Volkswagen Hormiga (1975-1978)

A finales de 1974 un grupo de ingenieros y empleados de la planta de Volkswagen en Puebla México, pensaron que con las partes de los vehículos en producción se podría fabricar un vehículo de trabajo que facilitara sus labores. 

Por: Roberto Nigrinis

Los directivos de la compañía aprobaron el desarrollo y puesta en escena del nuevo vehículo, pero algunos fueron un poco más allá y decidieron producirlo masivamente, tomando como un punto a favor que todos los elementos necesarios para fabricarlo se producían en México y que ya se usaban en otros modelos de la marca, lo que ahorraba tiempo y dinero en desarrollo y en movimientos logísticos. 

El vehículo resultante fue la Volkswagen Hormiga o T200 de la cual se fabricaron únicamente 3.600 unidades numeradas entre los años 1975 y 1978, aunque algunas fuentes afirman que se alcanzó a producir durante los primeros meses del año siguiente. Las Volkswagen Hormiga hoy en día son muy valoradas y buscadas por coleccionistas del mundo entero por su rareza y originalidad, lo que ha aumentado su precio de forma muy importante, incluso si su estado de conservación no es el mejor. Vale la pena recordar que dentro de la planta y durante el proceso de desarrollo se llamó Basistransporter EA489. Se afirma que algunas unidades se exportaron a la casa matriz de Volkswagen en Alemania y que incluso se pensó en exportarla masivamente a varios mercados lo que nunca sucedió. También se pensó en fabricarla en Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea, Filipinas, Pakistán, Indonesia y Turquía, lo que jamás se llevó a cabo.

Propuesta técnica

Se basaba en un chasis independiente fabricado en acero, al igual que la cabina chata de dos puertas con dos grandes cristales planos en su parte frontal. Para mover este original vehículo de carga se recurría al conocido y probado motor tipo boxer de cuatro cilindros opuestos, de 1.584 c.c con enfriamiento por aire que producía 44 HP/4.000 rpm y un torque de 10 Kgm/2.000 rpm el cual se acoplaba a una caja de velocidades de cuatro marchas hacía adelante más reversa con relaciones más picadas y muy bien calculadas por tratarse de un vehículo de carga y la cual contaba con accionamiento desde una palanca ubicada en el piso de la cabina. El motor se montaba debajo de la parte posterior de la cabina, detrás de las sillas del conductor y de los pasajeros (que podían ser hasta dos) y las ruedas motrices eran las delanteras. Para el sistema de frenos se usaban campanas en las cuatro ruedas, siendo las delanteras las mismas usadas en el Volkswagen Combi en la parte de atrás y las traseras del Volswagen Caribe (léase Golf/ Rabbit mexicano) en la parte posterior de la Hormiga. El panel de instrumentos al igual que los cinturones de seguridad provenían del Escarabajo, la visera contra el sol del modelo Safari y el medidor de gasolina de la Brasilia. La suspensión delantera era independiente con barras de torsión y la trasera de tipo eje rígido con ballestas. 

Estaba disponible en tres versiones. Chasis para carrozar, que daría origen en muchos casos a la fabricación por parte de sus dueños y de carroceros independientes, de versátiles vehículos para camping. Dentro de los trabajos para convertir a la Hormiga en un vehículo para acampar se conocieron dos realizaciones muy bien logradas llamadas Canguro y El Dorado, que en sus versiones más cómodas permitían alojar hasta seis personas, que podían contar para su comodidad con equipamiento como: Lavaplatos, baño con disposición química de residuos, ducha, estufa y camas. Además de una versión con estacas cortas y otra con estacas largas. Estuvo disponible en tres colores: Azul Pascuaro, rojo coral y blanco crema. 

El largo total de la Hormiga era de 4,11 mts, su capacidad de carga de 750 kilos y su peso total cargada de 1.200 kilos. No sobreviven muchas unidades lo que la hace cada vez más interesante y valiosa.

Ubicación del motor

Los aros de los faros son de caucho y sirven de empaque

 

Visto 357 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Enero 2023 07:37