Guía para Comprar Vehículo Usado

En el mercado del usado encontramos un sinnúmero de posibilidades, lo cual nos lleva al dilema de decidir la mejor opción. Queremos aquel por su color, pero otro es mejor por su motor, aunque también está el de la tapicería intacta. Por cual decidirse?. No compre con el corazón sino con la razón y no olvide que cuando realiza una mala compra, "esa platica se perdió". Es por esto, que hemos realizado un estudio de los puntos más importantes a la hora de buscar un vehículo usado.

Análisis anterior a la compra del vehículo
- Analice si sus ingresos son suficientes para poder cubrir los gastos y obligaciones que demanda un carro, como son cuotas de pago, impuestos, seguros y mantenimiento.
- Compre el carro que se ajuste a sus necesidades. No justifica por ejemplo comprar un 4X4 si usted viaja solo, no tiene finca o nunca sale al campo.
- Tenga en cuenta el consumo de combustible; entre mayor sea la cilindrada del motor y su potencia, superior será su consumo. Puede pensarse en la instalación de gas vehicular lo cual acarrearía un gasto adicional.

Puntos que se deben tener en cuenta durante la búsqueda de un carro usado


- Tómese el tiempo que sea necesario al hacer la búsqueda de su carro usado y sea muy crítico. Mire muchos carros antes de tomar una decisión. No compre solamente porque la pintura esté en buen estado. Recuerde que las apariencias engañan.
- Hágase acompañar por otra persona, que preferiblemente tenga buenos conocimientos de mecánica. Cuatro ojos ven más que dos y no deseche ninguna de sus opiniones por más insignificante que le parezca.
- Busque vehículos de fácil comercialización.
- Es preferible optar por vehículos que tengan representación en el país.
- Averigüe muy bien si hay un buen suministro de repuestos para la marca y modelo de carro seleccionado y si puede certificar su procedencia.
- Evite comprar vehículos exóticos, aún si son gangas.
- Sea práctico. Debe pensar con la cabeza y no con el corazón pues no está comprando una mascota. No se deje llevar por su ansiedad o primeras impresiones (“es bonito”, “me gusta”).
- Evite a toda consta dejarse presionar por el vendedor del carro, quien lo afana a tomar una decisión bajo el pretexto de tener otro cliente. Tampoco se siente en los laureles, pero sabemos que con el fin de realizar la venta, nos ofrecen hasta el cielo. Todo por escrito y firmado.

Prueba de ruta de un carro usado
- Pida al vendedor que maneje el carro primero. Con seguridad, tratará de impresionarlo con la potencia del motor, la suavidad de marcha y en general, con el buen estado del carro. Mientras tanto, ustedes observe, oiga la marcha del vehículo y apunte todo para después sacar conclusiones.
- Tómese su tiempo para pasar a conducir. Deténgase a observar si hay abolladuras o pérdida de líquidos (goteo). Son síntomas evidentes del estado general del carro, que muestran, o por lo menos dan gran indicio del estado general de las otras partes. Las anotaciones son para su análisis personal y especialmente para mencionarlas en el taller donde haga la revisión mecánica.
- Apague el radio cuando tome entre a la prueba del vehículo. Puede ocultar el sonido del motor y camuflar ruidos extraños.
- El sonido del motor debe ser suave y parejo. Si nota ruidos que, a su juicio, sean extraños, recuerde sus notas y no deje de mencionarlos en el taller donde haga la revisión mecánica.
- La caja de cambios debe permitir el paso de una velocidad a otra con suavidad y precisión. La palanca de cambios no se debe mover ni vibrar y mucho menos debe sonar al cambiar a otra velocidad. De otra parte, se debe prestar atención a que se brinque el cambio o la caja no “bote” el cambio, con lo cual queda inmeditamente en neutro. Pésimo síntoma.
- Haga la prueba a diferentes velocidades y por diferentes tipos de terreno. No se trata de maltratar el carro sino de analizar el desempeño en diferentes circunstancias. Es bueno que el trayecto tenga ascenso, descenso y calles sin asfaltar. Los ascensos ponen a prueba la potencia del carro. Los descensos, caja de cambios y compresión del motor (al descender con caja) y frenos. Los terrenos irregulares pueden mostrar ruidos extraños y problemas en la suspensión.
- El sistema de dirección debe ser suave y preciso; no debe presentar mayor holgura antes de mover las llantas. Si esto se presenta, hay desgaste en los componentes. Durante la prueba de conducción conviene soltar el timón en un sitio despejado, para observar si se desplaza hacia algún lado, lo cual indicaría también desgastes en el sistema de dirección o averías de suspensión.
- El embrague debe funcionar suavemente y al accionarlo para arrancar, no debe presentar saltos, que son síntomas de un disco reparado. Además, si quiere examinar más rigurosamente el disco, lleve el vehículo a una pendiente y si nota que la velocidad del motor aumenta pero el auto no avanza, el disco está muy gastado.
- Un buen lugar para escuchar ruidos, es un parqueadero subterráneo. Allí, tome atenta nota de cualquier ruido por pequeño que parezca, ya que le puede indicar fallas o desgastes.

Revisión básica de un vehículo usado después de la prueba de ruta
- No apague el motor al terminar la prueba. Pida a su acompañante o al dueño que acelere varias veces mientras usted observa la salida del humo por el tubo de escape. Si el humo es negro puede indicar mala sincronización o defectos de ajuste en el carburador. Si es azulado puede indicar desgaste interno del motor en cilindros, anillos o válvulas.
- Revise el motor en busca de fugas de agua o aceite o, en el peor de los casos, soldadura en el bloque o en la culata.
- Fíjese en el estado general de mangueras, correas y cauchos. Estos le darán una idea aproximada del mantenimiento que se le ha dado al carro.

Revisión básica del sistema eléctrico de un vehículo usado
- Intente arrancar el motor con las luces del carro encendidas; es buena prueba para la batería. Si el motor enciende fácilmente, está en buen estado.
- Verifique cables que están a la vista; deben estar limpios de pintura y no deben estar añadidos ni cortados.
- La batería debe estar firmemente fijada al auto; su caída puede causar graves daños al vehículo, e incluso llegar a ocasionar un incendio.

Revisión de la carrocería en un usado
Después de realizada la prueba de ruta, revise de nuevo el exterior del carro. Es probable que detecte cosas que no noto en la primera vez: abolladuras, descuadres de carrocería o puertas, pintura cuarteada, podridos y siga las siguientes pautas:
- Revise con detenimiento el capó y el compartimiento del motor en busca de las calcomanías originales que tiene todo vehículo. Estas deben estar en buen estado. Si no las tiene o están cubiertas por pintura indica una reparación de mala calidad.
- Revise los empaques del compartimiento del motor. Si están pintados pueden indicar una reparación luego de una colisión.
- Verifique la apertura y cierre de las puertas. Deben cerrar suavemente, al igual que los vidrios y los seguros.
- Revise empaques de las puertas. La pintura sobre ellos puede indicar una reparación luego de una colisión.

El aceite de un usado habla mucho del vehículo y su cuidado
Después de realizada la prueba de ruta, revise el aceite del carro; mire su color y viscosidad y tenga en cuenta los siguiente:
- El aceite sucio indica que no se ha cambiaba en el kilometraje recomendado, señal de descuido que puede verse reflejada en el desgaste prematuro del motor.
- Cuando el aceite es muy espeso, puede poner en evidencia el uso de sustancias, tales como la valvulina, (aceite de caja y transmisión) para camuflar ruidos de funcionamiento.
- Hay casos en los que se han encontrado, especialmente dentro de la transmisión, elementos tales como aserrín, bocadillo o plátano verde, usados para disimular ruidos fuertes producidos por el desgaste del motor.
- Cuando el nivel del aceite es bajo, puede haber fugas. Recuerde lo que vió cuando hizo la revisión de fugas previa a la prueba de ruta.
- Si el nivel del aceite es muy alto, puede indicar paso de combustible por el empaque de la bomba de gasolina. Tome un poco de este aceite entre el dedo índice y pulgar, friccione suavemente y huela profundamente. El olor a grasa ácida es buen síntoma pero el olor a combustible, ratifica el paso de gasolina por el empaque de la bomba.
- El color del aceite blanquecino, puede indicar daños en la culata o en su empaque.
- Si al retirar la tapa de llenado del aceite (recién apagado y preferiblemente con el motor en marcha), sale humo o se escuchan ruidos metálicos o resoplos internos, son síntomas que ponen en evidencia un gran desgaste del motor.
En cualquiera de los casos anteriores, lo mejor es desistir de comprar el carro.

Revisión del habitáculo de un usado
- Retire los forros de los asientos, para ver si la tapicería original está rota.
- Revise los resortes y el accionamiento de las sillas delanteras y de sus espaldares.
- Revise el estado de los pisos, tanto por fuera como por dentro. No debe haber humedad o corrosión. Si es posible, retire las alfombras.
- El estado de los pedales, también dará una idea sobre el kilometraje El desgaste debe ser proporcional al que marca el odómetro.
- Las perillas y manómetros deben estar completos y funcionar perfectamente.
- El tablero y su tapizado debe estar en buen estado; no debe presentar roturas, que indican mal trato.

Indicadores de otros goteos o fugas de fluidos en un carro usado
Revise el radiador para determinar si existen goteos que son indicios de deformaciones o reparaciones grandes en el mismo. Esto podría indicar un golpe fuerte que comprometió el radiador.
Los goteos y/o fugas indican inminencia de fallas, mantenimiento descuidado del vehículo o reparaciones provisionales o “chambonas”.

Revisión básica de ruedas y suspensión

 


- Revise los amortiguadores presionando cada una de las esquinas del carro. Deben rebotar máximo una vez y media. Si rebota más veces o sigue en movimiento, indica que deben ser cambiados los amortiguadores.
- Si presentan humedad en el exterior, indica que pierden aceite, lo qué es síntoma inequívoco de daños, lo cual obliga a su sustitución.
- Observe detenidamente el desgaste de las llantas que debe ser parejo. Una llanta gastada de un solo lado, puede ser, desde falta de alineación, hasta daños en suspensión o chasis.

NOTA: Seguir estos pasos, no exime al vehículo de una revisión técnica y legal que garantice su compra.

Lo que debe tomar en cuenta si la revisión técnico-mecánica la hace un taller
La revisión en un taller especializado, aunque tiene un valor que usted no recobra en caso de no comprar ese vehículo, es para su seguridad y para evitarle a usted mismo, problemas mayores. Tenga en cuenta que esta revisión, no es para exigir al vendedor que corrija los defectos del carro sino para que usted conozca su estado real y pueda negociar el precio, de acuerdo con la inversión que tenga que hacer posteriormente para ponerlo a punto. No olvide que los carros usados siempre tendrán alguno que otro problema y se venden en su estado y condición del momento.
Haga revisar técnicamente uno o dos carros, que haya determinado valen la pena. Es preferible invertir dinero en una revisión que comprar un problema.
Esta revisión es preferible realizarla en un taller de marca o concesionario autorizado.
Evite en lo posible hacer esta revisión en su taller habitual, si lo tiene, ya que se es muy frecuente que su mecánico de “confianza” no lo sea tanto, y apruebe un vehículo que permanecerá más tiempo en el taller, mientras su bolsillo adelgaza y el del mecánico (de su confianza) se engorda.

Puntos importantes a exigir en la revisión:
- Realizar un análisis de fugas de compresión.
- Revisar el chasis, la suspensión y los frenos.
- Revisar el sistema eléctrico.
- Revisar llantas y alineación.
- Revisar el estado de los vidrios.
- Revisar el sistema de refrigeración.

Revisión legal de un usado
Por su carro usado, no haga ningún pago, hasta tanto no haya realizado las siguientes diligencias:
- Revisar el carro en la División de Automotores de la Dirección de Policía Judicial e Investigaciones DIJIN, Calle 10 No. 17-75 o a la SIJIN Calle 133 No. 37-37 Barrio Prado Veraniego en Bogotá. Allí le expedirán una constancia de que el carro no tiene problemas legales (que no ha sido usado en la comisión de delitos)
- Exija los recibos originales de pago de impuestos de los cinco últimos años, por lo menos. No acepte fotocopias. Si tiene dudas, acérquese en Bogotá a la Secretaría de Hacienda, en la Feria Exposición. Allí, con la tarjeta de propiedad del carro y el seguro obligatorio (o fotocopias) le entregarán un estado de cuenta del vehículo. En otros municipios visite la oficina de tránsito local.
- Solicite ante la autoridad de tránsito donde está matriculado el carro un certificado de tradición reciente. Trate de no usar intermediarios y solicite el estado de comparendos. Con este certificado podrá saber, por ejemplo, si el vehículo está embargado, o pignorado. Si usted compra el carro con un préstamo, recuerde que algunas entidades financieras lo exigen para hacer el desembolso.
- Exija el original de la tarjeta de propiedad del carro, no acepte fotocopias. Es preferible que dicha tarjeta esté a nombre del vendedor del carro y no de terceros o propietarios anteriores.
- Recuerde que al vendedor del carro le corresponde pagar el impuesto de retención en la fuente y la mitad del traspaso.
- Recuerde que se acostumbra pagar el año de impuestos en el que se hace el traspaso del carro en forma proporcional. Esto quiere decir que si se hace en agosto, el vendedor paga los ocho meses transcurridos y el comprador los cuatro restantes.

 

 

Visto 40680 veces