Menu

Bienvenido, hoy es: 11 de julio de 2020

Club Dodge Dart Country Team

Dodge Dart verdadera pasión por una gran máquina

 

Los “entusiastas” y porque no “amantes” de estas recordadas e inolvidables piezas de la historia automotriz de Colombia, ya tienen un espacio para poder disfrutar del estilo y las prestaciones de estas confiables y robustas maquinas que aun ruedan por las calles y carreteras de nuestro país.

Texto y fotos: Juan Dart
Especial para www.carrosyclasicos.com

Los Dodge Dart fueron autos que desde finales de los años 60 y toda la década del 70, se apoderaron de los garajes de las familias de clase media y alta en Colombia y al verlos “encaravanados” o “exhibidos”, los niños pero especialmente los mayores de 30 años, agudizan la vista, se acercan e inician el ritual de la toma de fotos con sus teléfonos móviles, evocando recuerdos de infancia y juventud en sus miradas por estos medianos AMCARS.


Durante las exhibiciones públicas regulares del Club en escenarios abiertos y cerrados, es muy frecuente escuchar de los ciudadanos con cierta nostalgia … “mi padre tuvo uno igual a ese” …… “yo viajaba en la palomera de un 75 cuando era niño” o simplemente …. “tuve un 77 ocho en V y me arrepiento de haberlo vendido” , y los más expresivos: …. “yo le trabaje a esos carros cuando salieron de la fabrica soy mecánico”, “yo trabaje en Colmotores 20 años y los ayude a armar en el Tunal”….. “Maneje un taxi 79 … no molestaba para nada” son frases a las que los socios del club ya estamos acostumbrados y son las mismas por la que somos seguidores fieles de Chrysler …. está gran marca de Detroit en sus diferentes modelos y versiones tanto nacionales como importadas.


Los Dodge Dart, Coronet, Demón y los pickups D100 al igual que las piezas de los segmentos más pesados de Chrysler, sin lugar a dudas llevaron en sus chasises y jalonaron con sus poderosos motores el desarrollo y progreso de la Colombia de la segunda mitad del siglo pasado y además dejaron una huella del dominio del mercado y la preferencia que los consumidores de la época sentían por estos autos norteamericanos, hasta que las crisis petroleras de los 70s y los precios de los carburantes en los 80s, fueron dando vía a las laminas delgadas, los chasises monocasco y los bloques de aluminio con bajas cilindradas que dominan los mercados automotrices hasta hoy.

 

Fue un auto que se fabricó ininterrumpidamente por más de doce años en el país, con dos motorizaciones básicas: un confiable y longevo motor de 225 pulgadas cubicas (3.700 cc) y con un potente y sonoro 318 pulgadas cubicas (5200 cc), muchas versiones con dirección hidráulica y solo algunos especiales o importados con aire acondicionado, opciones técnicas que para la Colombia automotriz de la época eran un autentico lujo, que se expresaba al máximo en el hermano mayor el Dodge Coronet, que era un auto de lujo, para presidentes de compañías, altos ejecutivos y personas muy adineradas que podían tener conductor para la equipada, elegante y hermosamente diseñada maquina. Los últimos Dart que salieron al mercado a comienzos del los 80s, valían $ 850.000 pesos.

 

 

El Dart fue protagonista de series como “El Patrullero 777” (en su versión Aspen) en Mexico con el recordado Mario Moreno “Cantinflas” muy vista en Colombia y toda latinoamérica; en la serie norteamericana “Los Magníficos”, como auto oficial de los agentes del Coronel Decker y que era masiva y dolorosamente destruido en espectaculares saltos y volcamientos, y tuvo un momento estelar en el cine colombiano con el “El Taxista Millonario”.

 

Este auto que ocupo en el año 1999 un discreto 10o lugar entre los autos más recordados del siglo XX, tenían en Colombia muchos entusiastas y fanáticos, que se habían venido contactando por las redes sociales y luego reuniendo en parques y bahías de Bogotá desde finales de 2010 para compartir su pasión por la gasolina, los carburadores, las altas cilindradas, las silenciosas marchas tipo bulevar, las suspensiones mullidas, los habitáculos generosos y los diseños elegantes y clásicos de las maquinas ensambladas en la planta de Colmotores.

 

En Julio de 2010, una quijotada toma forma y nace oficialmente el Dodge Dart Country Team - DDCT, que hoy agrupa un heterogéneo grupo de treinta (30) Socios Activos de todas las edades y las más variadas ocupaciones y profesiones con un hobby en común, la tenencia y conservación de Dart, Demon, Coronet y D100 fabricados desde 1965 hasta 1981, para compartir experiencias, intercambiar conocimientos, apoyar el mantenimiento, conservación y restauración de estas magnificas piezas de ingeniería automotriz

 

Juan David Herrera es biólogo de formación y orgulloso propietario de un Dart 1978 de nombre “Blue Angel” (en honor a su padre Angel que le apoyo la compra y restauración del auto hace 20 años), y quien prefería viajar en el Dart que en el auto del año de la casa y siempre se refería al carro como “un señor carro” ..”se siente uno en la comodidad de la sala de la casa” y quien es el Fundador y Presidente del Darteam labor que define como de tiempo completo y de los autos dice: “lo único malo de un Dart … es no tener otro…¡¡¡¡. 

 

El Vicepresidente del Club Galvarino Vivanco es Psicólogo Clínico y verdadero fanático, no ha tenido otra marca de auto y ha llegado a tener en su garaje tres Dart; Carlos Gómez el Comisario Técnico, es Ingeniero Mecánico y se le considera “patrimonio del Club”  y es una verdadera enciclopedia viviente de las especificaciones y datos técnicos de la marca, además de que conoce la ubicación, calidad y costo de todo los repuestos que los carros del grupo pueden necesitar. Darteam cuenta con un Comisario Logístico, Luis Guillermo Cruz quien creció con un Dart en el garaje de su padre, el cual con un radiotelefono y megáfono en mano, vela por el orden y organización de los autos durante los eventos públicos.

 

El Club tiene dos talleres oficiales y en uno de ellos “Rambo” socio del club, de profesión mecánico y veterano en el alistamiento de autos de competición, conocedor de la mecánica de los autos americanos y propietario de un Dart 1971 es reconocido como uno de los más conocedores de la mecánica y los “gallos” de los Chrysler y en las caravanas su dardo blanco es el “carrotaller”, en cuyo baúl se puede encontrar siempre un menú de repuestos: mangueras del agua, motor de arranque, alternador, bobinas y “panelas”, para auxiliar al infortunado socio víctima de una falla súbita.

 

Esta aventura no solamente está pensada y estructurada para los socios y sus autos, sino que las actividades que se organizan, promueven que la familia asista, se integre y se una en torno a este hobby, por lo que el consumo de alcohol está prohibido, el respeto de las normas de transito es obligatorio y el reglamento prevé unas pautas mínimas de conducta las cuales hacen posible que abuelos, esposas, novias e hijos disfruten de las salidas, eventos, caravanas y concursos; enmarcados en valores de sano esparcimiento, solidaridad, hermandad, ayuda mutua e integración, distinguiéndose en el mundo del automóvil antiguo y clásico por su formato serio y organizado.


Si tiene un Chrysler, un Dodge o un Plymouth de cualquier modelo o año, y quiere disfrutar sus prestaciones y conocer más sobre la historia del auto o del Club, su mecánica, la publicidad de la época, formar parte de esta fraternidad de entusiastas y conocer las actividades para el año, visite la página web www.dodgedartcountryteam.com

 

volver arriba