Menu

Bienvenido, hoy es: 03 de agosto de 2020

Lancia Thema 8.32 (motor Ferrari)

Lancia la tradicional y laureada marca italiana creada por Vincenzo Lancia en 1906, ha tenido una historia llena de logros, triunfos y aportes tanto a la tecnología del automóvil como a la competición deportiva con vehículos muy emblemáticos como es el caso y por sólo mencionar algunos, el Stratos, el Delta HF o los Fulvia, Flaminia y Aurelia todos dentro de riguroso y bien logrados parámetros de diseño y de motorizaciones destacadas. 

Por: Roberto Nigrinis

Fotos: Archivos Lancia Press y www.carrosyclasicos.com 

Esta marca que hace parte de lo que conocimos como  Grupo Fiat al cual se integró en 1969 y que hoy en día hace parte de la gigantesca corporación FCA lado de Chrysler, Dodge,Jeep y Ram sólo fabrica un modelo, el Ypsilon. Atrás quedaron sus años de brillo, gloria y aportes, por lo cual queremos recordar un vehículo muy interesante que se fabricó entre 1985 y 1992 y que por su propuesta tecnológica sin duda alguna se debe convertir en muy poco tiempo en un modelo de colección, hablamos del Lancia Thema 8.32, llamado así por tener un motor de 8 cilindros y 32 válvulas. 

Los ingenieros de Lancia a mediados de los años 80 querían producir un modelo diferente, que causara impacto, que rompiera el mercado, que mezclara comodidad, elegancia y desempeño. Dentro del portafolio del fabricante italiano ya estaba el Thema básico con varias motorizaciones de cuatro cilindros y 2.000 c.c con y sin turbo, con potencias de 116 HP, 146 HP y 180 HP, además de un V6 de 2.800 c.c que erogaba 180 HP, al que se sumaba un diésel con turbo e intercooler de 2.400 c.c  y 118 HP. El Lancia Thema compartía plataforma con sus parientes, el Fiat Croma y Alfa Romeo 164, pero los técnicos de la marca querían algo más de picante en la receta. 

Decidieron tomar este modelo y hacerle algunos cambios para ofrecer una versión superior y para ello, aprovechando la familiaridad con Ferrari, optaron por montar un motor V8 de 2.927 c.c con 32 válvulas el mismo utilizado en el Ferrari 308 que incorporaba un sistema de inyección electrónica de combustible que le permitía producir 215 HP/6.750 rpm y un torque de 285 Nm/4.500 rpm, con un diámetro de pistón de 81 mm, una carrera de 71 mm y un índice de compresión de 9,5 a 1. El cual se acoplaba a una caja de cambios manual de cinco velocidades con accionamiento desde una palanca ubicada en la consola central, no se ofreció con caja automática. A este motor se le hicieron cambios en el cigüeñal, las válvulas y los ejes de levas para hacerlo más civilizado y dócil para manos menos expertas que las de un piloto. Con esta motorización lograba los 100 Km/hora en tan sólo 6,8 segundos con una velocidad máxima de 240 Km/hora. Para detenerlo se contaba con discos de generosas dimensiones en las cuatro ruedas, muy bien ventilados gracias al diseño de los rines.

Se convirtió en un sorpresivo rival para los BMW, Mercedes-Benz y Audi de la época. Estas reconocidas marcas alemanas que aunque ofrecían vehículos de mayor potencia no esperaban tanto desempeño de su rival italiano, que se convirtió  en un modelo atractivo para quienes buscaban gran desempeño en un vehículo. Desafortunadamente las ventas no fueron tan grandes, pero si colmaron las expectativas del fabricante y pese a que se vendió entre 1985 y 1991 sólo se comercializaron 3.971 unidades su final estuvo marcado por la imposibilidad de su motor de cumplir con las rigurosas medidas ambientales que se aprobaron en Europa en esta época.

En un comienzo se pensó en utilizar un sistema de tracción en las cuatro ruedas, pero se desechó por lo costoso y se dejó el habitual en las ruedas delanteras. 

En el interior de su sólida carrocería de cuatro puertas construida en acero y que había sido sometida a un proceso de galvanización y cataforesis total para protegerla de la corrosión, podían viajar hasta cinco personas con comodidad dentro de un ambiente elegante y refinado. En el panel de instrumentos se contaba con información completa mediante indicadores de aguja enmarcados en madera y fino cuero en sus ergonómicas sillas. Para la comodidad del conductor se ofrecía dirección de tipo cremallera con asistencia hidráulica y para todos los ocupantes se contaba con aire acondicionado y calefacción.

Para llevar el equipaje se contaba con un baúl de buenas dimensiones (549 litros). Vale la pena recordar que sobre el compartimiento para las maletas se encontraba un alerón que se activa de forma automática al superar los 140 km/hora para ofrecer mayor apoyo aerodinámico sobre la parte trasera del vehículo.

Medidas

Largo total: 4,590 m; ancho total: 1,750 m; altura total: 1,430 m; trocha delantera: 1,494 m; trocha trasera: 1,484 m; distancia entre ejes: 2,659 m; llantas: 205/55 VR15”; tanque de combustible: 18,1 galones; peso vacío en orden de marcha: 1400 kilos.

Este Lancia Thema 8.32 o Lancia Thema Ferrari como también se le conoce, nos lleva a una época donde esta marca aún producía modelos diferentes que rompían esquemas y no se limitaban como en la actualidad a producir y comercializar un solo vehículo, el sencillo Ypsilon, que ha hecho que se pierdan en la niebla de la nostalgia las grandes gestas de la emblemática marca italiana, rica en triunfos y memorables hazañas deportivas. Ojalá algún día Lancia regrese pisando fuerte y reclamando el lugar que merece dentro de la historia del automóvil. Mientras tanto recordemos con esta nota un vehículo poco conocido, pero el cual estamos seguros ganará cada vez mayor reconocimiento y valoración dentro de los vehículos de colección. 

 

Modificado por última vez enViernes, 31 Julio 2020 10:57
volver arriba