Prueba Mini Clubman

Habíamos tenido el placer de conducir los automóviles Mini Cooper y Cooper S, ahora el turno le ha tocado a la Mini Clubman, modelo presentado oficialmente durante el Salón Internacional del automóvil de Bogotá que se realizó en noviembre pasado donde fue una de las estrellas del evento.

 

Por: Roberto Nigrinis Velandia

La verdad debemos decir que al igual que con los autos se le ha conservado el ADN intacto a un modelo ya mítico, el Mini, que en agosto de este año celebrará los 50 años de su lanzamiento. Para el caso en particular esta Clubman evoca la Traveller, la versión  Station Wagon del Mini de los 60 y los 70, incluso por sus curiosas puertas posteriores.

 

Es atractivo y original con mayor espacio interior, pero el mismo nivel de equipamiento y de alta calidad de toda la gama. Con acabados de segmento Premium, sumados a una estupenda insonorización y a toda la sapiencia y tecnología de BMW aplicadas a su diseño y ejecución la convierten en un producto único que llama poderosamente la atención de quien lo mira y más aún de quien lo conduce y disfruta al máximo.


Aspectos técnicos
El motor del modelo probado es de cuatro cilindros, 16 válvulas, que produce  120 HP que lo impulsan bastante bien aunque al lado de los 175 de su hermano mayor lo dejan en posición muy destacada pero no de “fiera salvaje” como es el caso del Cooper S que acelera con fiereza tal, que es posible sentir como se levanta de adelante, nos pega a las sillas “cierra de abajo las ruedas delanteras”, recordando la potencia y el torque de su motor, una verdadera obra de ingeniería mecánica creada por BMW. El motor básico es potente y rendidor, pero no luce de igual manera que el superior que se monta en los Cooper S, aunque también conviene recordar que en el Clubman el peso que debe mover cada caballo de potencia es mayor lo que sin duda aumenta esta sensación.
En la versión S encontramos  un motor de 4 cilindros en línea, con 16 válvulas, de 1.598 c.c, alimentado por un sistema de inyección de combustible, al que se suma un sistema de turbo que le permite producir una potencia de 175 HP/5.500 rpm y un torque de 23,9 Kgm/1.600 rpm y que se acopla a una caja de cambios manual de 6 velocidades.


Utiliza suspensiones McPherson adelante y atrás independientes con espirales. El sistema de frenos con discos en las cuatro ruedas, con ABS,CBC y EBD. Además de Control Dinámico de Estabilidad (DSC). Como equipo digno de mencionar se destacan sus llantas (205/45 R 17”) con sistema anti pinchazo “Run Flat”, que elimina del equipo la llanta de repuesto y montadas sobre unos bonitos rines de aleación ligera.
La Clubman probada es un modelo muy interesante, un estupendo vehículo para personas que buscan un poco más de reposo y espacio interior  al conducir, con todo el estilo que puede dar un Mini.
La caja de cambios también de seis velocidades se comporta de una manera estupenda, lo que también sucede con las suspensiones independientes, mucho más calibradas hacía el lado de la conducción deportiva lo que se traduce en una agradable dureza.
Los frenos con discos en las cuatro ruedas, con ABS y EBD lo detienen con pasmosa suavidad y gran eficiencia.



Sensación de manejo
Al subirse se encuentran sillas de estupendo apoyo lumbar, que ofrecen múltiples opciones de graduación, un timón agradable al tacto y una instrumentación generosa y divinamente presentada enmarcada dentro de una insonorización de gran calidad.
Sin duda alguna lo que más sorprende es el espacio interior aumentado frente al del automóvil que permite alojar 5 pasajeros todos protegidos por cinturones de seguridad y airbags, con la ventaja de contar con una puerta derecha ampliable que permite bajar y subir con mayor facilidad. También el espacio de carga mayor y al contar con dos puertas de apertura lateral el cargue y descargue del vehículo son algo muy sencillo, tanto por el tamaño como por la apertura eléctrica.
Hay un aspecto que nos llamó la atención, el tener que acostumbrarnos a ver por el espejo interior la línea que forman las dos compuertas traseras al estar cerradas, sin duda algo inédito y único en los vehículos modernos y que nos recuerda como era el tema al conducir vehículos de carga en tiempos pasados.
El comportamiento mecánico es irreprochable, al igual que la potencia y el torque que se pueden disfrutar y aprovechar gracias a una caja de cambios muy bien concebida y divinamente ejecutada.
El Mini acelera con propiedad desde la inmovilidad, y recupera velocidad con facilidad. Viajar en cambios altos es totalmente posible.
Los frenos con discos en las cuatro ruedas  y las suspensiones cumplen con sus funciones con absoluta eficiencia y transmiten la confianza necesaria para poder alcanzar en el automóvil Cooper los 205 Km/hora y en la Clubman 195 Km/hora  y en el automóvil Cooper S los 225 Km/hora y la Clubman 215 Km/hora, cifras que se alcanzan con facilidad e incluso con viento favorable y a menor altura que la de Bogotá pueden ser superadas.

Mayor información visite http://www.carrosyclasicos.com/a.php?a=512 y http://www.carrosyclasicos.com/a.php?a=447

 

 

FICHA TECNICA
Motor

L4, 16 Válvulas

Cilindrada
1.598 c.c.
Potencia
120 HP/6.000 rpm
Torque
15,90 Kgm/4.250 r.p.m
Alimentación
Inyección electrónica multipunto
Transmisión

Manual 6 velocidades

Tracción

Delantera

Suspensión
Delantera: Independiente McPherson
Trasera: Independiente
Dirección
Cremallera Asisitida
Frenos
Discos en la 4 ruedads + ABS + ESP
Llantas
205/45 R17"

Visto 1837 veces