Menu

Bienvenido, hoy es: 27 de septiembre de 2020

Bricklin SV-1 (1974-1976)

Muchas personas en el mundo a lo largo de la historia han soñado y aún hoy desean producir un vehículo que porte orgulloso en su frontal su apellido. Anhelan seguir el ejemplo de Henry Ford, Louis Chevrolet John y Horace Dodge, Charles Nash, Adam Opel y otros tantos para sólo mencionar algunos de los que lo han logrado.

Por: Roberto Nigrinis

Fotografías archivo www.carrosyclasicos.com y Roberto Nigrinis

Este también fue el sueño de Malcolm Bricklin el empresario estadounidense nacido en Filadelfia Pensilvania el 9 de marzo de 1939. Quien desde muy joven dejó ver su gran talento para los negocios como lo demostró a los 19 años con su diploma de educación secundaria bajo el brazo, al abrir una pequeña tienda la cual al cabo de muy poco años se convirtió en una cadena de locales en el estado de Florida. Ante el éxito obtenido unos años después, inició varios negocios también exitosos que lo llevaron al mundo del automóvil como representante para los Estados Unidos de marcas como Subaru, Fiat y Yugo. Precisamente el éxito alcanzado lo motivó a vender sus acciones en estas empresas representantes para cumplir su sueño de ser fabricante de su propio vehículo con apenas 35 años de edad.

Intentó montar su planta de fabricación del modelo que llamó Bricklin SV-1 (Safety Vehicle) o vehículo seguro y uno por ser el primero de los modelos que pensaba fabricar. Le dio este nombre por ser la seguridad de los vehículos una de sus preocupaciones y además esperaba convertir este tema en el caballo de batalla de su compañía. Bricklin entró en contacto con los gobiernos de varios estados de su país buscando apoyo para su quijotesco proyecto. No logró el cometido en su patria y por el contrario si lo obtuvo en Canadá en la provincia de New Brunswick y más exactamente en la ciudad de Saint John, cuyas entidades gubernamentales estaban interesadas en la generación de empleos que podría ofrecer la nueva fábrica, que hasta incluso se vincularon al proyecto aportando dinero al mismo a la par de incentivos tributarios. El proyecto también recibió el aporte del Banco de Pensilvania para completar el monto del capital inicial requerido.

Como era el Bricklin SV-1

Para dirigir el proyecto contrató a Bruce Meyers quien había manejado varios proyectos exitosos de creación de modelos Buggy sobre plataforma de Volkswagen Escarabajo. Para el diseño encomendó la misión al reconocido Herb Grasse con amplia experiencia en el desarrollo de vehículos para las marcas Chrysler,Ford y Nissan.

 Contaba con un chasis en acero tipo jaula que protegía perfectamente a los ocupantes y evitaba que se golpeara el tanque de combustible. El bastidor estaba recubierto en su totalidad por una carrocería liviana fabricada en resina acrílica y reforzada con fibra de vidrio la cual estaba garantizada contra la corrosión. El color de las carrocerías se inyectaba directamente en el material lo cual permitía recuperar su lustre luego de un pequeño impacto mediante un sencillo trabajo de pulido y brillado. Estaba disponible en cinco colores, blanco, rojo, naranja, marrón y verde los cuales su fabricante consideraba seguros al no producir reflejos y ser fácilmente visibles aún en condiciones de poca luminosidad. Como detalle particular la parte inferior de las carrocerías se pintaba siempre de color negro buscando un contraste agradable y deportivo a la vista de quien mirara el vehículo. Tanto en la parte delantera como trasera del chasis se montaban amortiguadores detrás de las defensas para absorber impactos a baja velocidad, para proteger a los ocupantes y al vehículo mismo de daños menores.

Las dos puertas de acceso al vehículo abrían hacía arriba como sucedía en el Mercedes 300 SL (Gullwing", "Widowmaker" o alas de gaviota) producido entre 1954 y 1963 o en el posterior DeLorean DMC12. Estas puertas contaban con un sistema de accionamiento neumático que no era muy confiable, impidiendo el acceso o el descenso de los pasajeros del vehículo en el momento menos pensado, lo que ocasionaba problemas y el consiguiente enojo de sus dueños y usuarios.

En el habitáculo podían alojarse el conductor y un acompañante con algo de equipaje que se podía ubicar detrás de las sillas. En cuanto a la instrumentación ofrecía velocímetro, tacómetro e indicadores adicionales para la carga del sistema eléctrico, la presión de aceite y el nivel de combustible. Este panel de instrumentos venía recubierto por un material que plástico que simulaba la apariencia de la madera. Adicionalmente para comodidad de los ocupantes se ofrecía calefacción y aire acondicionado de serie. Un dato curioso que vale la pena mencionar, Malcolm Bricklin consideraba el fumar mientras se conduce como algo peligroso, por este motivo no montaba encendedores eléctricos para los cigarrillos en estos vehículos.

Los dispositivos de seguridad que se montaban en este vehículo superaban de lejos los exigidos por las normas norteamericanas de la época y estaban mucho más adelante de lo que ofrecían otros fabricantes de vehículos en ese instante. 

Bricklin SV-1 en Subachoque Cundinamarca Hacienda La Coralina

Propuesta mecánica

Se ofrecía con un potente motor V8 de 5.900 c.c (360 pulgadas cúbicas) con 16 válvulas alimentado por un carburador y que producía 223 HP/3.800 rpm y 43,5 Kgm/3.100 rpm de torque fabricado en hierro, el cual había sido desarrollado y utilizado en varios modelos de la American Motors. Para los modelos de 1975 y 1976, último año de fabricación, se cambió el motor de la AMC por otro producido por la Ford Motor Company, también V8 y de 16 válvulas con un desplazamiento de 5.800 c.c (351 pulgadas cúbicas) que producía 177 HP/5.000 rpm y un torque de 47 Kgm/3.400 rpm.

Bricklin SV-1 en Subachoque Cundinamarca Hacienda La Coralina

En cuanto al tipo de caja de cambios, se produjeron únicamente 137 unidades con caja manual de cuatro marchas del total de 772 vehículos fabricados en 1974. En 1975 y 1976 todas las unidades producidas sin excepción contaron con caja de cambios automática de tres velocidades. La cual permitía y dosificaba de forma más controlada el paso de la potencia hacía las ruedas traseras.

En el apartado de suspensiones, en la parte delantera era de tipo independiente con espirales, mientras que atrás se recurría al tradicional eje rígido con ballestas. En cuanto al sistema de frenos con servoasistencia, adelante ofrecía discos ventilados y atrás campanas.

El proyecto inicial apuntaba a producir 1.000 unidades mensuales, lo cual no se logró, ya que en el mejor mes de fabricación se alcanzaron a armar apenas 429 unidades. Esto sumado a que el atractivo precio inicial de 4 mil dólares al que se esperaba vender, un 25% menos que en Chevrolet Corvette aumentó a más de 7 mil al momento de arrancar con las ventas en 1974 y esto se agravaría en 1975 cuando el precio al público del Bricklin superó los 9 mil dólares. A este panorama se sumaría la calidad del vehículo que no era uno de sus aspectos sobresalientes. Problemas en la apertura de las puertas, agrietamiento en la carrocería, algunas fugas de fluidos y otros problemas menores debidos a la gran variedad de proveedores, a la poca experiencia y pobre capacitación de los trabajadores de la planta dieron al traste con el proyecto en 1976 después de producir únicamente 2.854 unidades de las cuales se estima que siguen rodando unas 1.200, y de ellas las que se encuentran en perfecto estado han llegado a costar más de 30 mil dólares en el mercado de los coleccionistas de modelos antiguos.

Bricklin SV-1 en Subachoque Cundinamarca Hacienda La Coralina

La fábrica fue cerrada a comienzos de 1977 después de armar algunas unidades con las partes sobrantes. Al final del ejercicio industrial quedaron como resultado deudas por más de 25 millones de dólares con la provincia canadiente, con la ciudad que acogió el proyecto y con los bancos, lo que determinó el final de la expedición manufacturera del dinámico Malcolm Bricklin en Canadá con su empresa que llevó el nombre de General Vehicle,

 

 Ficha técnica, medidas y capacidades

Motor: 8 cilindros en línea de 16 válvulas 

Cilindrada: 5.900 c.c  (motor AMC) 

Cilindrada: 5.800 c.c (motor Ford)

Diámetro pistón: 101,6 mm (motor AMC) 

Diámetro pistón: 101,6 mm (motor Ford)

Carrera del pistón: 88,9  mm (motor AMC)

Carrera del pistón: 88,9 mm (motor Ford)

Potencia máxima: 223 HP/3.800 rpm (motor AMC)

Potencia máxima: 177 HP/5.000 rpm (motor Ford)  

Torque máximo: 43,5 Kgm/3.100 rpm (motor AMC)

Torque máximo: 47 Kgm/3.400 rpm (motor Ford)

Largo/ancho y alto: 4,536 m/1,717 m/ 1,223 m

Llantas: De 15 pulgadas

Peso Vacío: 1.574  kilos

Depósito de combustible: 20 galones

Velocidad máxima: 175 KM/hora

Aceleración 0-100 KM/hora: 12 segundos

Consumo de combustible: 18 litros por cada 100 Km recorridos.

 

volver arriba