Peugeot 172 R (1923-1929)

En 1922 Peugeot sacó del mercado su exitoso modelo 161, conocido popularmente como Quadrilette. Para reemplazarlo, presentó el Peugeot 172, que, como podemos ver, conserva la tradición de la marca de nombrar sus modelos con números, costumbre que aún hoy en día está vigente.

Por: Roberto Nigrinis

El 172 ofrece mucha más comodidad y espacio para sus ocupantes algo que sus clientes ya reclamaban al compararlo con productos de los competidores. Utilizaba un chasis de acero, suspensiones tipo eje rígido tanto adelante como atrás y sistema de frenos de campana únicamente en las ruedas posteriores, que además se encargaban de impulsar el vehículo, cuyo motor de cuatro cilindros de 667 c. c. producía 9,5 HP, el cual sería reemplazado por uno de 720 c. c. del que se extraían también 5 HP, aunque con mayor torque.

Lo mismo sucedería más adelante cuando la cilindrada del motor aumentó hasta los 950 c. c. (también de 5 HP), pero con un torque superior al de sus antecesores. No se aumentaba el caballaje para mantenerse dentro del rango de potencia que permitía pagar muy pocos impuestos en una época de grandes carencias para la gran mayoría de la población empobrecida por la Primera Guerra Mundial. Este automóvil austero sería el encargado de montar por primera vez sistema de frenos también en las ruedas delanteras en un vehículo Peugeot de 1926 y no solo en las traseras, como era costumbre en la gran mayoría, por no decir casi todos los vehículos en el mundo entero.

Era un momento en el cual el líder absoluto en ventas de vehículos a nivel mundial, el famoso y reconocido Ford T estadounidense, tampoco incorporaba este adelanto tecnológico en seguridad y jamás lo tendría disponible durante su larga vida comercial que arrancó en 1908 y que terminó en 1927. El Peugeot 172 contribuyó a la motorización de Francia y de una buena parte de Europa en una época de dificultades económicas y además sirvió para mostrar al mundo que, pese a ser un vehículo económico, se podían ofrecer novedades tecnológicas en comodidad y seguridad al conducir, como fue el caso del nuevo sistema de frenos en las ruedas delanteras, algo que hoy es algo absolutamente normal, pero que en aquellos días era una gran novedad y para algunos fabricantes a ambos lados del Atlántico algo caro, inútil y sin justificación alguna.

 

Visto 550 veces Modificado por última vez en Lunes, 09 Enero 2023 16:39