Menu

Bienvenido, hoy es: 21 de octubre de 2017

Automóviles eléctricos (1900 - 1925)

Foto de fábrica Detroit Electric  Washington, DC 1921

 

Por: Jean Paul Ruíz de Geest

Especial para www.carrosyclasicos.com 

 

En los últimos años se ha hablado constantemente en los medios de los automóviles eléctricos, especialmente después del lanzamiento del Chevrolet Volt y del lujoso Tesla. Comienza a parecer muy real la perspectiva la adopción masiva de los autos eléctricos, aunque la explotación petrolera durara por lo menos varias décadas más. En muchos de los reportajes y artículos sobre el tema da la impresión que los vehículos eléctricos son algo nuevo, pero si se examina la historia, estaban muy desarrollados más de 100 años atrás.  Es más, a principios del siglo XX se fabricaba una mayor cantidad de autos eléctricos que de motor a gasolina, y algunos de ellos eran muy sofisticados.

 

 Publicidad Baker Rauch y Lang 1916

 Publicidad Waverley Electric 1913

 

Sorprende también saber qué hace más de 100 años también había automóviles híbridos (eléctricos y a gasolina). Es interesante por ende conocer más sobre estos autos eléctricos pioneros, de los cuales sobreviven muy pocos. Para tal fin vale la pena recordar la historia de los 4 principales fabricantes de autos eléctricos en los Estados Unidos en el periodo comprendido entre 1900 y 1925 en los Estados Unidos, país líder en esta tecnología.

 

 Publicidad Detroit Electric 1913

 

Vale la pena anotar que en este periodo un gran número de empresas se habían lanzado en el desarrollo de autos eléctricos, por ejemplo Studebaker, que posteriormente pasaría a los motores a gasolina.

 

 Publicidad Woods Electric 1910

Publicidad Milburn Electric 1917

 Publicidad Studebaker 1904

 

Detroit Electric (1907 – 1939)

William Anderson organiza una fábrica de carruajes en Port Huron (Michigan) en 1894, que transfiere a Detroit el año siguiente. La empresa comienza a comercializar autos eléctricos en 1907, diseñados por George A. Bacon.  La producción (unidades)  aumenta rápidamente:

1907: 126, 1908: 400, 1909: 650, 1910: 1,500.

 Publicidad Detroit Electric 1910

En plena expansión la Detroit Electric compra la compañía Elwell-Parker, quien anteriormente había suministrado motores a la Baker Electric.

En 1911 se presenta una nueva transmisión y un modelo convertible (roadster) de línea más baja y deportiva. Sin embargo los modelos más populares (al igual que para sus principales competidores) son los cupés destinados a las damas de la alta sociedad, lo que se  ve reflejado en las publicidades. 

 

 Publicidad Detroit Electric 1913

 

En este periodo la firma pasa a llamarse ‘Anderson Electric’.  Las ventas alcanzan 4,669 unidades en 1914, para hacer a 3,000 en 1916.

 

 Publicidad Detroit Electric 1917 nuevos modelos

Publicidad Detroit Electric 1917 Primera Guerra Mundial

 Foto de fábrica Thomas Edison y automóvil Detroit Electric

 

En 1918 Anderson se retira y la compañía vuelve a llamarse Detroit Electric.

En la década del 20 se intentan hacer carrocerías cada vez más parecidas a las de los autos convencionales para darle un aspecto moderno.

 

 Publicidad Detroit Electric 1919

 

Pero el alto costo, la poca potencia y la limitada autonomía de estos vehículos los condenaban a ocupar un lugar marginal en el mercado. En los años treinta la compañía sobrevive difícilmente a la crisis económica, y finalmente cierra sus puertas en 1938.

 

Rauch and Lang (1905 – 1928)

En 1884 el herrero y mecánico de origen alemán Jacob Rauch se asocia con el magnate de la industria de la finca raíz para establecer una compañía de fabricación de coches de caballos en Cleveland (Ohio). Los coches de Rauch y Lang son más bien lujosos, y logran tener éxito en la región.

En 1905 empieza la fabricación de autos eléctricos y antes de finalizar el año ya habían completado 53 unidades.  En 1907 la empresa compra la compañía que le suministraba los motores (la Hertner Electric Company) y su presidente John Hertner se convierte en el ingeniero en jefe de Rauch y Lang.

En 1908 se producen 500 autos y los cupés eran muy apreciados por la clientela femenina de la alta sociedad. El alto habitáculo tenía la comodidad de un salón, con finos cojines y tapizados.

 

 Publicidad Rauch y Lang 1909

Publicidad Rauch y Lang 1910

 

En 1912 aparece el encendido eléctrico en el Cadillac y se comienza a sentir el impacto en las ventas de los autos eléctrico poco después.

El mercado es cada vez más limitado y los pocos fabricantes sobrevivientes deciden unirse. Así, Rauch and Lang (a veces conocida como ‘Raulang’) y Barker Electric fusionan en 1915. 

 Publicidad Baker R & L 1915

En 1916-1917 la nueva compañía conserva las dos marcas, y posteriormente solamente Rauch y Lang.

En este periodo se hace un gran esfuerzo publicitario para atraer al público femenino con colores muy llamativos.

 

 Publicidad Baker Rauch y Lang 1916

Publicidad Baker Rauch y Lang 1916

 Publicidad Baker Rauch y Lang 1916

Publicidad Baker Rauch y Lang 1916

 

Los Estados Unidos entran en la Primera Guerra Mundial en 1917 y la publicidad enfatiza en la elegancia y la exclusividad. Los dibujos fueron creados por el afamado artista Everett Johnson.

 

Publicidad Baker Rauch y Lang 1917 comodidad

 Publicidad Baker Rauch y Lang 1917 distinción

Publicidad Baker Rauch y Lang 1917 indispensable

 Publicidad Rauch y Lang 1917

 

Al finalizar la Primera Guerra Mundial en 1918 la empresa busca nuevas oportunidades como los vehículos comerciales y la promoción de sus productos al público masculino. En 1919 la producción es de 700 unidades.

 

Publicidad Baker Rauch y Lang 1919

En 1920 la empresa Stevens-Duryea se convierte en el nuevo dueño de R&L y continua la estrategia de diversificación.  En 1923 se fabrican cerca de 300 taxis, y de ahí en adelante las ventas son muy limitadas.

 

 Foto de fábrica Rauch and Lang 1922

 Rauch and Lang Baker electric 1923 museo del automóvil Oshawa, Canadá julio 2012

 

La marca termina sus operaciones en 1928.

 

Baker Electric (1899-1916)

Walter C. Baker (1868-1955), era hijo de un próspero inventor, fundador de la Cleveland Machine Screw Co. y decidió seguir los pasos de su padre. Se gradúa en la Case School of Applied Science en 1891 y trabaja un tiempo en la empresa de su padre. Junto con Fred y Rollin White funda su propia empresa para hacer autos eléctricos en 1899. Con respecto a los autos de vapor o a gasolina, estos son mucho más seguros. Anotemos que en 1899 el piloto belga Camille Jenatzy había establecido el record de velocidad  a bordo de un auto eléctrico, a más de 100 kilómetros por hora.

 

 Foto antigua Camille Jenatzy 1899

El ‘Baker Electric’ es presentado oficialmente en el primer Salón Nacional del automóvil de 1900 que se llevo a cabo en el Madison Square Garden. La velocidad máxima era cercana a los 20 kilómetros por hora, suficiente para las rudimentarias vías de esta época. Uno de los primeros propietarios fue Thomas Edison, uno de los más grandes pioneros de la ciencia del siglo XIX, en particular de la electricidad.

 

 Foto de fábrica Thomas Edison y automóvil Baker Electric modelo 1901

 

En 1902 Walter Baker desarrolla un auto de carreras biplaza muy moderno, denominado ‘Torpedo’. La carrocería estaba inspirada en la forma de una gota de aceite al caer, y es uno de los primeros diseños aerodinámicos. En las carreras en las que participa el ‘Torpedo’ se ve muy futurista comparado a las otras máquinas, muy rudimentarias. Además las ruedas con radios estaban recubiertas con una membrana para facilitar la aerodinámica. 

 

Foto antigua auto de carreras Baker 1902

Estructura Baker torpedo 1902

 

W. Baker era el piloto de este bólido, equipado con gafas oscuras y sin gorra o casco. Otra novedad de avanzada es el cinturón de seguridad, que salvará la vida de los ocupantes de este auto en varias ocasiones. El motor era un Elwell-Parker de 12 caballos. Este prototipo participa en una competencia de velocidad en Staten Island y logra alcanzar 130 kilómetros por hora, pero Baker pierde el control y ocurre un grave accidente que le cuesta la vida a dos espectadores. El piloto es acusado de homicidio, pero logra ser liberado, y así termina la carrera pública del Torpedo.  Pero Baker no se da por vencido y desarrolla un monoplaza ‘el Torpedo KId’ parecido al biplaza.

 

Foto antigua Walter Baker torpedo Kid competencia 1903

 Foto antigua Baker Torpedo Kid 1903

 Foto antigua Walter Baker torpedo competencia 1903

 Foto antigua Walter Baker torpedo competencia 1903

 

De nuevo alcanza altas velocidades (y varios records en 1903), pero tiene varios accidentes que lo motivan a interrumpir su carrera de piloto.

En 1906 Baker vende 800 autos, y es el más grande productor de autos eléctricos del mundo en ese momento. La gama de modelos es muy variada, con modelos descapotables y cubiertos.

 

 Publicidad Baker Electric Stanhope 1906

Publicidad gama Baker Electric 1907

 

En 1909 el rey de Siam adquiere uno de estos autos y en 1910 Edison suministra nuevas baterías que permiten alcanzar una autonomía de cerca de 400 kilómetros en lugar de 100.

 

 Publicidad Baker Electric Rey de Siam 1909

 Publicidad Baker Electric 1910 Golf

 

Una de las características curiosas de estos vehículos en versión cupé es que el conductor se encuentra atrás y opera la dirección con una palanca, mientras que los pasajeros están frente a él (configuración ‘vis a vis’). En esta época victoriana se considera importante que el conductor no le de la espalda a los pasajeros y que todos puedan conversar, como en los salones de las mansiones de las clases acomodadas. Por cierto el Baker era promocionado en las publicidades como el ‘aristócrata de los automóviles’ (‘aristocrat of motordom’).

 

 Publicidad Baker Electric 1910 aristocracia

 Publicidad Baker Electric 1910 noche

 Publicidad Baker Electric 1911

 Publicidad Baker Electric 1912 noche

 

Aunque a principios de la década de 1910 el Baker era probablemente el mejor ato eléctrico en el mercado, fue necesario fusionar con su principal competidor Rauch & Lang para poder sobrevivir a la agresiva competencia de los autos a gasolina.

 

Publicidad Baker Electric 1912 Golf

Publicidad Baker Electric 1912 iglesia

Publicidad Baker Electric 1913

 

Owen Magnetic: uno de los primeros autos híbridos (1915 – 1921)

 

Uno de los proyectos más interesantes en los que participo el talentoso ingeniero Walter Baker fue el desarrollo de uno de los primeros automóviles que funcionaban combinando la fuerza generada por el motor a explosión y la electricidad. Baker había adquirido en 1912 la licencia de la transmisión eléctrica de Justus Entz, y decidió utilizarla en un automóvil de lujo ensamblado con la ayuda de los hermanos Raymond y Ralph Owen.   El nuevo vehículo es ensamblado en Cleveland (Ohio), la misma ciudad que el Barker Electric, bajo la apelación ‘Owen Magnetic’.

 

Folleto Owen Magnetic 1915 1916

 

La producción empieza en 1915, y la compañía Baker suministra el chasis,  mientras que Rauch and Lang se encarga de las carrocerías (ambas empresas con controladas por Walter Baker en ese momento). Se trata de un auto muy costoso (más de 3,000 dólares), en una época en que un Ford Modelo T costaba cerca de 400 dólares. Solamente magnates y grandes artistas (como el tenor Enrico Caruso) podían adquirir este moderno auto. Prestigiosas empresas como Holbrook hacían carrocerías para este modelo y en ese caso el precio podía superar  6,000 dólares. Eran automóviles imponentes, con chasis de 3,17 metros o 3,45 metros. El manual del propietario recomendaba contactar al fabricante para resolver cualquier problema mecánico, pues esta tipo de tecnología no estaba al alcance de los rudimentarios talleres automotrices de principios del siglo XX.

 

 Foto de fábrica Owen Magnetic 1916

 

La idea de base era muy interesante: el motor de gasolina (de 6 cilindros y 75 caballos) hacia girar una larga pieza que generaba por su movimiento corriente inducida en la transmisión eléctrica que finalmente la transformaba en energía mecánica que hacia girar las ruedas. Notemos que no había contacto físico entre el motor y la transmisión, todo se hace suavemente con un sistema magnético. El conductor podía aumentar la velocidad del proceso de forma prácticamente continua, evitando los complicados cambios manuales con doble embrague de este periodo. Por ello se promovía este modelo como ‘el auto de los mil velocidades’, anticipando las transmisiones totalmente automáticas.

 

 Diagrama Owen Magnetic hacia 1916

 Folleto Owen Magnetic 1916

 

Otra ventaja de estos autos eran los frenos: al accionar el comando de los frenos se invierte la polaridad y las ruedas frenan firmemente de forma casi instantánea. Los frenos de banda de los autos convencionales eran mucho menos eficaces y por a fricción tenían tendencia a recalentarse. Al frenar el motor generaba corriente y cargaba la batería, otra característica muy ingeniosa del Owen Magnetic.

En 1915 se ensamblan 250 unidades, cifra apreciable para un automóvil tan exclusivo, pero la situación se complica con la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.  Baker y Rauch y Lang se ven obligados a fabricar material de guerra, y en 1918 al terminar el conflicto empieza una severa crisis económica. 

 

Foto de fábrica Owen Magnetic 1918

 Folleto Owen Magnetic 1919

 

En 1920 la empresa británica Crown Limited encarga 200 unidades, lo que permite que la empresa se mantenga en operación. 

 

 Publicidad Owen Magnetic 1920

 

En 1921 la Owen Magnetic entra en quiebra después de haber vendido en total menos de 700 unidades.  Su más grande problema fue haber fabricado autos demasiado modernos y complejos para su época.

 

Epilogo

A mediados de la década de 1920 el mercado automotriz había cambiado dramáticamente con respecto a la década anterior: con la fabricación en serie del Ford modelo T el automóvil ya no es el privilegio de unos pocos, y también los motores eran mucho más fiables y fáciles de reparar. Otro gran cambio fue el encendido eléctrico, que reemplazó a la manivela, sistema manual exigente físicamente y a veces peligroso.  Por último anotemos que el desarrollo de la industria petrolera permitió tener gasolina a bajo precio y disponible con facilidad. En estas circunstancias el auto eléctrico (como el coche a vapor) no tenía posibilidad de sobrevivir.

Con la crisis petrolera de los años setenta volvió a haber u interés por los autos eléctricos, pero un duro mucho, ya que a partir de los años ochenta los constructores norteamericanos volvieron a presentar modelos de gran consumo de energía como las mini furgonetas o los vehículos utilitarios deportivos.

En los últimos años hay un renovado interés por los autos eléctricos (especialmente por parte de los países europeos) debido a los graves problemas ambientales generados por los gases emanados de los motores a explosión. Vale la pena entonces recordar hoy que los autos eléctrico e híbridos estaban ya bastante desarrollados hace más de 100 años.

 

 Publicidad Baker Rauch y Lang 1916

 

Referencias

“Standard Catalog of American Cars 1805 – 1942”, Beverly Rae Kimes y Henry Austin Clark Jr. (editores), Krause Publications, Iola, Wisconsin, Estados Unidos de América, Segunda Edición, 1989.

Enlaces web: wikipedia, mychurchgrowth.com

Foto  contemporánea tomada por el autor. Derechos reservados.

 

Modificado por última vez enLunes, 24 Julio 2017 18:54
volver arriba