias de temperatura, presentes en descensos prolongados con uso excesivo. Dentro del apartado de frenos merece una mención especial el freno de estacionamiento, el cual se acciona electrónicamente y de manera automática cuando parqueamos y se desactiva al arrancar el vehículo.


Sensación de manejo
El Grand Scenic de Renault es un modelo moderno, y versátil cargado de detalles cómodos y funcionales, con unos acabados de primera calidad que muestran un esmero por parte del fabricante galo por ofrecer lo mejor para el cliente.
La comodidad interior, al igual que la gran cantidad de gavetas y cajones para guardar objetos, habla muy bien de su versatilidad y vocación familiar. La insonorización, al igual que el ajuste y la manufactura del producto son irreprochables, hasta en los más mínimos detalles, por insignificantes que estos parezcan.
Su comportamiento mecánico es muy bueno, y el ofrecer la opción de contar con caja de cambios manual le abre posibilidades en un mercado cada vez más competitivo como el colombiano, donde se debe batir a brazo partido con productos también de altísima calidad, de todo origen. El sistema de fernos merece un comentario especial, debido a lo eficiente y preciso de su funcionamiento, gracias a la incorporación de discos en las cuatro ruedas, a lo que se agraga ABS, EBD y el AFU, Asistencia al frenado de urgencia, que detecta por la forma de oprimir el pedal, que el vehículo afronta dificultades y que el sistema require mayor presión para detenerlo en menor distancia.

 

 

 

 

FICHA TECNICA
Motor

L4, 16 Válvulas

Cilindrada
1.998 c.c.
Potencia
135 HP/5.500 rpm
Torque
19.50 Kgm/3.750 r.p.m
Alimentación
Inyección electrónica multipunto
Transmisión

Automática 4 velocidades

Tracción

Delantera

Suspensión
Delantera: Independiente Pseudo McPherson
Dirección
Cremallera Electroasistida
Frenos
Discos en la 4 ruedas + ABS + EBD + AFU
Llantas
205/60 R16"
Visto 1901 veces