Prueba Volkswagen Golf GTI 2008

Por: Roberto Nigrinis Velandia

 

 

El modelo que nos ocupa pertenece a la quinta generación del exitoso automóvil, que estableció al momento de su presentación una nueva e inédita categoría, la de los vehículos pequeños en dimensiones exteriores, pero con un rendimiento mecánico sobresaliente y espectacular que enamoró al mundo y lo sigue haciendo, mejorando tal y como lo hacen los buenos vinos con el paso del tiempo.

Tuvimos por espacio de algunos días el último ejemplar de esta exitosa saga, gracias a la amabilidad de Interamericana S.A representante para Colombia de Volkswagen.Fueron más de 300 kilómetros de agradables experiencias a su mando, después de las cuales solo podemos confesar que quedamos enamorados y con ganas de repetir.

Tiene una carrocería de 3 puertas limpia y definida, marcada en todas las direcciones por ese ADN deportivo que atrae y que intimida rivales en la vía. Su frontal que sigue los lineamientos de grupo Volkswagen, es inconfundible. Sus faros de Bi-Xenón tal ojos rasgados y su parrilla que semeja una gran boca dispuesta a devorar kilómetros y rivales y que en su parte superior lleva una sutil línea rojo que al lado del emblema GTI, producen un conjunto que le da una presencia inigualable y original. El resto de la presentación contribuye con el objetivo sin alterar la armonía general. Luces de cola de gran luminosidad, lava faros para las luces frontales, rines de aleación ligera de 17 pulgadas que permiten que se vean las mordazas de los frenos, las cuales vienen pintadas en color rojo.
Para subir contamos con dos grandes puertas laterales, que dan acceso a unas sillas de tipo cubo, tapizadas en cuero que ofrecen múltiples graduaciones de forma manual o eléctrica y que garantizan que quedemos bien sentados y sin posibilidad de deslizarnos, gracias al perfecto apoyo lateral que ofrecen.
Lo que si es menos amable es el acceso a las plazas posteriores, algo entendible y habitual en los vehículos de dos puertas. Su capacidad real es de cuatro ocupantes, incluyendo el piloto, aunque hay que decirlo, que para ser un vehículo de su tamaño y pretensiones el baúle es bastante amplio y con la silla trasera abatida gigantesco.
El acceso del conductor a su puesto, se facilita debido a que se cuenta con un timón recto en la parte inferior, que además aporta lo suyo a la presentación racing del Golf. Este volante además impecablemente tapizado en cuero resulta ergonómico y agradable al tacto. Además se puede graduar tanto en altura como en profundidad, con lo cual encontrar la posición de conducción más amable, es prácticamente imposible.
El panel de instrumentos elegantemente ejecutado cuenta con grandes relojes para el velocímetro con una velocidad máxima marcada de 300 Km/hora y el tacómetro, que son acompañados por indicadores de aguja para el nivel de combustible y la temperatura del funcionamiento, a los que se suman computador de a bordo y múltiples testigos luminosos para el resto de la información.

Corazón mecánico
Es propulsado por un motor de cuatro cilindros en línea, de 2.000 c.c, con 16 válvulas y sistema de inyección directa FSI, al cual se le acopla un sistema turbo que le permite producir 230 HP/ 5.100 rpm y un torque de 27,8 Kgm disponible desde las 1.900 rpm.
Este motor en la unidad probada está acoplado a una caja de cambios manual de 6 velocidades adelante, la cual cuenta con unas relaciones muy acertadas que permiten aprovechar la potencia y el torque a cabalidad.
Utiliza suspensiones independientes en las cuatro ruedas, las de adelante con sistema McPherson y atrás 4 Link, que ofrecen una tenida soberbia en curva sin importar la velocidad, lo que se complementa con un chasis dócil y predecible que contribuye a la seguridad al conducir.
En cuanto al sistema de frenos, un sistema con servoasistencia que se apoya en discos en las cuatro ruedas, con ABS y EBD.

 

Sensación de manejo

Conducirlo es un placer, al mirarlo nos damos cuenta de su pinta y pensamos en su perfomance. Al encender el motor, este no se escucha. Al arrancar se percibe la gran potencia y el torque y a lo lejos se alcanza a percibir el ronroneo del propulsor cuando entra en acción el turbo, una percepción más que agradable. Una a una van pasando las marchas de la caja de cambios, que tiene un tacto suave y preciso que invita a su utilización.
Se gana velocidad con asombrosa rapidez, lo cual en lógico si vemos que los 230 HP, deben mover menos de 6 kilogramos de peso. Al avanzar el paisaje pasa con una rapidez asombrosa. Durante la prueba incluso probamos recuperar velocidad viajando a unos 130 Km/hora en sexta velocidad, y a fe que lo logramos con una facilidad sorprendente.
Acelerar el motor es un ejercicio, que así no se haga a fondo nos permite viajar literalmente “pegados al espaldar” de las sillas. El más leve toque del acelerador permite recibir una respuesta rabiosa del auto, dispuesto a devorar kilómetros y kilómetros de asfalto sin contemplación y sin sonrojarse en lo mínimo.
 La insonorización al igual que los acabados del conjunto son impecables y resultan dignos para un vehículo de su marca, origen y alcurnia.
Si acelera como un proyectil, se le ha dotado de un sistema de suspensiones para garantizar su tenida bajo las mas rigurosas exigencias, lo que también sucede con el sistema de frenos que nos detiene con absoluta tranquilidad así abusemos de ellos y exijamos máxima efectividad.
Para ofrecer mayor seguridad se le ha dotado de ASR ( Sistema de tracción antideslizante), ESP ( Control de estabilidad) desconectable a voluntad y EDS ( Bloqueo electrónico de diferencial). Además para aportar en este aspecto se le montan llantas de serie 45, que agregan un poco de dureza al conjunto, algo que no sobra cuando hablamos de estos niveles de rendimiento mecánico.
El fabricante estima su velocidad punta a la altura de Bogotá (2.600 mts sobre el nivel del mar) en 230 Km/hora, de acuerdo a lo que percibimos, esta velocidad puede ser muy superior, y ni que decir lo que se podría lograr a nivel del mar.
El consumo no es el más bajo, pero se entiende dado su rendimiento, además este aspecto está relacionado directamente con el nerviosismo del pié derecho de quien conduce.

 

Equipamiento de serie:

Habitáculo calculado para absorber energía en caso de impactos, defensas colapsables, sillas con sujección lateral, timón con mando para el radio y manejo para celular y computador, radio con reproductor de discos en formato MP3, 10 parlantes, sensor de lluvia que activa los limpia parabrisas, 6 airbags, exploradoras, faros delanteros Bi-Xenón con sistema de lavado. Moon roof/ Sun roof, alarma, aire acondicionado climatronic de dos zonas independientes, cinturones de seguridad de tres puntos en todos los puestos.

Conclusiones

Resulta grato saber que aquel Golf GTi de antaño, veloz, potente y rabioso tiene ahora un sucesor que merece portar esas míticas letras GTI con todo orgullo, al conservar intacto y se nos antoja mejorado, ese ADN inconfundible , que le permite producir ese rendimiento furioso que le hizo famoso, con los aportes de la electrónica que incorpora su heredero de la quinta generación y que exigen los tiempos modernos para ser competitivo frente a sus competidores.
Sin duda alguna este alemán, es todo un “fierro” para definirlo con una sola palabra y de forma coloquial y simple.

 

 

 

FICHA TECNICA
Motor

L4, 16 Válvulas

Cilindrada
2.000 c.c.
Potencia
230 HP/5.100 rpm
Torque
27,80 Kgm/ desde 1.900 r.p.m
Alimentación
Inyección electrónica directa FSI
Transmisión

Manual 5 velocidades

Tracción

Delantera

Suspensión
Delantera: Independiente McPherson
Trasera: 4 Link
Dirección
Cremallera con asistencia Servotronic
Frenos
Discos en la 4 ruedas + ABS + EBD + BA
Llantas
225/45 ZR17"
Visto 2759 veces