Menu

Bienvenido, hoy es: 15 de diciembre de 2019

Fun Race 4x4

Tomado de www.cruiserheads.com

 

Luego de tres años de intensas emociones, la organización Fun Race 4x4 culminó en los extensos territorios de la Región Central con la III válida “Copa Polar” del Campeonato 2003. La prueba se realizó el domingo 16 de noviembre de 2003. La ruta cruzó los estados Aragua, Guárico y Carabobo, territorios que constituyen un verdadero reto para estos competidores. Armados con sus receptores GPS y al volante de vehículos Toyota, más de 130 vehículos participaron y se lanzaron a la ruta para llegar al estacionamiento del Centro Comercial Sambil Valencia. Para quienes disfrutan las emociones del Fun Race 4x4 desde la nueva categoría Turismo, esta última edición del campeonato 2003 fue una excelente forma de finalizar y dejar sembradas las semillas de los nuevos competidores para el Campeonato 2004 y todos aquellos que siguen como espectadores las aventuras de este rally serán bienvenidos a disfrutar con las del 2004.

La zona Noroeste del Estado Falcón, fue el escenario escogido para la competencia. Una zona baja, desértica, con escasa vegetación, aledaña a la costa venezolana, que tiene por piso una combinación de arenas y tierras arcillosas que raramente reciben el efecto de las lluvias. La Naturaleza nos envió una fuerte ración de agua el día anterior a la prueba, con suficiente intensidad para cambiar por completo el entorno previsto para la misma. Los lugareños dicen no haber visto nada parecido en los últimos 30 años. La ruta prevista para el primer día tuvo que reducirse a menos de un tercio de la originalmente preparada. En algunas de las zonas, ni siquiera la organización podía arribar, para establecer los puntos de control. Notorio el tipo de barro. Son arcillas de color ocre claro, diferentes al barro negro de Los Llanos, distinto al barro rojo de Guayana. Tienen una plasticidad única, se fijan a los neumáticos, al chasis e incluso se quedaron pegados por dentro de las ruedas produciendo un desbalance que hacia vibrar la dirección. No se desprende con facilidad y me atrevo a asegurar que regresé a casa con más de 150 Kg de ese material, adherido en los bajos, parachoques y otros lugares del rustico.

 

Desde el punto de vista de la navegación, gran parte de la competencia se desarrolló paralela a la costa y por ende perpendicular a numerosos cauces de pequeños riachuelos, que sin agua, no hubiesen constituido mayor inconveniente. Macizos de vegetación baja, pero densa, separaban grandes extensiones libres. Era todo un reto encontrar los lugares de paso de una llanura a otra, evadiendo los cauces y los matorrales. La lluvia había borrado todo vestigio de huellas de vehículos. El piso blando nos esperaba en todos los lugares. Profundas grietas lucían amenazantes en las riveras de los riachuelos.

El primer escollo técnico lo constituyó una doble bancada de un arcilloso barro que tenía unos 100 metros de ancho. Los primeros seis vehículos en competencia, tuvimos que hacer un acuerdo, para que usando todas las capacidades, trabajáramos unidos hasta lograr pasar los seis vehículos al otro lado. Gran despliegue de puntas de eje preparadas como anclaje, mandarrias, winches y guayaflex para lograr el cometido.  La lista  de los aprendizajes seguro será de gran utilidad para los amantes de esta práctica:

1) Un gran paso de barro, hay que caminarlo antes de enfrentarlo, entender su morfología, su profundidad y prever posibles obstáculos inmersos que pueden causar un daño al vehículo. Entender si se producirán inclinaciones extremas y escoger lo que nos parece la ruta más transitable. Este análisis puede tomar un minuto o diez y es recomendable que lo haga más de una persona para acordar los criterios.

2) En el análisis hay que prever la posibilidad de quedar inmóviles en el obstáculo, así que adelantaremos la previsión de un posible anclaje para nuestro winche. Quizás es mejor escoger un transito más difícil, en dirección a un árbol con fortaleza suficiente para ser usado como anclaje.

3) Una vez tomada la decisión, transfer y acopladores conectados, escogemos un engranaje de la caja que permita mantener torque suficiente, pero con alta velocidad en las ruedas y acelerador hasta el fondo, sin titubeos, con mucha decisión, avanzamos sin quitar potencia. Si el terreno lo permite, es aconsejable tomar vuelo, para aprovechar la inercia como elemento de empuje. Aun cuando parezca que se detiene, si sentimos que no estamos enterrados, mantenga la potencia moviendo la dirección a ambos lados, para aumentar la tracción. El bloqueo de diferenciales pudiese ser útil si las transmisiones están empuentadas en el lomo central de barro. Si el final del paso obligará al vehículo a producir un salto en que las ruedas se separen del piso, hay que retirar el acelerador. La caída con el acelerador a fondo, producirá la ruptura de piñón y corona de la transmisión delantera. Si el vehículo queda atrapado  hasta el chasis es mejor detenerlo y no seguir enterrándolo, para recurrir a los métodos de recuperación. Si ya tenemos un vehículo del otro lado del paso, usaremos en principio una guayaflex, de lo contrario comenzaremos el trabajo de recuperación con winche.

4) Jamás una dos guayaflex con un grillete. Si llega a romperse una de ellas, el extremo que tiene el grillete, se convertirá en un peligroso proyectil cargado de energía, que se proyectará contra lo que consiga en su camino.

5) Nunca anude dos guayaflex, para extender su largo, será imposible desanudarlas luego de trabajar con ellas. Las Guayaflex con resistencias mayores a 30.000 lbs. de tres pulgadas de ancho como mínimo, son las apropiadas, cualquier cosa por debajo de esos parámetros será una inversión poco duradera.

6) Una guayaflex es intencionalmente un elemento flexible que puede estirarse para absorber parte de la energía que origina el tirón que producimos con el vehículo remolcador. Usar guayas, cadenas y eslingas no flexibles (de las que se usan para amarrar carga), para remolcar con impulso, puede producir graves daños a los componentes de chasis.

7) El vehículo remolcador siempre debe trabajar hacia delante, nunca en retroceso. Las transmisiones no tienen la misma resistencia cuando trabajan en retroceso y corremos el riesgo de romperlas.

8) Jamás hale un vehículo, usando un winche, anclándolo a la guaya del  winche del otro vehículo. Esta maniobra de dos winches es permitida, si cada una de las guayas esta anclada a los ganchos  de remolque del otro vehículo.

9) El trabajo de winche requiere de observación constante de lo que está sucediendo en el tambor y en los rodillos de salida. Detenga la operación de cuando en cuando, para poder acercarse y observar si la guaya está enrollándose adecuadamente, también para inspeccionar si se están produciendo fuerzas extremas en los rodillos de control. En algunos ángulos de ataque, la guaya pudiera quedar atrapada en el ángulo que forman los rodillos de salida. Extreme el control y la inspección cuando sé esta trabajando con ángulos de salida laterales o verticales. Retirese del área de alcance cuando se opera el winche. Un parabrisas de vidrio, no es una protección adecuada. Una guaya rota de un winche despliega muchísima energía de alto poder destructivo. Un pequeño  saco de arena, colocado sobre la guaya, a la mitad del recorrido, ayudará a mantener la guaya al nivel del suelo, cuando esta se rompa, disminuyendo sus efectos negativos.

10) Las barras que están sujetas al cuerpo del winche, rodeando el tambor, tienen como misión el evitar que cuando la guaya pierde tensión, se desenrolle fuera del carrete. Los winches 8274 de Warn Industries, no poseen esas barras. El trabajo con ese winche requiere de reinspección constante, cada vez que la guaya pierde tensión, para verificar que la guaya no se enrolla sobre la base lateral, produciendo su ruptura, en la próxima tensión del winche.

11) Los grilletes de sujeción parecen todos iguales pero no lo son. Utilice solo grilletes de acero forjado, con capacidades mayores a la capacidad del doble de su winche. Un grillete de fundición maleable, no resistirá las cargas y su cuerpo sé elongará hasta el grado que no podemos reabrirlo o peor aun se rompa en la maniobra.

12) Como regla general, todo aditamento de recuperación, debe estar en perfectas condiciones. Poleas, grilletes,  guaya del winche, batería y conexiones eléctricas, ganchos de anclaje en el chasis. Cuando sea necesario usarlos, van a ser sometidos a grandes esfuerzos. En la valida de los desiertos tuvimos que levantar un FZJ70 y un FJ40 (Toyota macho y una carreta) desde el fondo de un río, desde una altura de unos 10 metros y una inclinación de no menos de 55 grados. Las fotos del numero 50 al 53 de la crónica de la valida de los Desiertos, que aparece en la página de Fun Race, ilustran este trabajo. La maniobra se ejecutó usando como elevador un winche 8274-50, con polea. El Vehículo elevador fue asegurado con una guayaflex a un segundo vehículo. Un segundo componente también con un 8274-50 con línea sencilla, fue usado como elemento de seguridad, para el caso de que se rompiera la guaya elevadora. Este segundo componente también estaba anclado desde otro vehículo. En los tres primeros minutos de la maniobra, se rompió el aro de retención que asegura el rodillo vertical de salida de guaya. Es recomendable reemplazar los pasadores de esos rodillos por los que se suministran con el parachoques ARB, cuya retención se efectúa con una tuerca de seguridad. Un winche a plena carga desarrolla amperajes entre 250 y 400 amps. Conexiones eléctricas en mal estado, flojas o corroídas, no podrán soportar ese paso de corriente, generando altas temperaturas al cableado y motor eléctrico del winche. Con excepción del winche 8274-50, con caja de engranajes, los winches no están preparados para trabajo continuo. 2 minutos de uso a plena carga, suponen 8 de descanso antes de reiniciar la operación. El irrespeto a esta regla, acabará quemando los devanados del motor eléctrico. El vehículo que utiliza un winche siempre debe estar encendido a velocidad media para que su alternador contribuya con la demanda eléctrica que estamos exigiendo a la batería.

13) Las poleas tienen un doble propósito, cuando se usan en combinación con un winche. Sirven para cambiar la dirección y el sentido de  la fuerza de nuestro winche, vale decir, para lograr un mejor ángulo de ataque desde el vehículo atascado hasta el vehículo remolcador o a un anclaje fijo. Sirven también para multiplicar la fuerza de nuestro winche, siempre que las líneas de guaya que van y regresan de la polea estén trabajando en direcciones paralelas. El uso de una polea, disminuye la velocidad de recogida del winche a valores cercanos a la mitad.

14) Hay una formula útil de recuperación que surte buenos efectos. Usar el winche y simultáneamente una guayaflex. Esto funciona cuando tenemos dos vehículos del otro lado del paso o un vehículo y un anclaje apropiado. La técnica consiste en asegurar el winche del vehículo atascado a uno de los vehículos o al anclaje. El otro vehículo, usando una guayaflex,  amarrada al gancho de carga del vehículo atascado ira dando tirones cortos, al tiempo que el vehículo atascado trabaja con su winche. La combinación simultánea de ambos elementos ha demostrado mucha eficiencia.

15) Un anclaje adecuado, elaborado con una punta de eje con su portaesparragos, siempre será adecuado, en la medida que consigamos suelo con relativa firmeza. Clavarlo requerirá de una mandarria de no menos de 6ks. con mango largo, suficientemente fuerte ( Rompimos los mangos de dos mandarrias, uno de fibra y uno de madera en los primeros intentos) Debe clavarse con un ligero ángulo, contrario a la dirección desde donde será exigido. Durante el trabajo de winche, debe continuarse el trabajo con la mandarria para reasegurarlo en la medida en que la guaya del winche ejerce tensión sobre el anclaje. La fijación de la guaya deberá hacerse en el lugar más cercano al piso, para disminuir el efecto de palanca que se ejercerá en el anclaje.

16) En beneficio de su bolsillo y de la salud de la guaya de su winche, evite fijar el gancho sobre la misma guaya. Esta maniobra producirá daños irreversibles a la misma. Una guaya de remolque está compuesta por 7 grupos de 7 pelos de alambre, enrollados sobre sí mismo, en un alma también metálica, cuando se rompe un alambre de esa guaya, se pierde una gran cantidad de su capacidad de ruptura puesto que se afecta la estructura integral de la misma. Nunca opere una guaya de winche sin el uso de los guantes protectores, No deje deslizar la guaya, en el guante, un solo alambre desprendido le puede penetrar hasta el hueso.

17) El gancho de sujeción que se coloca en el extremo de la guaya, debe ser retenido con una abrazadera  maquinada de compresión, especialmente indicada para esa guaya. La retención del mismo con perros atornillados no es aconsejable. De hacerlo, el cuerpo de los perros de sujeción deberá estar instalado en la parte larga de la guaya y las abrazaderas en forma de u, en la parte corta.

18) Nunca libere el embrague del winche, cuando la guaya está bajo tensión. Esta maniobra producirá un efecto de resorte en la guaya, que esta enrollada en el carrete del winche, que pudiese enredarla a extremos innecesarios.

19) Siempre será más fácil levantar un vehículo enterrado en barro, para colocar debajo de sus ruedas materiales que mejoren la tracción, o en último extremo, dejarlo caer a un lado de la fosa, que intentar remover el barro acumulado debajo del vehículo.

20) Es muy aconsejable que todo su material de recuperación este marcado de forma indeleble. Cuando se está trabajando en conjunto con otros vehículos, siempre es un problema determinar a quien pertenece cada uno de los materiales usados en conjunto.

Las situaciones en el mundo Off-Road nunca son exactamente iguales, se requiere muchas veces de inventiva, creatividad y mucho trabajo físico para completar con éxito una recuperación adecuada y por sobre todo segura, para los vehículos y sus ocupantes. Se requiere también del manejo oportuno de conocimientos y técnicas probadas a lo largo del tiempo. Aquí aplica la regla de: En la duda, no lo haga…eso evitará situaciones peligrosas que comprometan la seguridad de usted y sus tripulantes.

Carlos Pérez,  Team DURACELL-EXIAUTO del Fun Race 2003,

Modificado por última vez enMartes, 17 Mayo 2016 12:06
Más en esta categoría: Mantenimiento de 4x4 »
volver arriba