Prueba Chrysler Pacifica

Por: Roberto Nigrinis Velandia

 


Debemos decir primeramente que su diseño exterior nos atrajo poderosamente, es grande pero proporcionada, y sus líneas transmiten equilibrio, potencia y rendimiento. Sin duda alguna el diseño de Freeman Thomas plasmado en el “Concept Car” de 1999 se conserva intacto.


Cinco puertas, frontal bajo, con una estampa inconfundible de marca, tal y como sucede con el PT Cruiser, un capó con nervaduras aerodinámicas y un diseño eficiente que facilita el desplazamiento y evita el molesto  sonido que produce el movimiento de la Pacifica, hacen de esta un sinónimo de comodidad, lujo y distinción, enmarcados en un habitáculo bien ajustado y perfectamente terminado, que además es seguro, como lo certifican las 5 estrellas en seguridad otorgadas por el NHSTA (Highway Traffic Safety Administration ) de los Estados Unidos.


Al abordarla nos encontramos con gran espacio interior, con  6 cómodas sillas individuales, divididas en tres filas. Destacándose en esta versión Touring  la butaca del conductor con opción de graduación eléctrica y con memorias para cada conductor. Un panel de instrumentos completo y funcional, en el que sobresale un bonito reloj análogo con un diseño sobrio y con un innegable aire retro que no desentona con el conjunto.


En equipamiento encontramos aire acondicionado Bi-zona en los puestos delanteros, con ventilas graduables para los demás lugares. Airbags delanteros y laterales a lo largo de la cabina, cinturones de seguridad para los seis ocupantes, además de dirección asistida, mandos para manejo del radio y del computador en el volante,vidrios, espejos, bloqueo central y techo corredizo de accionamiento eléctrico. Como complemento a la seguridad, se le ha dotado de barras de protección en las puertas, defensas colapsables, a lo que se suma sistema de frenos ABS (frenos anti bloqueo), EBD (distribución electrónica de frenado),  ESP (Programa electrónico de estabilidad), BAS (asistencia al frenado de emergencia), TC (control de tracción), ERM (Mitigación electrónica de vuelco), TPM (Sistema de monitoreo de presión de llantas) y sistema LATCH (Anclaje para sillas de niños).


Corazón mecánico
Cuenta con un motor V6 a gasolina montado delante de forma transversal, con 24 válvulas y una cilindrada de 4.000 c.c, con un diámetro de cilindros de 96 mm y una carrera de 91 mm, alimentado por un sistema de inyección de combustible multipunto secuencial que le permite producir 253 HP/6.000 rpm de potencia y 36,18 Kgm/4.100 rpm. El modelo probado estaba acoplado a la caja automática 62TE con opción de manejo secuencial “AUTOSTICK” de seis velocidades adelante. Cuanta con sistema de tracción 4 x 4 permanente sin opción de bajo.
En el apartado de suspensiones, adelante utiliza un sistema independiente con brazos de control asimétricos, mientras que atrás también recurre a una configuración independiente multibrazo con barra estabilizadora.
El sistema de frenos servoasistido, cuenta con discos adelante y atrás, con ABS, EBD y BAS, que trabajan de la mano con el resto de los sistemas de seguridad.
Esta calzada con llantas de 17 pulgadas en medida 235/65, que acompañadas de rines de aleación ligera permiten una óptima ventilación de los discos de frenos y hacen un aporte importante a la elegancia del vehículo.

Sensación de manejo
A la sensación de amplitud, se le suma la de dominio absoluto del vehículo, la visibilidad es muy buena hacía delante y hacía los lados, más no así hacía atrás (algo habitual en los vehículos actuales sin excepción). Esta situación se solventa con un  buen trío de espejos ( donde se destaca el interior por su sistema de oscurecimiento automático y los exteriores por su tamaño) y con un asistente de parqueo luminoso y sonoro, que en verdad ayuda bastante y que debería ser de montaje obligatorio en todo tipo de vehículo sin importar gama y precio.


La posición de manejo es óptima y gracias a las múltiples graduaciones de la silla del conductor, que pueden ser memorizadas.
El equipamiento es muy completo y todos los ocupantes pueden viajar con total comodidad.
En ruta es un vehículo dócil y manejable, que gracias a la gran cantidad de dispositivos electrónicos de seguridad, permite que aún conductores inexpertos puedan utilizarlo sin riesgo alguno.

El motor es silencioso y eficiente, acelera con contundencia, gracias a que las tres primeras relaciones de la caja están muy cerca y son “picaditas” las otras tres aumentan ligeramente la velocidad y la sostienen.
 El consumo es proporcional a la cilindrada, más o menos unos 25 Km/galón, siempre y cuando no se abuse del pedal derecho, ya que si esto sucede se dispara el “apetito” del propulsor, algo lógico y para nada sorprendente.
Gracias al montaje de suspensiones independientes, la Pacifica se agarra al camino con gran eficiencia, además de ofrecer una gran comodidad para los pasajeros y producir poco cansancio en viajes largos.
Los frenos son fabulosos y transmiten seguridad y precisión sin importar la velocidad, además muestran poca tendencia a perder efectividad al usarlos prolongadamente.
No es un vehículo con características todo terreno, es una camioneta cómoda, silenciosa y alegre en la cual pueden viajar seis personas.
En conclusión es un vehículo muy bien logrado, bonito y eficiente y sobretodo muy amable con los pasajeros, algo que muchas marcas han olvidado al proponer diseños muy futuristas pero poco amigables y para nada pensados en las personas, algo que si se cumple en la Pacifica de Chrysler que diseñó un modelo para disfrute de las personas que viajan en él.

 

 

FICHA TECNICA
Motor

V6, 24 Válvulas

Cilindrada
4.000 c.c.
Potencia
253 HP/6.000 rpm
Torque
36.18 Kgm/4.100 r.p.m
Alimentación
Inyección electrónica multipunto
Transmisión

Automática 6 velocidades

Tracción

4 x 4 Full Time

Suspensión
Delantera: Independiente con espirales
Trasera: Independiente con espirales
Dirección
Cremallera e hidráulica
Frenos
Discos en la 4 ruedas + ABS + EBD + BAS
Llantas
235/65 R17"
Visto 1778 veces