Menu

Bienvenido, hoy es: 28 de marzo de 2017

Mercedes Benz 260 diésel W138 80 años

En 1893 el ingeniero alemán Rudolf Diésel quien para la época trabaja para la firma M.A.N inventó el motor que lleva su nombre. Lo desarrolló tomando como base sus estudios de muchos años en los que buscaba mejorar el rendimiento térmico de los propulsores utilizados para mover vehículos. Los primeros modelos beneficiados con su invento fueron los camiones, autobuses y locomotoras. 

Por: Roberto Nigrinis

En septiembre de 1933 los ingenieros de Mercedes-Benz montaron un motor diésel en el chasis de un automóvil con la idea de realizar algunas pruebas, las cuales mostraron que tanto el chasis como otros componentes mecánicos del automóvil no soportaban el mayor peso de este tipo de propulsor, la vibración del funcionamiento, el gran ruido generado al igual que la mayor torsión generada por este. Después de casi tres años de ensayos y de arduo trabajo de diseño tanto en el motor diésel como en el chasis y en el resto de componentes mecánicos del modelo que lo utilizaría, el vehículo estuvo listo y fue presentado oficialmente en el Salón del Automóvil de Berlín de 1936 como modelo al año siguiente.

Foto oficial de marca

 

El diseño del vehículo corrió por cuenta del ingeniero Friedrich Nallinger quien trabajó arduamente para lograr un vehículo muy fuerte y durable, lo que  se demostró a lo largo de los años pese a que sólo se fabricó hasta 1940, de este modelo pionero de la motorización diésel en el automóvil sólo se fabricaron 1.967 unidades, según lo documenta Jorge Alejandro Medellín Becerra en su libro Mercedes-Benz para fanáticos. 

 

El modelo tuvo varias carrocerías disponibles, las cuales se montaban sobre un robusto chasis fabricado en acero. La fortaleza, duración y economía de funcionamiento hizo muy popular al W138 en el servicio de taxi y además serviría para abrir el camino a este tipo de motorización en el servicio público donde Mercedes Benz se ha destacado ampliamente.

 

El motor de cuatro cilindros (OM138) fabricado en hierro tenía un desplazamiento de 2.545 c.c, con un diámetro de pistón de 90 mm con una carrera de 100 mm y un índice de compresión  de 21 a 1 y era alimentado por una bomba de inyección mecánica fabricada por Bosch que le permitía producir 45 HP/3.000 rpm con un consumo estimado de 44 a 45 kilómetros por galón, algo muy destacado teniendo en cuenta que el galón de a.c.p.m costaba la mitad que uno de gasolina y el consumo de un motor similar alimentado por gasolina gastaba más o menos entre 28 y 30 kilómetros por cada galón.

 

Este motor se acoplaba en los modelos de 1937 a una caja de cambios manual de tres velocidades y desde 1938 a una caja de cuatro marchas a lo que también se sumó la implementación de un sistema de pre calentadores para facilitar el encendido en frío. Sus ruedas motrices eran las traseras y contaba con sistema hidráulico para los frenos que actuaban sobre las cuatro ruedas de referencia 5.50/17. La velocidad máxima de este vehículo rondaba los 100 Km/hora

 

volver arriba