La Feria Antiguomotriz de diciembre se mudó a Subachoque

La Feria Antiguomotriz de diciembre se mudó a Subachoque

 



Por primera vez en tres años de la Feria Antiguomotriz, hubo un cambio de lugar y de momento para celebrarla. Gracias a una amable deferencia de un piloto profesional y coleccionista quien puso a su disposición su finca a pocos kilómetros del municipio cundinamarqués de Subachoque, este simpático ritual mensual entre los cultores del automóvil antiguo y clásico se salió del tradicional sector histórico de La Candelaria en la capital colombiana y llevó carros, toldas y gente fuera de la ciudad el domingo 13 de diciembre; fecha también inédita porque siempre la feria se ha realizado los últimos domingos de cada mes, a excepción de junio y, hasta este año, diciembre y enero.

Especial para Carros y Clásicos
Texto: Camilo Ernesto Hernández Rincón
Fotos: Camilo Ernesto Hernández Rincón, Rodrigo Kurmen,Rolando González y Mauricio Acevedo.
Especial para www.carrosyclasicos.com

 


Toda la lúdica de la Antiguomotriz a cargo de Freddy Mendoza Palacios estuvo garantizada desde la mañana hasta la tarde. (No faltaron quienes se quedaron hasta la noche departiendo en privado). Obviamente hubo excelentes carros, tanto en la tradición purista como en la modificación o en el deporte ejemplarizado por la Porsche Cayenne que representó a Colombia en el rallye Transiberiano. Junto con el mercadillo de repuestos, catálogos, comida, música y demás, hubo tres sucesos para recordar: El ya tradicional destape que presentó en sociedad al monoplaza rojo y amarillo de carreras preparado en los talleres del “Ganso” Garzón, y la maravillosa Ford Woody Wagon modelo 46 de pino norteamericano. En segundo lugar, el Topolino rojo oscuro manejado a control remoto; pero lo mejor de todo fue la gran muestra temática de tractores antiguos presentada : La preservación de la gran aplicación automotriz a las faenas del agro es mucho menos conocida por los amantes del automóvil; pero tan valiosa y apasionante que su propietario abrió las puertas de su galpón para exhibir esta tendencia entre asistentes a la Antiguomotriz que sumaron experiencia y conocimiento a sus mentes. John Deere, Oliver, Farmall, Massey-Ferguson , Allis-Chalmers o Minneapolis-Moline ya se convirtieron en nombres a seguir como los de cualquier marca automotriz. De hecho, para muchos la gran sorpresa fue comprobar que en la marca de Zuffenhausen que ha hecho al 911, al 356 y a tantos otros orgullos alemanes del deporte, hubo un pariente campesino: Dos hermosos tractores Porsche Junior rojos, uno de ellos con pala delantera, no paraban de avivar la curiosidad. No se puede dejar de citar los clubes que asistieron: Minis, Volkswagen, Topolino, Renault 4, o el nuevo grupo que congrega a los Dodge 1500 y Polara.
Al sol le encantan estos certámenes porque estuvo presente durante todo el día, y eso ayudó más aun. La Feria Antiguomotriz no fue inferior al ofrecimiento de la familia propietaria de la finca que acogió generosamente el certamen asumido en principio de forma experimental; pero demostrando ser una variable correcta con posibilidades de repetirse para el año siguiente coincidiendo con la víspera navideña que mueve carros y personas. Las imágenes aquí exhibidas demuestran a las claras el buen recuerdo que dejaron organizadores, anfitriones, asistentes y máquinas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 34924 veces