Menu

Bienvenido, hoy es: 23 de junio de 2017

Volkswagen Tipo 181

Kübelwagen

La muy reciente desaparición de Roberto Gómez Bolaños, "Chespirito", puso en evidencia mucho más que el natural cariño ganado por sus televidentes en todo el mundo, y en el caso de los automóviles algunas bien especiales: la más básica fue la comprobación de que Volkswagen ha sido la gran marca popular de México, como en Brasil y en la Alemania misma. (el Señor Barriga en El Chavo del 8 fue propietario de una VW Brasilia y luego de un VW Golf, llamado allá Caribe) Ni hablar del Escarabajo que fue la gran institución nacional en las calles, como el mariachi o el tequila (como taxis fueron característicos), incluso por encima de la influencia de Detroit en tierras aztecas.

Textos y fotos: Camilo Ernesto Hernández Rincón

Especial para www.carrosyclásicos.com

 

Pero uno de los recuerdos alrededor del gran genio de la letra CH tiene que ver esta vez con "La Chapireta": un carro sin placas, cuadrado y descubierto, más parecido a un campero que a un automóvil pintado de rojo brillante. Apareció de la mano de uno sus personajes menos reconocidos: el reportero Vicente Chambón del diario "La Chicharra", nombre homónimo del programa. Además de ser el primer espacio del comediante con uso intensivo de exteriores, la "Chapireta" era encendida con un golpe de mazo sobre el capó, su bocina en el parabrisas era el símbolo mismo de "La Chicharra": una corneta de posta en espiral como la de los autos de inicios del siglo XX, y muchas veces, las cuatro puertas caían del mismo carro al suelo. Por sus luces se deducía que debía ser hermano del Escarabajo y en efecto lo era: Hablamos del Volkswagen tipo 181, reconocido entre nosotros como el "Safari"

A partir del Kübelwagen

...Pero contrario a los que pudiese pensarse, el 181 no era exactamente un modelo de origen reciente para su debut en cámaras (finales de los años setenta). Su génesis se remonta al mismísimo Escarabajo con toda su historia de apoyo oficial por parte de Adolfo Hitler. Mientras las tropas nazis se adueñaban de sus vecinos europeos, el proyecto del KDF-Wagen lanzado en la planta de Falerslleben decaía como proyecto civil y paulatinamente la gigantesca fábrica se dedicaba a la confección de unos pocos Escarabajos para miembros del partido nacional socialista (algunos con aditamentos de combate conocidos como Komanderwagen) y al desarrollo de un vehículo enteramente militar sobre la plataforma del VW: el tipo 82, conocido para la historia como Kübelwagen.

Si Volkswagen significa "carro popular", Kübelwagen quiere decir "carro- cubo" por la forma de sus asientos. (éstos hicieron que su nombre literal fuera Kübelsitzwagen, que luego se contrajo). Encargado por la Wehrmacht y diseñado también por Ferdinand Porsche, fue concebido para construirse a bajo costo y en masa, y para transportar tres hombres más una ametralladora. Los ocupantes recurrentes con sus objetos debían pesar en promedio 400 kilos para ser transportados por los 550 del carro. Contaba con una caja de cambios reductora que permitía rodar a la misma velocidad de un soldado marchando con el menaje de campaña completo y a diferencia del Jeep estadounidense, pocas unidades tuvieron doble tracción. Comenzado a desarrollar en el mismo 1938 del lanzamiento del Escarabajo, su primera unidad saldría de fábrica un año después. Para el 20 de diciembre de 1940, se había completado el millar de unidades. Su variante Schwimmwagen (carro anfibio), no sólo tenía doble tracción si no una propela trasera conectada al motor para navegación fluvial. Su motor trasero de 4 cilindros Boxer refrigerados por aire nació con cilindrada de 985 cc que desarrollaba 23 caballos y medio de potencia. En 1943 la planta creció a 1131 cc que le dieron un caballo mas a 80 kph. Pese a que la doble tracción no era su estándar, se defendía muy bien en todos los terrenos.

El Kübelwagen fue tan icónico de las fuerzas invasoras como los aviones Stuka o Messerschmidt y era parte imprescindible de las divisiones Pantzer. Estuvo en todos los frentes, desde el soviético hasta el africano junto con Erwin Rommel, quien astutamente fue capaz de hacerlos parecer tanques al enemigo aliado. Lo malo para el Kübelwagen fue el final inevitable de Alemania en la guerra: La fábrica de Fallesleben pasó por los conocidos bombardeos que obligaron al traslado de la producción y a su suspensión total el 10 de abril de 1945, veinte días antes del suicidio de Hitler en Berlín. Los sobrevivientes contemporáneos de los cerca de cincuenta mil y medio que se fabricaron, son ejemplares de fundamental reconstrucción histórica que forman parte de colecciones en Alemania y en el mundo. Uno de estos sobrevivientes de 1942 se encuentra en Colombia, en la ciudad de Medellín.

La "Chapireta"

Roberto Gómez Bolaños "Chespirito" en su personaje de "Vicente Chambón"


Ya en el contexto de la nueva República Federal Alemana y del milagro económico del cual el pacífico y simpático VW Escarabajo era su gran evidencia, en 1954 las renovadas fuerzas armadas federales conocidas como Bundeswehr pedían a la industria automotriz alemana su propio vehículo liviano con doble tracción y obviamente se acercaron a la recién rebautizada ciudad de Wolfsburg, que gozaba del músculo fabricante de la Volkswagen Werke AG; pero la política productiva impuesta por Heinz Nordhoff era clara al respecto: concentración en un sólo modelo (en realidad dos si se incluye a la furgoneta Transporter que de por si era multiversiones). El interés era la fabricación en gran masa y no productos a escala limitada, por más que fuera requerimiento oficial. El DKW Munga oriundo de la declinante Auto Union fue la respuesta.

 

El retorno

1968: Bajo una Europa reunificada que conocía la alegría y el color de la juventud se alineaban los factores de la resurrección: Tristemente Heinz Nordhoff, reconocido como el hombre que rehabilitó y proyectó a VW ante el mundo, moría ese año y su lugar lo tomó Kurt Lotz. Tras de su éxito ya había una gama de modelos diversos y aceptados universalmente. La industria misma en Alemania Federal se transformaba y la joven empresa del "cucarrón con motor" se hacía a las venerables NSU y Auto Unión, de la que sólo quedaría Audi. Las otras tres marcas de los cuatro anillos se sacrificaban para siempre, incluyendo a DKW, cuyos Munga ya habían cumplido su misión. Los pactos comunes de Alemania con Francia e Italia llevaron a la propuesta de construir un "jeep europeo" a bajo costo. El carismático Land-Rover inglés estaba por fuera, el Fiat Campagnola no parecía ser la respuesta, y los desarrollos franceses sobre su industria popular eran inadecuados (la versión gala del Jeep-Willys hecha por la cancelada Hotchkiss, no era ni del futuro ni europea precisamente).

Versión pickup


Entre la experiencia de las Bundeswehr y la propia de VW, se decidió la resurrección del antiguo concepto Kübelwagen bajo la denominación de 181 Type. Aquí viene un hecho nada reconocido en el presente por la historia pero documentalmente verídico: La misma VW se autoproclama desde 1994, con el desarrollo del Concept 1 derivado del Escarabajo y devenido al New Beetle en 1998, como la empresa fundadora de la tendencia Retro. Sin que se hubiese acuñado aun el término por la mercadotecnia, el 181 se puede considerar el genuino pionero de la tendencia fundada treinta años antes. Mal haría en asumirse como un accidente retroactivo causado por la moda: presentado en el salón de Frankfurt de 1969, el nuevo 181 era una copia al carbón más grande del Kübelwagen; pero esta vez llegaba como amable huésped y no como invasor agresivo. La simplificación de líneas y el nuevo momento que conocía el diseño industrial, lo hacían ver más civil que militar, y esta vez el chasis del Karmann Ghia le servía de esqueleto. Innegablemente era un Volkswagen por donde se le observara:

Heredó de la Kombi T1 el eje trasero, la transmisiones y de la T2 sus retrovisores externos, luces grandes y los stops pequeños en la parte inferior de atrás, cerca al parachoques (sólo así se vendería en Europa) Lógicamente volvía el motor trasero Boxer de 4 cilindros opuestos refrigerado por aire de 1500 cc que desarrollaban cerca de 45 caballos de potencia y velocidad máxima de 115 kph. (un año después, la cilindrada crecería a 1600 cc de igual potencia).  No podía ser diferente: del Escarabajo se tomó la dirección, el depósito de combustible, el velocímetro y las direccionales en los guardafangos. Sus aportes propios contemplaban puertas desmontables y paneles de carrocería estriados, techo de lona fabricado en PVC que lo volvía un convertible (más bien un faetón a la vieja usanza), silletería en vinilos impermeables y a prueba de suciedad, ventanas laterales plásticas desmontables a cremallera, parabrisas abatible, bidón de gasolina de emergencia en el baúl delantero, frenos de tambor en las cuatro ruedas, entre otras características de estreno.

Panel de instrumentos Volkswagen Safari

Volkswagen Safari en Canadá (Fotografía de Jean Paul Ruíz de Geest)

El primer poseedor del tipo 181 en Alemania fue su propio ejército que los destinó al servicio de patrulla fronteriza y servicios forestales. De ahí, pasarían a ser dotación de la OTAN e incluso llegarían hasta Indonesia. Dichas versiones militares contaban con doble tracción, arcos tubulares para proteger las farolas y elementos de reconocimiento (sirena y luces adicionales). El mercado de a pie no se pudo hacer a sus versión civil hasta 1971 cuando finalmente salió a las calles. Para ese momento, el 181 se benefició además del naciente fenómeno del automóvil recreativo.

El “mano del Vocho”

Era inevitable llamarlo desde el principio "Kübelwagen" (sin necesidad de tildarlo de "nuevo" como al New Beetle), pese a que había evolucionado al término "Kurierwagen" (carro de mensajería). Fue técnicamente el Tipo 181 para todo el mundo, pese a que se le llamó Trekker en Gran Bretaña, Pescaccia en Italia o "The Think" (La Cosa) en los Estados Unidos. Un año después de lanzado en Alemania, VW de México toma la iniciativa de producirlo en Puebla bajo la denominación con la que lo conocemos naturalmente: Safari.


De hecho, el 181 - Safari de origen azteca y exportado desde ese momento a los EUA, han identificado al modelo entre aficionados y profesionales, muchísimo más que el europeo. Desarrolló una vida propia como el resto de modelos de la marca, incluyendo al Escarabajo vendido técnicamente como VW Sedán, y cariñosamente apodado "el Vocho". Al principio se ensambló con material CKD alemán desde noviembre de 1970. Esta primera versión ensamblada salió con el motor de 1500 cc que tres años después subiría al de 1600 cc mas suspensiones reforzadas junto con la integración nacional completa que ya permitía su fabricación integral. Con estos cambios y con la exportación a su gran vecino del norte también vendrían las reformas estéticas que en definitiva lo diferenciarían del 181 europeo: las protuberancias laterales de las tomas de aire laterales del motor y la adopción de la generación final de stops del Escarabajo desde 1972: aquellos del tamaño más grande y redondo conocidos entre los aficionados como los "pata de elefante" o "balón de fútbol". A diferencia de los europeos derivados de la Kombi e instalados en la parte inferior, los del Safari iban en el ángulo superior cerca a la base de la capota.

De los 64.250 ejemplares fabricados en puebla hasta el 15 de mayo de 1980, 28.000 se exportaron a países como Costa Rica y Colombia, mientras de los que quedaron en casa se repartieron por ambas mitades, entre el mercado civil y los entes gubernamentales mexicanos. Entre ellos estuvieron el cuerpo de escoltas del presidente José López Portillo (1976 - 1982). La Comisión Federal de Electricidad encargó 600 ejemplares entre 1976 y 1977 en exclusiva versión pick up que también se ofreció al público civil. Era básicamente la misma carrocería con cerca de estacas para cargar por las puertas traseras. En el ámbito recreativo se desarrolló la versión Acapulco con techo en estructura tubular tipo "surrey" a rayas con flecos, color blanco con detalles azules o rojos en tapa del capó y bumpers, y llantas más anchas. Zoológicos del país y varios hoteles de dicho puerto turístico formaron flotas de estos Safaris playeros. Obviamente, esta tendencia recreativa fue fomentada en parte por los Estados Unidos y por su hermano, el Escarabajo que se vestía de Buggie o competía en las dunas de Baja California, hasta que las regulaciones estadunidenses lo sacaron de servicio en 1975. Pese a que no era tan grande ni tan versátil como los Jeeps ni como las grandes pick ups, también se fue a trabajar a los ranchos agropecuarios. De todos modos, el Safari se convirtió en el segundo carro más querido de todo México después del icónico "Vocho". El último ejemplar azteca en color blanco se conserva en manos de un club de antiguos en Puebla con menos de 10.000 km originales.

 

La"Chapireta” y otros 181 ante las cámaras

Tal como se dijo al principio, el más célebre papel del Safari - 181 en la televisión fue el de la "Chapireta" en su característico color "Chapulín Colorado" y el mismo Roberto Gómez Bolaños lo volvería a manejar en la película El Charrito de 1984; pero no han sido sus únicas apariciones en las pantallas. Entre sus semejantes más recordados está uno que pertenece a los dibujos animados: el de color verde oliva oscuro de las mellizas Selma y Patty Bouvier, hermanas de Marge Simpson . Mel Brooks disfrazó uno de nave levitadora en la parodia de La Guerra de las Galaxias, Spaceballs de 1980. Acompaña curiosamente a otros VW, como no, en Cupido Motorizado rumbo a Rio (Herbie goes bananas) de 1980 donde aparece como patrulla policial mexicana. Sale como el carro de los padres de Greg Focker (Ben Stiller) en La familia de mi Esposo (Meet the Fockers) de 2004, conducido por Dustin Hoffman y hasta uno personalizado fue rechazado por Rick Harrison de El Precio de la Historia (Pawn Stars) del canal History. Incluso aparece en un clásico del cine colombiano: El Embajador de la India, con Hugo Gómez, recorre paisajes huilenses junto con un Karmann Ghia rojo, en 1987, así como en la serie Infiltrados del canal Caracol emitida en 2014.

El Kubelwagen es elemento fundamental de ambientación en películas sobre la segunda guerra mundial, y en algunos casos, se maquillaron VW 181 -Safari recientes haciéndolos pasar por "Kubels" que de todos modos, se delatan ante los conocedores. Donde sí se usaron modelos exactos fueron en cintas como Operación Valkiria con Tom Cruise  de 2011, Donde las águilas se atreven de 1968, El Día más largo de la Historia de 1962 o Los Cañones de Navarone de 1961 por citar sólo algunas clásicas de Hollywood, e incluso en Indiana Jones y la Última Cruzada con Harrison Ford y Sean Connery (1989). Cabe anotar que en este caso se considera error de ambientación, pues la trama se desarrolla en 1938, cuando faltaba un año para que se produjera el primer ejemplar. Su papel fue tan irreal como esta inexactitud cronológica: chocar de frente contra un tanque Mark VII y terminar en la boca de su cañón frontal disparado y aplastado.

Al final de su vida productiva, tanto en México como en Alemania, su reemplazo inmediato fue el VW Iltis de doble tracción (tipo 183) presentado en 1982, un año antes de que se produjera el último 181 europeo. Del Iltis también hay un ejemplar en Medellín. A Colombia si llegó en pocas cantidades, al principio desde Alemania a comienzos de los años setenta, y oficialmente de la mano de Volkswagen del Caribe en 1974 desde México, incluso su publicidad llegó al Almanaque Creditario de la Caja Agraria en ese año. Es otro de los raros casos previos a la apertura económica de los años noventa en los que una marca vende vehículos de fábricas en países diferentes a las de la casa matriz, pues no vino esta vez de Wolfsburg o Hannover, si no de Puebla. Pese a su poca abundancia en Colombia, sobreviven muchos en diversas condiciones, y la breve emisión de "La Chicharra" en la pantalla chica lo hizo visible entre la afición. Como juguete o como modelo a escala lo hemos reconocido también hasta el presente. Posiblemente la oferta de camperos con doble tracción de los tiempos de la Bonanza Cafetera lo ponían en inferioridad de condiciones para competir en el mercado y la orientación de VW en Colombia no se centró en el desarrollo agropecuario; pero Quien las presentes líneas escribe tuvo recientemente el privilegio de conducir uno en el Viejo Caldas y de comprobar que viajar al descubierto en el, tal como dice la muletilla de Vicente Chambón, es una experiencia "Chévere". En definitiva, el 181 - Safari es entre nosotros, por su simpático desenfado, el "Chespirito" del automóvil.

 

Modificado por última vez enSábado, 29 Octubre 2016 13:31
volver arriba