partir de la fecha iniciaremos una serie que mostrará piezas publicitarias que documentan la historia del automóvil en nuestro país, publicadas en los años 60, 70, 80 y 90. Tendremos piezas aparecidas en medios locales y con productos como motocicletas, pinturas para vehículos y por supuesto automóviles y camionetas, que seguramente traerán gratos recuerdos de días ya lejanos y que además servirán para mostrar los cambios sufridos y la evolución natural de nuestros amados vehículos, la gran mayoría de ensamble nacional, uno de los mejores del mundo en la actualidad.

Con esta segunda entrega terminamos con la serie iniciada hace 15 días, sobre los avisos publicitarios que se publicaron en periódicos y revistas entre los años de 1934 y 1937, época durante la cual la Chrysler Corporation luchaba por superar los efectos de la depresión económica, con modelos muy originales, e incluso futuristas, como fue el caso del Airflow, vendido con las marcas Chrysler y Desoto, pero que nunca logró el nivel de acogida y ventas que merecía. Era moderno y aerodinámico y se fabricaba completamente en acero, algo que no todos sus competidores hacían, ya que recurrían todavía al uso de la madera para muchas de las partes de los vehículos que ofrecían y entregaban a los clientes.

En octubre de 1929 la bolsa de valores cayó. La economía mundial se desplomó, los millonarios pasaron a convertirse en mendigos en un abrir y cerrar de ojos y miles de personas perdieron sus empleos y sus bienes. La industria automotriz fue uno de los sectores que más se vio afectado, muchos fabricantes se encontraron en bancarrota y debieron cerrar, mientras que otros buscaron alternativas para seguir trabajando y ofreciendo a la cada vez menor cantidad de compradores productos novedosos. Este fue el caso de la Chrysler Corporation. Allí su presidente Walter P Chrysler encomendó a un grupo de ingenieros conocido como “Los tres mosqueteros” el diseño, desarrollo y ejecución de un automóvil, moderno y funcional que atrajera a los clientes. Este trío conformado por Owen Skelton, Fred Zeder y Carl Breer crearon el recordado, aerodinámico y futurista Airflow, que se vendió con las marcas Chrysler y Desoto entre los años de 1934 y 1937, cuando se dejó de fabricar ante la poca respuesta comercial de un público que no estaba preparado para tanto modernismo. En esta entrega veremos los avisos publicitarios que mostraban al Airflow

Entre los pasados miércoles 5 y el domingo 9 de diciembre de 2007, se llevó a cabo en el recinto ferial de Monjuic de Fira de Barcelona, el Palacio número 2 y la zona cercana a la plaza del universo. La vigésima cuarta edición de este tradicional evento que reúne a todos los amantes de los vehículos antiguos y clásicos de dos y cuatro ruedas, al igual que aviones y motonaves.

Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial el mítico Jeep, que había combatido al lado de los soldados aliados también había salido licenciado del servicio. 

Publicidad europeas 1910-1930. Europa al igual que Norteamérica al comenzar el siglo XX, vivía un gran entusiasmo por el automóvil, lo que se reflejaba en una publicidad colorida y alegre, ilustrada de manera magistral por verdaderos maestros de la pintura. En estas imágenes también resulta un deleite poder observar la moda imperante en la época, la elegancia y distinción tanto de hombres como mujeres y por supuesto el diseño y el garbo de los automóviles de ensueño que se producían aquellos días.

Piezas publicitarias publicadas en este medio de comunicación colombiano.

Muchas marcas, muchos modelos muchas propuestas para una época dinámica y cambiante

PUBLICIDAD CHEVROLET. La marca fundada en 1911 por William Crapo Durant, competía desde sus inicios contra Ford. La lucha era dura y se usaba publicidad con diferentes estilos. En 1928 cuando Walter P Chrysler funda la Chrysler Corporation , crea la división Plymouth, que se sumaba a la batalla contra la Ford y la división Chevrolet de General Motors. Esta lucha por los clientes en el segmento básico del mercado era fuerte, por este motivo reunimos algunas piezas publicitarias que nos dan una idea sobre la forma en que se promocionaban los autos Chevrolet en diferentes épocas.

En esta entrega sobre la publicidad de los modelos Chrysler de finales de los años 50 y comienzo de los 60, tenemos un derroche de lujo, ostentación y opulencia. Color, potentes motores V8, algunos como el ya mítico Hemi, pero lo más importante muestras gráficas de una época alegre, feliz, próspera y optimista en que la gasolina costaba muy poco y no importaba el consumo de combustible ni el tema ambiental, lo fundamental era viajar lo más rápido y más lejos que se pudiera. Una época sin duda alguna optimista y muy diferente a la que habían tenido que vivir durante la Segunda Guerra Mundial o la Gran Depresión tanto los Estados Unidos de América como gran parte del planeta.